24 ene. 2014

Mensaje 15 de enero - Jacareí - Brasil

15 de Enero del 2014 

Mensaje del Arcángel San Gabriel al  Marcos Tadeu



"Amados hermanos Míos, Yo Gabriel Arcángel, vengo hoy del Cielo a bendecirles y darles la Paz.

¡Paz… Paz.. Paz! Que la Paz reine en sus corazones. Que la Paz sea la vida de ustedes, que la Paz sea la fuerza de ustedes y que ella sea la luz de sus almas.

Abran sus corazones a la paz, recíbanla. El cielo quiere darles la Paz en plenitud, aquí en estas Apariciones de Jacareí.

Abran sus corazones entonces, largamente para recibir esta Paz.

Renuncien a todo pecado, para que así, los sagrados corazones, les den la Paz verdadera. No pueden recibir la Paz de Jesús, viviendo según la voluntad de ustedes. Entonces, renuncien a ella, para que la Paz entre en sus corazones y llene todo su ser.

En las aflicciones, en las dificultades, en los sufrimientos, a pesar del temor que la naturaleza humana de ustedes siente, no dejen que la Paz de sus corazones se pierda. Vengan a Mí en la oración y Yo les confortaré, les ayudaré y les daré la Paz. Recurran a Mí, que les amo tanto y que tanto quiero ayudarles siempre.

La Paz es el mayor tesoro que el cielo les ofrece aquí. Reciban este tesoro en sus corazones, ámenlo, guárdenlo, para que pueda siempre más enriquecer sus vidas y también el mundo entero.

Esta paz, que es el fruto de la oración y de la conversión, debe ahora brotar en sus corazones e irradiarse del corazón de ustedes para el mundo entero. Lo que el ser humano necesita más ahora, es tener Paz, porque sin la Paz, el hombre no puede conocer a Dios, ni servirle, ni salvarse. Por eso, vivan la Paz, recen para tener la Paz y recen para que aumente cada vez más en sus corazones esta Paz.

Yo, Gabriel Arcángel, les amo mucho, les cubro siempre más con mis alas, y alejo de ustedes todo mal. En las dificultades llamen por Mí, récenme, y Yo vendré inmediatamente, para confortarles y darles de nuevo la paz.

Continúen rezando el Rosario todos los días, para que siempre más, Dios aumente la Paz en sus vidas y en la vida de todos los hombres del mundo entero.

A todos bendigo con amor, derramando sobre ustedes todas las gracias que hoy el Cielo me dio para traer para ustedes".


(Marcos):“Hasta pronto, querido Gabriel. Hasta pronto…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario