30 may. 2014

Mensaje 24 mayo 2014 - EE.UU - Para el Clero

24 de Mayo del 2014
Mensaje Público

PARA TODO EL CLERO DE PARTE DE SAN JUAN-MARÍA VIANNEY, EL CURA DE ARS
 

Introducción a las Amonestaciones

San Juan-María Vianney, el Cura de Ars, dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Hermanos míos, vengo a ustedes por mandato del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  Llevo a sus corazones crítica amorosa y constructiva.  La crítica constructiva edifica, fortalece y, si se recibe bien, nunca destruye.”

“Si mis palabras los ofenden, son ustedes los que más necesitan corrección.  Yo no vengo con ninguna inclinación a suprimir la verdad, sino, más bien, para poner al descubierto la luz de la verdad.”

“Reconozcan el Espíritu de la Verdad en lo que fui enviado a decir.”

Oración Diaria

“Querido Jesús, ayúdame a recordar que mi vocación debe estar basada en el Amor Santo.  Esto será la protección y fuerza que necesito para ser santo, pues sé que mi vocación es solamente tan fuerte como yo sea santo.  Ayúdame, querido Jesús, a no ser egoísta en el uso de mi tiempo y a ser siempre solícito a las necesidades espirituales de mi rebaño.  Dame el valor para proclamar la diferencia entre el bien y el mal.  Nunca permitas que abuse de mi autoridad ni que negocie la verdad.  Ayúdame a verte a Ti en cada alma.”

“Aliéntame a rezar cuando estoy cansado, a amar cuando no siento amor y a abrir siempre mi corazón a las necesidades espirituales de los demás.  Amén.”

1ª Amonestación

“Hermanos míos, el Cielo no está ciego al bien que están realizando y al progreso espiritual que están haciendo con algunas almas y en algunas diócesis.  Al mismo tiempo, Jesús y Su Madre también ven la mano del mal en medio de ustedes.”

“Pueden estremecerse por estas palabras y verlas como controvertidas.  Pero, de hecho, estas palabras deben inspirarlos a ver dentro de sus corazones y de sus rangos para erradicar el pecado y el error.  Les recuerdo que ustedes no son infalibles.  Solamente por medio de una purificación de sus iniquidades cada uno de ustedes podrá desempeñar mejor su vocación.  Entonces se fortalecerán y sus vocaciones estarán más seguras.”

“En primer lugar, deben definir claramente el pecado desde el púlpito.  No traten de ser transigentes con ningún pecado para tranquilizar o complacer a alguna persona o grupo de especial interés.”

“No supriman la verdad para obtener o mantener poder o autoridad de élite, reputación o provecho económico.”

“No consideren su vocación como algunos la consideran:  una profesión secular.  No compitan en el cargo para obtener beneficios o un estatus superior, desestimando así el cimiento de su vocación:  la salvación de las almas.”

“Nunca se involucren en la actividad sexual destruyendo con eso su propia alma y la de los demás.  Eso es un mal espíritu;  el espíritu de la homosexualidad y la lujuria.”

“Termino por ahora.  Jesús me va a pedir que regrese con mucho más.”

Lean 1ª Timoteo 6:11-18
Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de estas cosas;  corre al alcance de la justicia, de la piedad, de la fe, de la caridad, de la paciencia en el sufrimiento, de la dulzura.  Combate el buen combate de la fe, conquista la vida eterna a la que has sido llamado y de la que hiciste aquella solemne profesión delante de muchos testigos.  Te recomiendo en la presencia de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que ante Poncio Pilato rindió tan hermoso testimonio, que conserves el mandato sin mancha ni culpa hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo, que a su debido tiempo hará patente el Bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y el Señor de los señores, el único que posee inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien no ha visto ningún ser humano ni lo puede ver.  A él el honor y el poder por siempre.  Amén.

2ª Amonestación

“Hermanos míos, eviten ofenderse o cegarse a esta crítica constructiva.  Jesús me envía para fortalecer sus corazones y vocaciones para los días por delante.  No ignoren lo que digo por reprobar la fuente.  Solemnemente les digo que soy yo, el Cura de Ars, quien viene a hablarles.”

“Si se les da la gracia de una aparición celestial en su diócesis o si se les encomienda revisar algún fenómeno espiritual de este tipo, tienen la seria obligación de considerar esto con un corazón abierto.  Son muchísimos, muchísimos los que han sido frenados y las gracias que los acompañaban quedaron desatendidas.  Estas apariciones y mensajes celestiales con mucha frecuencia son considerados por el obispo del lugar como una interferencia y competencia.  Consecuentemente, se da todo paso visible e invisible para desacreditar las visiones y al vidente.”

“Si se realiza una ‘investigación’, muchas veces no se hace con el motivo honesto de descubrir la verdad, sino más bien con el motivo oculto de aparentar investigar a fin de afirmar que la gracia del Cielo no es auténtica.”

“Además, decir que nada sobrenatural sucede nunca es cierto en ninguna parte.  El Espíritu Santo y Satanás luchan para ganar dominio en cada momento presente, en todas partes, en cada alma.”

“El Cielo actúa como quiere.  Nadie puede ordenar cuándo o dónde hablará el Cielo o por cuánto tiempo.  Para la Jerarquía, tal vez este es el punto más difícil de aceptar.  De hecho, sé que lo es.  Ustedes no tienen control sobre lo que el Cielo dirá o hará.  No confían en que el Cielo los fortalece a ustedes y a los laicos.  Ustedes tratan de limitar al Espíritu Santo.”

“Recen pidiendo humildad de corazón para aceptar lo que les digo hoy.”

Lean Efesios 4:10-16
Éste que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenar el universo.  Él mismo dispuso que unos fueran apóstoles;  otros, profetas; otros, evangelizadores;  otros, pastores y maestros, para la adecuada organización de los santos en las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la plena madurez de Cristo.  Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce al error, antes bien, con la sinceridad en el amor, crezcamos en todo hasta aquel que es la cabeza, Cristo, de quien todo el cuerpo recibe trabazón y cohesión por la colaboración de los ligamentos, según la actividad propia de miembro, para el crecimiento y edificación en el amor.

Lean 1ª Tesalonicenses 5:19
No extingan el Espíritu.

3ª Amonestación

“Hoy le recuerdo a la Jerarquía que ante todo son sacerdotes, después son obispos y cardenales.  Todos los sacerdotes deben esforzarse en su santidad personal.  No hay santidad fuera del Amor Santo.  Ellos deben ser ejemplo de Amor Santo de palabra y obra para su rebaño.  Esto se refiere a que no haya ninguna agenda oculta para beneficio personal ni abuso de autoridad.”

“Ante todo, la labor de los sacerdotes es hacer que los Sacramentos estén disponibles para las personas.  La recepción de los Santos Sacramentos necesita ser promovida desde el púlpito.  Ofrecer media hora de confesión por semana muestra poco interés por el bienestar espiritual del rebaño de cualquier sacerdote.  Esto es el mal fruto de la negligencia o renuencia a predicar sobre el pecado.”

“Un sacerdote necesita proteger su vocación por medio de la oración y el sacrificio.  Necesita dejar que el Señor llene su corazón y su tiempo libre.  Tiene que ser un líder espiritual, no un dirigente social.”

“La parroquia que aliente a la Adoración Eucarística será bendecida enormemente.  Muchas vocaciones surgirán de parroquias donde se aliente esto.  No pueden esperar que broten y florezcan vocaciones en parroquias que obran con escándalo.”

“La Iglesia necesita abrazar la santidad personal nuevamente;  primero, por medio de la Jerarquía y de los sacerdotes.”

4ª Amonestación

“Mi exhortación final para los sacerdotes es la siguiente.  Su vocación solamente será tan fuerte como sean santos.  La única forma de ser santo es a través de la aceptación del Amor Santo, pues el Amor Santo es la personificación de los Diez Mandamientos.  Por medio del Amor Santo encontrarán su camino a una vida de oración más intensa y estarán abiertos a sacrificios grandes y pequeños.”

“El Señor desea su proeza espiritual, pues a través de sus fortalezas Él es fuerte.  Por sus esfuerzos en la santidad personal es como Él puede llegar y llegará a los demás.”

“Nada de lo que he dicho aquí a los sacerdotes y a la Jerarquía puede o debe modificarse.  No vine para lastimar egos, sino para llamar a todo el Clero de regreso a la verdad.  Si no hacen un esfuerzo sincero para buscar y vivir en la verdad, su vocación está en riesgo.  Si utilizan su autoridad para oponerse a la verdad o para manipular personas y situaciones para cualquier provecho personal, ustedes no son un instrumento de Dios, sino de Satanás.”

“No, no voy a modificar mis palabras.  Debo entregarles la verdad tal como he sido enviado a hacerlo sin transigencias.  Debo ser inflexible en mi llamado por la unidad de todo el Clero en las verdades de la fe sin matices ni concesiones y sin descalificar al Vaticano II.”

“Analicen todo lo que les he dicho sin sarcasmo, más bien con corazones sinceros.”

Lean Efesios 4:1-7, 11-16
…vivan de una manera digna de la vocación con que han sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándose unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz.  Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que han sido llamados.  Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por todos y está en todos.  A cada uno de nosotros le ha sido concedida la gracia a la medida de los dones de Cristo.

Él mismo dispuso que unos fueran apóstoles;  otros, profetas;  otros, evangelizadores;  otros, pastores y maestros, para la adecuada organización de los santos en las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la plena madurez de Cristo.  Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce al error, antes bien, con la sinceridad en el amor, crezcamos en todo hasta aquel que es la cabeza, Cristo, de quien todo el cuerpo recibe trabazón y cohesión por la colaboración de los ligamentos, según la actividad propia de miembro, para el crecimiento y edificación en el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario