9 sept. 2014

Mensajes 5-7 septiembre 2014 - EE.UU - Oriente Medio - San Fco Sales - Educar a Los hijos

5 de Septiembre del 2014
Mensaje Público



La Santísima Virgen dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Solemnemente les digo que lo que está en peligro en el Medio Oriente es el derecho de la humanidad a vivir en la verdad.  El mal ha promovido el terrorismo y la violencia como una religión.  No hay respeto por la vida humana.  Claramente deben ver que el error se ha apoderado de los corazones.”

“Yo les tengo que decir que este error continúa creciendo y amenazando muchas áreas por todo el mundo, pues el bien y quienes están comprometidos con la verdad no se han unido.  Si el mal se puede fortalecer en la unidad para obtener un propósito nocivo, el bien y la verdad pueden y deben unirse para obtener un justo propósito de paz.

“No es el momento para inventar excusas o para ser políticamente correctos.  Es el momento en el que el liderazgo fuerte y la unión de propósito debe mostrarse.  Los corazones están siendo probados como lo está la paciencia de Dios frente a tanta crueldad.”

“Queridos hijos, recen por la victoria de la verdad en los corazones.  Su mejor arma es su rosario.”

Lean Colosenses 4:2
Perseveren en la oración, velando siempre en ella con acción de gracias.  (Cita tomada de la Biblia en línea de www.vatican.va)

5 de Septiembre del 2014
Oración de los Viernes
  Jesús está aquí con Su Corazón expuesto.  Dice:  “Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Mis hermanos y hermanas, los corazones impregnados de Amor Santo están unidos y en paz.  Pero no pueden tener paz si no está basada en el Amor Santo.  Una paz así es superficial y pasajera.  Es por eso que tienen guerras y rumores de guerras en el mundo actual.  De manera que, los invito a que regresen a la virtud básica y fundamental del Amor Santo.”

“Esta noche les imparto Mi Bendición del Amor Divino.”

6 de Septiembre del 2014
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Hoy he venido en particular para exaltar la virtud de la humildad.  La humildad basada en el Amor Santo es lo que impulsa al alma a través de los Aposentos de Nuestros Corazones Unidos.  La profundidad de la humildad es en proporción a la profundidad del Amor Santo en el corazón.  La humildad pone a Dios y a los demás por encima de uno mismo.  Entonces, la ausencia de egoísmo es un buen barómetro para medir la santidad personal.”

“La falta o los defectos en la virtud de la humildad lleva a la ambición, envidia, deseo de poder y todo tipo de beneficio temporal.  Los frutos del Espíritu –amor, paz, alegría– se debilitan cuando la humildad se debilita.  La verdad se negocia fácilmente y se abusa de la autoridad.”

“Por lo tanto, vengo a ustedes para pedirles que recen todos los días pidiendo humildad.  Así, Yo puedo poner un cimiento firme de santidad personal en su corazón y avanzarán rápidamente hacia la perfección.”

Lean Gálatas 5:16-26
Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne.  Porque la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne. Ambos luchan entre sí, y por eso, ustedes no pueden hacer todo el bien que  quieren.  Pero si están animados por el Espíritu, ya no están sometidos a la Ley.  Se sabe muy bien cuáles son las obras de la carne:  fornicación, impureza y libertinaje, idolatría y superstición, enemistades y peleas, rivalidades y violencias, ambiciones y discordias, sectarismos, disensiones y envidias, ebriedades y orgías, y todos los excesos de esta naturaleza.  Les vuelvo a repetir que los que hacen estas cosas no poseerán el Reino de Dios.  Por el contrario, el fruto del Espíritu es:  amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia.  Frente a estas cosas, la Ley está demás, porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y sus malos deseos.  Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por él.   No busquemos la vanagloria, provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente.  (Cita tomada de la Biblia en línea de www.vatican.va)
 


7 de Septiembre del 2014
Mensaje Público
 


San Francisco de Sales dice:  “Alabado sea Jesús.”

Nadie, independientemente de lo mucho que rece o ayune, puede crecer en santidad si no se conoce a sí mismo.  El autoconocimiento es la roca sobre la que se basa la perfección.  El alma debe pedir la gracia de darse cuenta de sus fallas y defectos a fin de superarlos.”

“El autoconocimiento desafía a la soberbia.  Lo que hace que el alma no vea sus imperfecciones es la soberbia.  La soberbia es lo que evita que el alma acepte la crítica con agrado;  crítica que muy frecuentemente es una obra espiritual de misericordia.”

“Nadie puede corregir algo que no advierta que requiere corrección.  No pueden arreglar algo que esté roto si primero no advierten que lo está.  La falta de autoconocimiento es un obstáculo para un viaje más profundo por los Aposentos de los Corazones Unidos.  El autoconocimiento es básico para la santidad personal.  El autoconocimiento es una gracia.”

Lean Efesios 2:4-5
Pero Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, precisamente cuando estábamos muertos a causa de nuestros pecados, nos hizo revivir con Cristo –¡ustedes han sido salvados gratuitamente!–.  (Cita tomada de la Biblia en línea de www.vatican.va)

7 de Septiembre del 2014
 San José está aquí y dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Mis hermanos y hermanas, es muy importante que los padres den a los hijos el ejemplo de vivir en Amor Santo.  Así, les mostrarán cómo ser comprensivos, cómo perdonar, cómo ser amables con los demás.  La compasión será parte de su educación, y todos estos regalos y la esencia del Amor Santo se llevarán a la comunidad cuando sean adultos.  Así es como se cambian las actitudes en el mundo.”

“Esta noche les extiendo mi Bendición Paternal.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario