5 ene. 2014

Mensaje 1 de enero de 2014 - Jacareí - Brasil

- -

01 de Enero del 2014 - Mensaje de la Virgen María a su amado hijo Marcos Tadeu


Solemnidad de María Santísima Madre de Dios 

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA 


“Amados Hijos Míos, hoy en el primer día de este nuevo año que nace, Yo les invito a que miren para Mí como la Madre de Dios, la “theotokos”. Aquella que verdaderamente engendró en Su vientre al propio Dios, el Hijo de Dios, el Verbo encarnado, el Dios hombre que vino para redimir y salvar a todos ustedes.

Soy verdadera Madre de Dios, Soy verdadera Madre de Jesús, Soy verdadera Madre de la segunda persona de la Santísima Trinidad. De Mi vientre salió para ustedes el Salvador y el Redentor del mundo, de Mi seno Inmaculado y Purísimo salió para ustedes la Gracia, salió para ustedes el Santo de los Santos, aquel que es el inicio, el medio y el fin de todas las cosas.

De Mi seno virginal salió para ustedes el Infinito, de Mi “Sí” nació para ustedes el Hijo de Dios Encarnado que les redimió a todos, les liberó de la esclavitud del pecado y de Satanás, les abrió las Puertas del Cielo, reparó el pecado de todo género humano y trajo para ustedes la vida eterna.

Como Madre de Dios quiero que verdaderamente todos los días Me honren, pues el Señor Me elevó a la más alta dignidad, a que una criatura podría ser elevada. Convirtiéndome en Su Madre, Él Me colocó en un puesto que nadie más podrá ocupar aparte de Mí. Al convertirme en Su Madre, Dios Me exaltó por encima de todo lo creado y operó en Mí maravillas tan altas que ni Yo misma puedo explicarles la grandeza de estas maravillas.  

Al llevarme a la dignidad de Madre de Dios viniendo habitar en Mi seno, el Verbo se unió Conmigo de una forma tan profunda, tan intensa, tan fuerte y misteriosa, que sin embargo siendo dos era como si fuéramos uno. Y sin embargo de naturalezas distintas era como si Nosotros tuviéramos un solo corazón, una sola alma, una sola gloria.

Y es por eso que en Mí y en Mi unión con Mi Divino Hijo Jesucristo reside uno de los mayores misterios, el mayor misterio de Nuestra Santa Fe Católica. Porque el Verbo encarnándose en Mi seno virginal y haciéndose hombre, realizó verdaderamente misterios y sacramentos altísimos que en esta vida no podrán comprender totalmente. Y por eso el conocimiento de este misterio está reservado para la eternidad, para aquellos más Me aman, más Me prefieren, más Me quieren, más Me sirven y más devotos son de Mí y especialmente del misterio de Mi Maternidad Divina.

En este nuevo año que nace, Yo la Madre de Dios les invito a que contemplen más Mi excelsa prerrogativa de ser Madre de aquel que es el Absoluto. Y en esta contemplación, piérdanse, o sea, que sus almas se sumerjan tan profundamente en la contemplación de este misterio, que queden ahogadas en el mar de esta grandeza tan grande que el Altísimo confirió solamente a Mí y a nadie más.

Que en este año ustedes cumplan aquello que Yo la Madre de Dios les dije aquí a lo largo de todos estos años: ¡¡Santifíquense!!¡Conviértanse! corten de una vez por todas con todo pecado. Sigan por la ruta de la perfección y de la obediencia a Dios y a Mí para que puedan ser escuchados en el día de sus aflicciones.

Si ustedes atienden a la iniquidad y al pecado en sus corazones, el Señor no los escuchará. Por eso, caminen por la ruta de la Gracia, de la Oración, y sobre todo, aceleren, apresuren su conversión, porque dentro de poco los Ángeles Castigadores serán diseminados por las naciones de la tierra y ¡Ay! de aquellas donde la hoz de Ellos pase. Sí,  muchas naciones serán castigadas este año por sus pecados.

Muchas personas que pecaron todo el tiempo tranquilamente burlándose de Dios serán de repente sorprendidas por un castigo súbito. Por eso, conviértanse, apresuren su conversión, pues no hay más tiempo que perder. Cada día el demonio gana cada vez más terreno y almas, el mundo empeora a cada día que pasa y ustedes continúan paralizados, estacionados en sus vanidades, pasatiempos, juegos, jugando con su salvación eterna.

Yo les llamo hoy a emprender verdaderamente una nueva vida de conversión, de oración, de penitencia y de verdadero amor a Dios. Yo no quiero que sufran en el futuro, por eso les digo: “Conviértanse rápido y apresuren su conversión”

A todos en este momento bendigo con amor: de LOURDES…., de LA SALETTE….y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados, la Paz Marcos, el más esforzado y obediente de Mis Hijos.”


(Marcos): “Hasta pronto Querida Madre…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario