12 may. 2014

Mensaje 10 mayo 2014 - España - Los dictados del Cielo

YO NO PUEDO CONTRADECIRME EN MI CUERPO MÍSTICO Y LO QUE DICE EL MAGISTERIO NO PUEDE REBATIRLO NADIE

Todos los verdaderos instrumentos escogidos por el Cielo, tienen temor a decir cosas inadecuadas o barbaridades que puedan llevar a las almas a un camino de perdición. Yo, Jesús, os hablo.

Pero hijos, no voy a escoger un instrumento para luego abandonarlo a su suerte o sin darle la asistencia necesaria, porque entonces Yo Me convertiría en un tirano, y nada más lejos. Pero sí es verdad que un dictado debe examinarse, y debe hacerse minuciosamente, porque una coma, o una palabra incorrecta, pueden cambiar el texto y convertirlo en algo diferente a lo que el Cielo ha querido decir. Yo, Jesús, os hablo.

Quienes reciben los dictados deben examinarlos, pero aquellos que los propagan también deben hacerlo, y no debéis dar por bueno todo, porque el instrumento como persona humana puede equivocarse, y ahí entra el saber discernir. El Cielo da los mensajes, pero no corrige, porque esa labor compete a los sacerdotes, directores espirituales, y al mismo instrumento que debe comprobar que no dice nada distinto al Magisterio de la Iglesia.

Diferente son las profecías, que son predicciones de cosas que están por venir. Así que hijos, los mensajes deben de estar de acuerdo con el Magisterio de la Iglesia y no puede haber nada diferente a él. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, Yo no puedo contradecirme en Mi Cuerpo Místico, y lo que dice el Magisterio no puede rebatirlo nadie, por eso, los dictados deben ser conformes a la doctrina católica, que Yo los envío para que viváis mejor la fe católica y os ayude a comprender la necesidad que tenéis de santificaros y de poner todo de vuestra parte para salvaros. Yo, Jesús os hablo. 

Sin embargo, los mensajes no son dogma de fe, por tanto, si no los creéis de ese bien os priváis, pero si estáis viviendo auténticamente la fe católica sin necesidad de mensajes, Yo Me complazco en ello. Yo, Jesús, os hablo.

Rezad por los instrumentos, rezad por ellos y tenedlos en estima y respeto. Un instrumento es muy protegido y querido por el Cielo porque es un servidor o servidora que tiene, y son empleados de Dios, por eso, tratadlos con respeto y amor y sin murmurar contra ellos, pues si esto lo debéis a cualquier hermano con mucha más razón a los que el Cielo ha escogido para sus planes. Yo, Jesús, os hablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario