1 oct. 2013

Rosario de las lágrimas de sangre de Nuestra Señora


Hacer la Petición a la Santísima Virgen, que se desea alcanzar.


Oración Inicial:

¡Jesús Crucificado.! Arrodillados a Vuestros pies, Os ofrecemos las lágrimas de sangre de aquella que Os acompañó en Vuestro camino doloroso de la Cruz, con intenso amor participante.


Haced, oh buen Maestro, que apreciemos las lecciones que nos dan las lágrimas de sangre de Vuestra Madre Santísima, a fin de que cumplamos Vuestra Santísima Voluntad aquí en la tierra, de tal modo que seamos dignos de Alabaros en el cielo por toda la eternidad.
Amén.


Se medita cada uno de estos dolores y se rezan las oraciones:


PRIMER DOLOR: La Profecía de Simeón en el templo
SEGUNDO DOLOR: La huida a Egipto para proteger al niño Jesús
TERCER DOLOR: Perder al Jesús durante tres días
CUARTO DOLOR: Encontrarse a Jesús cargado con la cruz
QUINTO DOLOR: Acompañar a Jesús en su crucifixión y muerte
SEXTO DOLOR: Recibir a Jesús descendido de la cruz
SÉPTIMO DOLOR: Despedir a Jesús en la sepultura

        





ORACIÓN
¡Oh Jesús,
mirad las lágrimas de sangre
de aquella que más Os amó en el mundo
y que Os ama más intensamente en el cielo!


7 VECES
¡Oh Jesús, atended nuestras súplicas
en virtud de las lágrimas de sangre de Vuestra Madre Santísima!




ORACIÓN
¡Oh Jesús,
mirad las lágrimas de sangre
de aquella que más Os amó en el mundo
y que Os ama más intensamente en el cielo!



Al final, meditados todos los dolores:

¡Oh María, Madre de amor, de los dolores y de misericordia!,
Os suplicamos: unid Vuestras súplicas a las nuestras a fin de que Jesús, Vuestro Divino Hijo, a quien nos dirigimos en nombre de Vuestras Lágrimas Maternales de Sangre,
atienda nuestras súplicas
y se digne concedernos las gracias por las cuales Os suplicamos la corona de la vida eterna. Amén


Que Vuestras Lágrimas de Sangre,
¡Oh Madre de los dolores!,
destruyan las fuerzas del infierno.
Por Vuestra Mansedumbre Divina,
¡Oh Jesús Crucificado!,
proteged al mundo de la condenación que lo amenaza.




08.03.2008
Aniversario de la Aparición a AMALIA AGUIRRE
dándole la “Corona de las Lágrimas

Mensaje de Nuestra Señora:

“Hijos queridísimos, hoy conmemoráis el Aniversario de Mi Aparición a Mi hija AMALIA AGUIRRE, cuando Yo, entonces, le di la “Corona de Mis Lágrimas”, como tesoro y don de Mi Amor al mundo entero! Esa importante Aparición marcó un punto alto en Mi gran lucha, contra el dragón infernal, que culminará en la Victoria definitiva y en el Triunfo total de Mi Corazón Inmaculado en el mundo entero…

Con esta Aparición, Mi Corazón Inmaculado, más allá de dar un paso decisivo en Mi Victoria, dio a Mis hijos una poderosísima arma, en la lucha contra los demonios y contra la maldad que reina en este mundo!

En este tiempo… En este tiempo de apostasía de pérdida de la verdadera Fe, de crecimiento del mal, del egoísmo y de la violencia en el mundo, la “Corona de Mis Lágrimas” es el remedio poderosísimo que la Madre Celestial os ofrece…

Con el Rosario de Mis Lágrimas, podéis vencer los demonios, podéis vencer el mal de este mundo, podéis conseguir la Conversión de muchas almas todos los días! Con él, podéis arrancar centenas y centenas de almas de una sola vez, de las garras de los demonios y conducirlas a DIOS; por la vía de la Conversión, de la Oración y de la Penitencia.

Con el Rosario de Mis Lágrimas, podéis abreviar los tiempos de apostasía, y del reinado de satanás en este mundo; haciendo irradiar cuanto antes el día glorioso de Mi Triunfo en el mundo!

Con este Rosario, podréis triunfar en la tierra y entrar gloriosamente en las Puertas del Cielo…

Rezad Mis hijos, Mi Aparición a Mi hijita AMALIA AGUIRRE en Campiñas, fue después de FÁTIMA el mojón decisivo en la batalla de la Mujer Vestida de Sol!

Agarrad, por lo tanto esta gran arma, este gran Tesoro que os di, usad beneficiosamente para vuestra Salvación y la de mundo entero!

Con este Rosario Mi Corazón Triunfará! Cuando todos os rezaren compadeciéndose de Mis Dolores, Mi Corazón Triunfará en este mundo… Apresurad Mi Triunfo, preparad el camino del regreso del SEÑOR .Yo os Bendigo y te Bendigo a ti Marcos, apóstol de Mis Lágrimas, mensajero de Mis Lágrimas, ángel que lleva a Mis hijos, estos tesoros que fueron tan despreciados por toda la humanidad!

Bendigo tus esfuerzos… Continúa, trabajemos juntos hijo Mío… Propaga todavía más los Mensajes y la Devoción a Mis Lágrimas.


Promesas del Sagrado Corazón de Jesús 
a los que recen diariamente 
el Rosario de las Lágrimas de Sangre

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Marcos Tadeu, Jacareí, Brasil “En este día, 6 de marzo de 2005, Nuestro Señor Jesucristo hizo 10 Promesas para los que rezaren el Rosario de las Lágrimas de Sangre de Nuestra Señora todos los días. Oigamos las Promesas del Sagrado Corazón:

- No morirán de muerte violenta.
- No conocerán el fuego del infierno.
- No serán flagelados por la miseria.
- No conocerán las llamas del Purgatorio.
- No morirán sin antes recibir el Perdón de Dios.
- Serán confortados por Mi Madre en persona en la agonía.
- Serán trasladados por Ella y colocados al lado de Su Trono de Reina del Cielo.
- Ocuparán el Coro de los Mártires como si hubiesen sido de hecho en la Tierra.
- No se condenarán las almas de sus parientes hasta la cuarta generación.
- En el Paraíso seguirán a Mi Madre por toda parte y tendrán un conocimiento, una felicidad singular, que otros que no habían rezado el Rosario de las Lágrimas de Mi Madre no tendrán.


Promesas de María Santísima


- Pondré paz en sus familias.
- Serán iluminados en los Divinos Misterios.
- Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.
- Les daré cuanto me pidan con tal que no se oponga a la voluntad de mi Divino Hijo y a la   santificación de sus almas.
- Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y los protegeré en todos - los instantes de sus vidas.
- Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte: verán el rostro de su Madre.
- He conseguido de mi Divino Hijo que los que PROPAGUEN ESTA DEVOCIÓN (a mis lágrimas y dolores) sean trasladados de esta vida terrenal a la felicidad eterna DIRECTAMENTE, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos “su Eterna consolación y alegría”.



De las Revelaciones de Santa Brígida

Quéjase la Virgen María de los pocos cristianos que se acuerdan hoy de sus dolores. Simil que explica por qué no dan fruto en todos las palabras de Jesús.

Libro 2 - Capítulo 14

A la manera que si viera uno reunida una muchedumbre de personas, dijo la Virgen, y uno se acercase junto a ella llevando en las espaldas una carga pesadísima, y otra en los brazos; y con los ojos llenos de lágrimas, mirase a toda aquella gente, por ver si alguien se compadecía de él y le aliviara la carga; de esta misma suerte me encontraba yo en el mundo, porque estaba llena de tribulaciones desde que nació mi Hijo hasta su muerte. A mis espaldas llevaba una carga gravísima, cuando trabajé sin cesar en el servicio Divino, y sufrí con paciencia todas las adversidades. En los brazos llevé un gran peso, cuando padecí la mayor angustia y dolor de corazón que ha padecido criatura alguna. Y tuve los ojos llenos de lágrimas siempre que consideraba en el cuerpo de mi Hijo los sitios de los clavos y su futura Pasión, y cuando veía cumplirse en él todo lo vaticinado por los Profetas.

Mas ahora miro a todos los que viven en el mundo, por ver si hay quien se compadezca de mí y mediten mi dolor; mas hallo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos. Y así, tú hija, no me olvides, aunque soy olvidada y menospreciada de muchos, mira mi dolor, é imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y lágrimas, y duélete de que sean pocos los amigos de Dios.

contador