3 jul. 2016

Mensaje 30 jun 2016 - EE.UU

30 de Junio del 2016
Mensaje Público

Llega Nuestra Señora como María Refugio del Amor Santo.  Dice:  “Alabado sea Jesús.”

Ahora estoy reuniendo un grupo de mujeres laicas –solteras, viudas, divorciadas o casadas– para que propaguen el Amor Santo, especialmente la Corona de los No Nacidos y el Rosario de los No Nacidos.  Se les llamará la ‘Fraternidad del Amor Divino’.  Como su logo, pueden usar un pin hecho de una cuenta del Rosario de los No Nacidos.  Bendeciré sus esfuerzos.”

30 de Junio del 2016
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“La única manera en que puede sanar una herida es si se aplica un medicamento.  En el caso del corazón del mundo, el cual está muy herido, el medicamento –el Amor Santo– no se puede aplicar si no se reconoce que es necesario.  Por lo tanto, tienen que ver que el arma más grande de Satanás es la racionalización complaciente;  la actitud de que todo es correcto.  Esa actitud va en contra de Mi llamado a reconocer el mal por lo que es y a combatirlo con el bien.  No pueden enfrentar a un enemigo si primero no lo reconocen.”

“Toda enfermedad debe diagnosticarse para que se pueda aplicar un remedio.  Por eso Yo vengo una y otra vez y envío a Mi Madre también, para señalar la necesidad de un remedio para este corazón del mundo que está asediado.  El pensamiento retorcido ha tomado la forma de religión y amenaza la seguridad del mundo.  No obstante, el Amor Santo está en estado de sitio, en vez de asimilarse como lo contrario para el terrorismo.  La gente no está buscando una cura.  Es como si atacaran los síntomas de la enfermedad –los distintos actos de terrorismo– y no la enfermedad en sí:  el islamismo radical.”

“Una vez más pido que todo el bien se una.  Opónganse al mal en el mundo estando juntos.  El mal se ha unido para oponerse a ustedes.  No esperen aprobaciones.  Estén unidos en el Amor Santo.  Dejen a un lado la ambición y el orgullo.  Trabajen juntos para que el corazón del mundo se pueda recuperar de esta enfermedad mortífera de la racionalización complaciente.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario