7 feb. 2014

Mensaje 20 de enero 2014 - Jacareí - Brasil

Mensaje de Nuestro Señor Jesús a su amado hijo Marcos Tadeu
"Vengan a Mí y Yo les daré descanso"

“Amados hijos Míos, Yo, Jesús, Su Señor, vengo nuevamente hoy del Cielo para decirles: ¡Paz, Paz, Paz! Les doy la Paz. Les dejo Mi Paz. No la doy como el mundo la da. La doy como el Padre me envió para darles a ustedes.

Reciban Mi Paz, reciban la Paz de Mi Sagrado Corazón, vivan en esta Paz, irradien esta Paz, den esta Paz a todos, sean los mensajeros de esta Paz.

Pero, nadie podrá ser poseedor de esta Paz mía, ni ser mensajero de ella con el pecado. Por eso, deseo que renuncien a todo pecado, porque no hay nada que Me desagrade, disguste y Me ofenda más que sus pecados.

Renuncien a toda sensualidad, a todo orgullo, a toda soberbia, a toda vanidad, a toda prepotencia, a toda autoadoración, autocondescendencia, con sus pecados. Y siempre esfuércense más para buscar la conversión de ustedes, de modo que Mi Sagrado Corazón, mirando para ustedes, los reconozca como Mis verdaderos Apóstoles y Discípulos, como Mi raza electa, en el cual soy amado, alabado, adorado y en cuyos corazones puedo descansar.

¡Como les amo Mis hijos! ¡como les amo generación! Di Mi vida por ustedes, les di innumerables señales de Mi amor. Mas, el ser humano ha pagado Mi amor únicamente con el desprecio y con el pecado. Por eso, Yo mostré Mi Corazón a tantos de Mis videntes y también aquí a Mi hijito Marcos, Mi Corazón coronado de espinas y sangrando.

Estas espinas son los pecados e ingratitudes de ustedes, cada pecado e ingratitud de ustedes es una espina que clavan en Mi Corazón.

Por eso, vengo a pedirles hoy más una vez, la conversión porque Mi Misericordia es grande, pero no es menor Mi Justicia. Y por eso, ella va a desencadenar pronto como ya dije a tantos videntes y mandaré un castigo súbito a esta generación malvada y perversa, insolente y atrevida. Que continúa locamente luchando contra Mí, negando Mis Mandamientos, negando Mi Palabra y trabajando para hacer con que los inocentes descrean, o sea, desacrediten de Mí y de Mi Palabra.

Por eso, mandaré un castigo súbito, este castigo pondrá fin a toda insolencia del ser humano contra Su Creador. No sean del número de esos infelices Mis hijos, por eso conviértanse rápido. Que la conversión de ustedes Me sea probada por obras santas, y que verdaderamente detestan el pecado y desean verdaderamente ser perfectos para agradarme y para alabarme.

Queden sabiendo que por detrás de cada pecado está Satanás, Mi enemigo. Es a él que prestan culto, alabanza y adoración cuando pecan y él se gloría de haberles engañado y seducido. Por eso, no hagan el juego del enemigo, no cedan a sus tentaciones, resistan con todas sus fuerzas al pecado para que se mantengan en Mi gracia y en Mis Mandamientos.

Queden sabiendo que Mi Sagrado Corazón está dolorido por el desprecio y el repudio a los Mensajes de Mi Madre Santísima. Esta humanidad no cesa de perseguir a Mi Madre, de negar Sus Mensajes, Sus Apariciones, que son la obra del inmenso amor de Su Corazón Maternal para con todos Sus hijos.

Yo ya no puedo soportar ver a Mi Madre sufrir así y es por eso, que Yo mismo ejecutaré la justicia contra esta generación. Mas si aún hoy ustedes se convierten de este gran pecado he de perdonarles.

Vengan a Mí, que quiero darles la Paz. Vengan a Mi Corazón a beber la Paz que Yo tengo para ofrecerles, beber la alegría y la felicidad. Y entonces, no tendrán más necesidad de los placeres mundanos, ni incluso de los placeres de la carne, porque sus corazones estarán llenos de Mi Gracia, lleno de Mi Amor y de Mi Paz que las honras, las glorias y los placeres carnales no pueden darles.

Vengan a Mi Corazón que es fuente de Paz. Vengan a Mis Manos que son los canales que chorrean continuamente para ustedes Mi Paz. Vengan, vengan a descansar dentro de Mi Sagrado Corazón, y entonces, ahí les confortaré, consolaré y llenaré de luces y gracias.

Yo les quiero así como son, son Mis elegidos, son los elegidos de Mi Madre Santísima. Vengan a Mí, para que Mi Sagrado Corazón con Sus Llamas de Amor les consuma, destruya en ustedes toda miseria y pecado y les transforme de un puñado de carbón en un rubí místico: de belleza, de santidad y amor para Mi mayor alegría, gloria y la salvación de ustedes.

Son Mis elegidos, no pierdan esta elección traicionándome como Judas. No pierdan el inmenso amor que les di. No pierdan la predilección que tengo por ustedes, que conocen Mis Apariciones y Mensajes aquí convirtiéndose apóstoles Judas, discípulos Judas.

Recen el Rosario de Mi Madre todos los días. Yo prometo que quién recen el Rosario de Mi Madre Santísima todos los días, éste no será alcanzado por la Justicia de Mi Padre pero antes, les será dada la efusión de las torrentes de Misericordia de Mi Sagrado Corazón. el verdadero devoto del Rosario de Mi Madre Santísima, jamás será condenado por Mí.

A todos en este momento bendigo con amor: de PARAY-LE-MONIAL, de DOZULÉ, y de JACAREÍ”



(Marcos): “Sí, sí lo haré. Por ti haré todo Jesús Mío, Fruto del Vientre Sagrado de la Virgen Santa María. Sí haré todo.

Si el Señor me permite, me gustaría agradecerte por la obra prima que fue tu “Maín”, estoy encantado por ella. El cuadro es tan bello que me hace amar más aún al pintor que la pintó. Te doy gracias Mi Señor, por tu Querida y Santa Maín. ¿Es verdad? Hasta pronto Mi Señor y Mi Dios”

El Vidente Marcos Tadeu dijo que Nuestro Señor respondió sonriendo y dijo: “Todos Mis Santos, todas las obras de Mi Mano, todos los cuadros que Yo pinto, todos Mis Santos son Bellos, porque las tintas que Yo uso para pintarlas son de Mi Corazón, son de Mi Amor”

No hay comentarios:

Publicar un comentario