22 jul. 2016

Hillary Clinton declara la guerra a la religión







Los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales". La que habla es la aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, durante una conferencia sobre feminismo en el Lincoln Center de Manhattan.

Allí la política -a favor del reconocimiento del aborto como un derecho de la mujer-, criticó ante una derretida concurrencia que las objeciones de conciencia fundamentadas en creencias religiosas están detrás de la discriminación a las mujeres y a los homosexuales -por, por ejemplo, la oposición de la Iglesia al sistema de salud de Obama que obliga a financiar anticonceptivos y abortos- y que, por tanto, deben ser eliminadas. "Los derechos deben existir en la práctica, no sólo en un papel. Las leyes deben estar sustentadas con recursos reales", continuaba la candidata. Tras defender la 'salud sexual y reproductiva' (eufemismo para referirse al derecho al aborto) y la financiación gubernamental de asociaciones como Planned Parenthood (la mayor central abortista en Estados Unidos), Clinton criticó que haya quienes "se erijan como líderes y prefieran dejar sin fondos a Planned Parenthood".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador