2 ene. 2014

Mensaje 29 diciembre de 2013 - Jacareí - Brasil



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA 


“Amados Hijos Míos, ahora que este año toca hacia su fin y el próximo se aproxima, quiero invitarles a que den gracias a Dios Conmigo, porque este año Él fue tan bueno para con ustedes. Él les llenó de muchos bienes, Él alejó de ustedes muchos castigos por sus pecados y por los pecados del mundo entero.

A través de Mi, el Señor llenó cada día de este año de sus vidas, con gracias sobreabundantes de Su Amor. Cada día de este año fue marcado por las bendiciones que les di en cada una de Mis Apariciones Diarias, también bendecido con Mis Mensajes que les di día tras día y que les ayudaron a vencer las dificultades y pruebas de sus vidas, para que puedan llegar en el próximo año firmes y fuertes en la fe.

Mis Mensajes de este año les hicieron crecer, ellos hicieron florecer en ustedes muchas Virtudes, ellos hicieron con que ustedes venzan muchas debilidades y miserias que tenían.

Mis Mensajes fueron luz para el caminar de ustedes cada día de este año, ellos disiparon las tinieblas y la confusión de sus almas, guiándoles por el camino seguro de la oración, de la penitencia, de la renuncia de la voluntad personal de ustedes siempre tan mal inclinada.

Mis Mensajes les guiaron  por el camino de la renuncia y del desprecio al mundo, a los honores, a las glorias, a los placeres, a los pecados. Y Mis Mensajes les conservaron en el camino del bien, de la fidelidad al Señor, a Sus Mandamientos y ellos hicieron florecer en ustedes las flores de las más variadas Virtudes.

Este año, por lo tanto, fue un año de inmensas gracias de Mi Corazón para todos ustedes, sobre todo, a través de la Transmisión Daria de Mis Apariciones, Mis Mensajes llegaron a tantos corazones de Mis hijos, esparcidos por el mundo entero y al mismo tiempo a la velocidad de la luz. Y con eso, Yo hice retroceder mucho a Mi enemigo, Yo destruí muchas trampas armadas de él para hacer caer a Mis hijos en el pecado mortal.

Yo también arranqué muchas almas de sus garras y las reconducí a Dios. Por medio de la Transmisión Diaria, de los Cenáculos de Mi Hijito Marcos y de Mis Apariciones… Mi triunfo fue total, en tantos corazones.

Agradezcan Conmigo porque Dios este año se aproximó como nunca de ustedes y Yo también Me aproximé de ustedes como nunca. Sobre todo, el Padre Eterno, con Su primera Aparición aquí, la primera de muchas que Él hará, Él se aproximó extremadamente de sus corazones y Él quiere ahora que ustedes cultiven para con Él un verdadero amor, una verdadera devoción, una verdadera obediencia, una verdadera dependencia de Su Gracia. Y sobre todo, una verdadera intimidad, amistad y unión espiritual con Él.

Vengan a Él por medio de Mí y Yo les conduciré a Sus brazos y allí les estrecharé uno al otro de modo tan fuerte que nada les podrá separar. El Padre quiere que las almas vayan a Él por medio de Mí y de Su Hijo Jesucristo, y sólo Yo puedo conducirles a Cristo para que sean conducidos después al Padre.

¡Vengan entonces Mis Hijitos, vengan a Mí, no tarden más!

Entréguense a Mis brazos como son y Yo les iré purificando, perfeccionando y dándoles la fuerza interior para que renuncien a todos sus defectos y malas inclinaciones. De modo que se entreguen inmaculados y puros al Padre Eterno, para que Él pueda unirse con sus almas en un abrazo eterno de amor.

Yo Soy la Madre que les prepara para el nuevo año que está por llegar, no pasen las últimas horas de este año en escándalos, borracherías y cosas así. Sino, antes agradezcan Conmigo a Dios por todo lo que les dio este año, por todos los favores que les hizo por medio de Mis Apariciones aquí, de modo que en el próximo año sean dignos de nuevos y mayores favores Suyos todavía.

Y al mismo tiempo recen Conmigo, porque si este año el Ángel Castigador pasó por la tierra y en los castigos que golpearon a la humanidad, muchos fueron castigados. En el próximo año el Ángel Castigador pasará mucho más aún y ¡Ay de la nación que hubiera sido sorda a Mis Avisos y a Mis Mensajes y que estuviera durmiendo tranquilamente en el pecado! 

En verdad les digo: en el año que viene, aumentarán los tornados, tifones, huracanes, sequías. Aumentarán las enfermedades, aumentará el hambre, los terremotos, porque la humanidad no para de ofender a Dios. Las inundaciones que vieron este año no serán nada en comparación con las de los próximos años, para que así el pecado del ser humano sea lavado en la propia sangre del ser humano.

Entonces, levanten Conmigo las manos al Cielo para implorar todavía Misericordia para tantas almas que yacen en la ceguera del pecado, pecando cada día más y más sin que comprendan que con eso se están lanzando ellas mismas en el fuego del infierno.

Recen Conmigo, recen mucho para implorar la Misericordia de Dios para tantas almas ciegas e ingratas que solo pagan el Amor de Dios con ofensas y con pecados de impureza, de orgullo, de soberbia, de mentira, de adulterio y de codicia de los bienes del prójimo.

Entonen Conmigo aún hoy el himno de la súplica y de la expiación, para que juntos expiemos los pecados de toda la humanidad enloquecida que Satanás ya dominó con su poder y la cual ya esclavizó en el pecado con cadenas gruesas y casi irrompibles. Ayúdenme a romper esas cadenas con ORACIÓN, SACRIFICIO y PENITENCIA.

Recen mucho porque Satanás ahora quiere ser el dominador de todas las almas y no descansará mientras él no ponga sus uñas en ustedes. Por eso, recen mucho porque sólo la oración puede impedir de que caigan en su dominio por el pecado mortal.

Recen mucho, no dejen de rezar ningún solo día, porque el alma que no reza ya se lanza a sí misma en el infierno, sin necesitar de la ayuda de los demonios. Quien no reza se condena y quien reza será salvado.

Yo deseo que sus corazones en este año nuevo que comienza estén decididos a cortar con el pecado de una vez por todas y con todas sus malas inclinaciones. Para que así, comenzando el año nuevo de una forma nueva y con un ánimo nuevo, ustedes puedan ser visitados por el Espíritu Santo, para que Él pueda llenarles con Sus Dones, Sus Gracias, Sus Luces de modo que el próximo año avancen como nunca antes en el camino de la santidad. 

¡YO QUIERO SANTOS! Yo quiero Santos aquí y no descansaré mientras no les forme y no los entregue así formados al Padre Eterno.

Vengan a Mí, denme su “Sí” porque Yo quiero verdaderamente conducirles por el camino de la perfección y del amor.

Continúen con todas las oraciones que les di. Yo les amo tanto, Yo les quiero mucho. Quédense sabiendo Mis hijitos que todas las gracias, Mensajes que les di este año, todo aquello que aquí este año ustedes recibieron y aprendieron, todo fue un Don de Mi Corazón Inmaculado, un regalo para ustedes, porque les amo tanto, porque les quiero salvar a todo precio y porque son Mis Hijitos Predilectos que Yo guardo con celos en el jardín de Mi Corazón Inmaculado.

A todos en éste momento bendigo con Amor: de LOURDES…, de BETHAHN (Francia)…y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados. La Paz a ti Marcos, el más obediente y esforzado de Mis Hijos, Me gustó todo lo que dijiste hoy en la meditación, que Mis hijos acojan en Su Corazón y pongan en práctica la virtud de la templanza para que sean agradables e inmaculados a los ojos del Padre”


(Marcos): “Sí… hasta pronto Querida Madre…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario