30 sept. 2014

Mensaje 28 septiembre 2014 - Jacareí - Brasil - Griten a todos mis hijos: ORACIÓN Y SACRIFICIO

Mensaje a través de Marcos Tadeu


LA SALETTE
FÁTIMA

“Amados hijos míos, hoy, vengo a invitarles a una mayor, más ardiente devoción a Mí Aparición y Mensaje de La Salette y de Fátima. En estas dos apariciones, Yo les revelé Mi Gran Plan de salvación de la humanidad que se concluirá aquí. Por eso, ahora, deben más que nunca, dar a conocer la Aparición de La Salette y Mi Aparición de Fátima, a conocer a todos Mis Hijos. Para que ellos comprendan que llegó el fin de los tiempos y que ustedes ya están en la fase final de la gran lucha entre Yo y Mi Adversario, el Dragón Rojo, Satanás.


Y por causa de eso, ahora, ustedes no pueden mirar hacia atrás, ni siquiera largar las armas que les di: de la Oración y del Sacrificio, de lo contrario, estarán perdidos para siempre. 
 
El soldado que ahora se recusare a combatir el buen combate, por egoísmo, por amor a sí mismo, será atingido por el enemigo y perecerá, caerá en pecado mortal y se perderá eternamente.

Ahora es el momento de olvidarse de ustedes mismos, de la voluntad corrompida de ustedes siempre opuesta, contraria a Dios y hacer el pensamiento de ustedes confluir para el pensamiento del Señor, hacer la voluntad de ustedes, conformarse con la Voluntad del Señor, de modo que, finalmente el Plan de la salvación del mundo se cumpla en ustedes y el triunfo de Mi Corazón Inmaculado se realice en la faz de la tierra.

Den a conocer Mis Apariciones de La Salette y Fátima al mundo para que Mis Hijos comprendan el gran peligro que están corriendo. Primeramente de caer en pecado mortal y condenarse eternamente, después de colocarse en las manos de Satanás para ser usados por él como instrumentos para esparcir por el mundo: el pecado, la destrucción y la violencia, y por fin el peligro de una nueva y peor guerra que pondrá fin a los días de los seres humanos sobre la tierra.

Ustedes deben avisar a todos Mis Hijos que solo depende de ellos, la salvación o destrucción del mundo, y lo que ellos quisieren les sucederá. Deben decir a ellos que preferir: la Oración, el Rosario, la Conversión, el Amor de Dios, el Sacrificio, la Amistad de los Santos porque solamente así el mundo podrá ser salvo y días de felicidad y prosperidad podrán venir para la raza humana, para ustedes Mis Hijos.

Deben dar a conocer Mis Apariciones de La Salette y de Fátima al mundo, más que nunca. Enseñando con la palabra de ustedes y con  el ejemplo de ustedes que todos deben rezar bien, rezar el Rosario con el corazón, con amor, ciertos de que Yo estoy siempre viva, siempre presente cuando Mis hijos están rezando el Rosario. Y por eso, delante de Mí deben rezar el Rosario con amor, recogimiento, devoción, piedad, ternura y confianza completos en Mi Gran Poder junto de Mi Hijo.
Deben enseñar a todos también a hacer sacrificios, porque la Fe Católica se debilitó, y la Iglesia decayó en el mundo porque el sacrificio no es más enseñado a Mis hijos como un bien que ellos deben buscar y hacer para  el Triunfo de Dios en las almas y en las sociedades.

Todos los días pueden dejar de comer algo que les gusta mucho, pueden dejar de comer algo que les apetece, que les satisface mucho y pueden ofrecer esto como sacrificio al Señor, por la salvación de tantas almas que pueden ser salvadas en el final del día ofrecidos con amor, con verdadera generosidad.

Porque el sacrificio fue quitado de la enseñanza católica, la Fe Católica se enfrió tanto y decayó tanto hasta casi desaparecer en muchas naciones. Y es por eso que Satanás avanza tanto y conquista siempre mayor terreno. Él no puede nada contra la Oración del Rosario y el Sacrificio. Si Mis hijos, si los católicos hicieren esto el mundo será salvo, porque los pastores olvidaron la Oración y el Sacrificio, el lobo atacó el rebaño y diseminó a las ovejas.

Griten a todos Mis hijos: ¡ORACIÓN Y SACRIFICIO! Oración y el Sacrificio si quieren salvarse, si quieren salvar a la humanidad. Con los bellos discursos, con discusiones nada conseguirán, sólo con Oración y Sacrificio, pueden mudar alguna cosa sobre la Tierra.

Yo vengo del Cielo para enseñarles los medios seguros para que sean felices, en este mundo y en el otro. Esos medios son: la Oración, el Sacrificio, que les lleva a la Conversión y la Conversión les lleva a la Salvación. Por eso hijitos: recen, recen, recen, porque otra cosa más importante en hacer no hay. Recen, recen, recen, porque otra cosa más preciosa y valiosa delante de Dios no hay.
 
Hagan Sacrificios y anuncien Mis Mensajes a todos, ofrezcan las obras y trabajos de cada día, especialmente aquellos trabajos que les cuestan más como Sacrificio, porque esto será la Salvación de muchas almas.

Yo les amo mucho y no quiero la condenación de ustedes, por eso Yo les aviso: Conviértanse mientras Dios todavía les da tiempo.

Les llamo también hoy, a una mayor y más ardiente Devoción a los Arcángeles del Señor. Mañana es el día de la Fiesta del Arcángel Miguel, Gabriel y Rafael.

Deben amar a los Arcángeles y a los Ángeles todos en general con un amor verdadero, sincero, profundo y ardiente.

Hablen con Ellos, récenlos, llámenlos para que les ayuden en sus necesidades y dificultades. Pidan su poderosa protección en todos los momentos de sus vidas y especialmente cuando vinieren a ustedes las tentaciones de Satanás para el pecado, invoquen poderosamente a los Arcángeles y a los Ángeles del Señor, para que ellos les den la fuerza interior para que renuncien a todo mal. Especialmente San Miguel, les dará la fuerza para que digan delante de la tentación: “¿Quién como Dios? ¡Nadie como Dios!. No desobedeceré a Mi DIOS, no lastimaré a Mi DIOS. Antes, sólo a Él serviré como el Grande San Miguel”.

Haciendo eso verdaderamente serán victoriosos de las tentaciones. Y San Gabriel y San Rafael también les fortalecerán y derramarán bálsamo en sus almas para que soporten todo el sufrimiento, de este tiempo de la gran tribulación y lleguen victoriosos hasta el gran Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

Los Ángeles tienen la misión de curar sus almas y confortarles en las pruebas que nunca faltan en este mundo de la gran tribulación para ustedes. Ellos derraman bálsamo en sus almas, para que puedan superar todo el sufrimiento físico e interior. Y puedan continuar luchando como poderosos guerreros Míos que marchan a Mi comando rumbo a la gran victoria. Por eso hijitos Míos, ahora es la hora de los Santos Ángeles, ahora es la hora en que Ellos deben y quieren actuar poderosamente en sus vidas y en sus familias.

Invóquenlos con confianza, conságrense a Ellos todos los días, porque el alma que es consagrada a los Ángeles del Señor, no se cansará en la caminata, no tropezará en el combate y llegará victoriosa a los umbrales del Paraíso donde será coronada como valiente combatiente merecedor del premio y de la herencia eterna que el Señor prepara para todos aquellos que como los Santos, como los Mártires y los Ángeles fieles permanecerán fieles al Señor siempre hasta el final.

Yo les amo mucho y ahora les bendigo a todos: de LA SALETTE… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.

La  Paz Mis hijos amados”

No hay comentarios:

Publicar un comentario