30 sept. 2014

Mensaje 29 septiembre 2014 - España - La Tierra es una acumulación de pecados de tal índole que el hedor se hace insoportable ante Mi mirada

HE HECHO LO INIMAGINABLE POR SALVAR A ESTE PLANETA DE TANTA PODREDUMBRE, PERO LAS CRIATURAS NO ME RESPONDEN 


¡Ven Espíritu Santo!

Hijos de Dios, la Tierra es una acumulación de pecados de tal índole que el hedor se hace insoportable ante Mi mirada. Yo, Padre Eterno, os hablo.

He hecho lo inimaginable por salvar a este Planeta de tanta podredumbre, pero las criaturas no Me responden y no solo blasfeman de Mí y Me niegan, sino que tratan a Mi divino Hijo como si fuera un objeto en la Santa Eucaristía, y esto hijos Míos, va también por los sacerdotes que no predican la presencian real de Mi hijo en la Eucaristía y que pasan de muchas cosas que ellos saben que están muy mal ante Mi mirada. Yo, el Padre Eterno, os hablo.

Hijos de Dios, no merecéis llamaros así, porque dais más gusto a Satanás que a Mí que Soy el Omnipotente, pero aunque malos y pecadores, sois hijos Míos porque Yo así lo quise. Os pido que reparéis inmensamente tanto ultraje y sacrilegio como se comete con el Sacratísimo Cuerpo de Mi divino Hijo, lo que hagáis por Él es como si lo hicierais por Mí, y si a Él lo consideráis a Mí Me consideráis. Por tanto, ofreced sacrificios, ayunos y misas en reparación de tanto, tanto mal, porque como no reparéis el mal, este va a sofocar incluso a los elegidos. Yo, Padre Eterno, os hablo.

Que Mis Obispos sean valientes y demanden Mis intereses, que Yo pediré precisas cuentas a todos, por cada acción individual que omitan por Mi causa, y lo mismo que pago generosamente por cualquier pequeñez que hagáis por Mi amor o el de Mi Hijo, también pediré cuentas de las omisiones que hagáis, que lamentablemente son muchísimas.

Homilías, cartas, escritos, folletos, correos electrónicos, todo sirve para propagar las cosas de Dios y extender la doctrina de la Santa Iglesia que fundó Mi divino Hijo y que también está contaminada por muchos sacerdotes materialistas o mundanos cuyo ejemplo que dan a los feligreses es una decepción para ellos. Yo, Padre Eterno, os hablo y os advierto. La paz de la Santísima Trinidad esté con quien crea y ponga en práctica este mensaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario