8 jul. 2014

Mensaje 5 julio 2014 - Jacareí - Santa Lucía - Mediten antes de hacer las cosas

Mensaje de Santa Lucía 
05 de Julio de 2014
“Amados hermanos Míos, Yo, Lucía, la hermana de ustedes, les bendigo hoy y les doy Mi Paz. Paz, Paz, paz a sus corazones. Protejan la Paz, difundan la Paz y cada vez más cultiven la Paz en sus y en los corazones de todos por la Oración continua, profunda, intensa.

Mediten,porque no meditan antes de hacer las cosas cometen muchos errores, pierden numerosas oportunidades de hacer el bien, también de glorificar a Dios y muchas oportunidades de llevar la salvación para su prójimo. Porque no meditan, pierden muchas oportunidades para que el alma de ustedes crezca en virtud, en perfección y así se santifique, porque no meditan continuamente escogen el camino equivocado, alejándose del camino seguro que conduce a la salvación. Quien medita en el daño que causará a Dios, a la Madre de Dios y a también a muchos corazones antes de hacer el pecado, no lo comete.

Quien medita en la tristeza, en el disgusto que dará a Dios y a la Madre de Dios al cometer el pecado, nunca caerá en el ello. Piensen que el dolor que causan al Señor, que causan a Su Madre y que causan también a sus hermanos que les aman cuando cometen el pecado, es muy grande. Quien piensa siempre en eso no pecará.

Sigan por el camino de la verdad, del bien y sobre todo ahora que falta tan poco tiempo para el Gran Aviso, procuren cada vez más la conversión de ustedes para que aquel día, no les sorprenda en sus culpas, porque les digo: donde hubiera mucho pecado, donde hubiera más pecado; habrá más dolor, llanto, desesperación y rechinar de dientes. Conviértanse antes que termine el tiempo dado a ustedes por el Señor.

Entiendan que tanto Yo, como todos los Santos del Cielo, y Su y Nuestra Madre Santísima, no queremos que sufran en el futuro, por eso les pedimos: Renuncien al pecado ahora para que más tarde no sean devorados por el y por el castigo que el merecerá.

Recen, recen el Rosario, cuando la mente de ustedes sea asaltada por malos pensamientos: RECEN. Ocupen su mente con trabajo y oración. Y verán como vencerán la tentación y se alejarán de todas las ocasiones de caer en pecado.

Yo, Lucía, les amo mucho y les digo: GRANDE ES EL AMOR DE DIOS POR USTEDES. Ese amor les escogió, les acogió como son y desea transformar el nada, lo poco, la pobreza que son ustedes, en algo de gran valor, de una belleza, de una hermosura esplendorosa. Por eso, entréguense a Dios sin medida, sin reserva y Dios hará en ustedes, como hizo en Mí grandes cosas.

Mis amados hermanos, el Gran Castigo está próximo y antes de que ello llegue, los castigos menores continuarán cayendo sobre la humanidad por causa de sus crímenes y pecados. ¿No ven las grandes inundaciones que están flagelando el Sur del Brasil? Esto es por el pecado del pueblo, eso es por la desobediencia de ellos a los mensajes de la Madre de Dios en Erechim y en toda esta tierra de Santa Cruz. Los pecados del Brasil aumentan a cada día y claman al cielo por venganza y he aquí que la venganza cae sobre ustedes. La gran seca que también azota el estado de San Pablo, el estado de ustedes y tantos otros lugares del Brasil, es también un castigo por el pecado de ustedes, especialmente por los pecados de impureza y fornicación.

Conviértanse, arrepiéntanse de sus pecados, porque es por causa de ellos que SUFREN TANTO, sino hubiera arrepentimiento y conversión el Gran Flagelo vendrá, pero si aún hoy ustedes volvieren a Dios por el camino de la conversión y de la oración, Dios les perdonará y lanzará sobre ustedes toda suerte de bendiciones y Gracias de Su Corazón Amoroso.

Yo ruego por ustedes todos los días delante de Dios y no ceso de ofrecer los méritos de Mi Sufrimiento, de Mi Dolor, de Mi Sangre Virginal derramada, por ustedes, por sus familias, por su nación y por el mundo entero. Estoy 24 horas por día intercediendo, rogando, pidiendo por ustedes. Ayúdenme con sus oraciones y sacrificios a alcanzar más perdón, más misericordia, más tiempo para la conversión de ustedes y del mundo.

Recen Mi Rosario todos los días, las Gracias y los favores son abundantes para todos aquellos que lo rezaren con amor y devoción al menos una vez por semana. Yo les amo, les abrazo, y les estrecho ahora a Mi Corazón, cubriéndoles con Mi Manto de Amor y derramando sobre ustedes todas Mis bendiciones: con Águeda de CATANIA… con Benito de PALERMO… de SIRACUSA… y de JACAREÍ.

La Paz Mis hermanos amados, la Paz Marcos, ardiente devoto y hermano Mío”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario