31 dic. 2013

28 de diciembre de 2013 - Jacareí - Brasil

MENSAJE DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA


(Santa Lucía Mártir de Italia es Patrona del Santuario de las Apariciones de Jacareí)

“Amados Hermanos Míos, vengo hoy del Cielo nuevamente con Mis manos repletas de bendiciones para derramar sobre ustedes. 

En todas las tempestades de sus vidas Yo seré siempre el refugio seguro que les dará la Paz, que les dará seguridad y que les conducirá hasta Dios, nunca dejándoles paralizados por el miedo de las tempestades y probaciones que el mundo y el demonio provoca contra ustedes. 

Yo Soy la estrella de ustedes que ilumina sus caminos, quién se deja iluminar y guiarse por Mí no se perderá.

Yo Soy un jardín de descanso para Mis Devotos, quién viene a Mí será aliviado de todas sus aflicciones y dolores, y encontrará en Mí sosiego y quietud.

Yo Soy la salud de ustedes, en Mí hay remedio para todos sus dolores y para todos sus problemas. Aquel que viene a Mí será curado de toda enfermedad espiritual y temporal y gozará de completa y perfecta salud en su alma y corazón.

Yo Soy la Paz de ustedes, aquel que Me ama, aquel que es Mi Verdadero Devoto, recibirá la Paz de Mi Corazón, o sea, aquella Paz que Yo tenía en Mi alma y que permaneció siempre inalterable, incluso en medio de los más crueles martirios y tormentos a la que Yo fui sometida. Esta Paz que será dada a sus corazones por Mis manos, será de tal modo profundo, grande e intenso que nada les podrá hacer salir de esa Paz. E incluso en los sufrimientos y aflicciones de la vida, sus almas estarán en Paz, en Dios.

Ustedes deben continuar rezando el Santo Rosario todos los días, por medio de ello la Madre de Dios desea transformarles en Rosas Místicas: de Santidad, de Oración, de Sacrificio y Penitencia. Por medio del Santo Rosario dentro de ustedes el pecado perderá cada vez más fuerza y las Virtudes se fortalecerán y crecerán, hasta convertirles en un árbol frondoso, repleto de frutos.

Por eso, continúen rezando el Santo Rosario todos los días, recen también Mi Rosario siempre que puedan, porque por medio de ello, Yo misma daré a sus almas la semejanza Conmigo, Mi misma semejanza. Les transmitiré Mis Virtudes de modo que, ustedes tendrán aquella pureza del cuerpo y de alma, aquella inocencia, aquella fortaleza, aquella perseverancia en la Fe, aquel amor inflamado a Dios y a la Madre de Dios, que Yo misma tuve. Entonces, convirtiéndose semejantes a Mí serán agradables a la Santísima Trinidad y a la Madre de Dios y en sus almas, Ellos vendrán habitar como vinieron habitar en la Mía.

En verdad les digo: “Todo será posible para aquellos que recen con confianza Mi Rosario y pidieren a los Sagrados Corazones las Gracias que necesitan por Mis Méritos. Por lo tanto, recen, recen y recen”

Yo les bendigo: de CATANIA…., de SIRACUSA….y de JACAREÍ. La Paz Mis Amigos y Hermanos. La Paz a ti Marcos, el más obediente y dedicado de los Hijos de la Madre de Dios y el más ardiente de Mis Devotos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario