21 oct. 2014

Mensaje 18 octubre 2014 - España - Para Sacerdotes

NO PERMITÁIS QUE SATANÁS OS MANIPULE CON SUGERENCIAS QUE NADA TIENEN QUE VER CONMIGO

Santos y fieles sacerdotes de Mi Corazón. Yo estoy viendo vuestros sufrimientos y vuestras lágrimas. Sé que muchos estáis pasando por un verdadero drama, algunos incluso, habéis pensado en tirar la toalla y poneros a trabajar, pero no hijos, no, no tiréis la toalla y tampoco permitáis que el miedo os venza, porque Yo he vencido al miedo y vosotros también lo venceréis en Comunión Conmigo. Yo Jesús, os hablo.

No permitáis que Satanás os manipule con sugerencias o tentaciones que NADA tienen que ver Conmigo. Vuestra ilusión y entrega que no decaigan, y si estáis afligidos por la situación de la Iglesia, ofrecedme amorosamente vuestros sufrimientos, que ellos salvarán a muchas almas y a muchos sacerdotes que débiles abandonaran la Barca de Pedro. Yo, Jesús, os hablo.

Mirad a vuestra Santa e Inmaculada Madre, mirad su Corazón Inmaculado, Ella no Me abandonó ni un instante cuando las cosas se pusieras feas, ahora tampoco abandonará a Su Iglesia ni a vosotros. Acogeos a Ella con amor y ardientemente, y veréis como pasada la tormenta, la luz del sol se hace mas fúlgida. Yo, Jesús, os hablo.

Mirad, hijos, a vuestra Madre, miradla y ofrecedle vuestro dolor limitaciones e impotencia, Ella es Madre y entiende. Una madre nunca, nunca abandona a sus hijos, pero tened fe, fe como Ella tuvo, que cuando Me vio como una piltrafa, y todos huyeron y parecía que los malos habían ganado, se mantuvo Conmigo sin importarle la suerte que pudiera correr. Su fe la mantuvo firme al pie de la Cruz y creyó que Yo resucitaría como lo había anunciado. Creed vosotros también que las puertas del Infierno no prevalecerán contra Mi Iglesia (Mt 16,18), porque lo que Yo hago es eterno. Yo, Jesús, os hablo.

Refugiaos también en Mi Corazón y hablad unos con otros de lo que os pasa, hablo a los sacerdotes. Desahogaros mutuamente, no soportéis solos el vendaval y ayudaros caritativamente unos a otros, sin criticaros, ni juzgaros. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario