10 oct. 2014

Mensaje 7 octubre 2014 - Jacareí Brasil - La Victoria de la Batalla de Lepanto

FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO
 VICTORIA EN LA BATALLA DE LEPANTO

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Mis queridos hijos, hoy, cuando contemplan Mi Fiesta como la Reina del Sacratísimo Rosario y recuerdan Mi estupenda y maravillosa  victoria en la Batalla de Lepanto, obtenida por la Oración de Mi Rosario, que tantos hijos Míos rezaron en unión Conmigo.

Yo les invito: luchen con el Santo Rosario para que lleguen a la gran victoria de Mi Corazón Inmaculado sobre el Dragón Infernal. Y para que ustedes se encuentren dignos de la corona de la vida eterna cuando Mi Hijo Jesús vuelva a ustedes en la Gloria.

Luchen con el Santo Rosario, que es la espada, que Su Celeste Comandante dio a cada uno de sus soldados, que la Madre Celeste dio a cada uno de Sus hijos para combatir las fuerzas del mal, combatieren el buen combate. Derrotaren  todas las obras, tentaciones y armadillas de Satanás, debelaren los errores, las herejías y el pecado. Y llegaren incólumes, santificados en el gran día del Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

Combatan con el Santo Rosario, que es la espada poderosa que Yo coloqué en sus manos, con la cual ustedes reciben la fuerza para renunciar a todo pecado, a todas las fuerzas del mal y con esa espada pueden debelar todas las herejías y pueden hacer brillar en el mundo envuelto en tinieblas la luz de la Gracia del Señor.

Luchen con el Santo Rosario, que es el arma invencible que Yo di a ustedes Mis hijos, con la cual ustedes pueden parar las guerras, pueden cancelar los castigos de la naturaleza, pueden alterar hasta las leyes de la propia naturaleza y obtener verdaderos milagros del Señor, para ustedes y para aquellas personas que ustedes aman.

Con el Rosario todo será posible para aquél que creyera, aquél que lo rezare con fe. Y aquél  que verdaderamente confesare que Yo puedo todo junto del Señor, porque Soy la Reina del Universo, la Reina del Cielo y la Tierra, la Medianera de todas las Gracias, la Madre del Hijo de DIOS Encarnado, que Me ama tanto, que nada puede negarme.

Recen y luchen con el Santo Rosario, porque aquellos que levantan todos los días la espada del Sacratísimo Rosario, rezando con amor, esos Mis Soldados no serán vencidos por Satanás, ni por los pecados. Y llegarán victoriosos a la gloria eterna donde serán coronados por Mi en  persona, como verdaderos caballeros y súbditos Míos.

A todos hoy, bendigo con amor: de FÁTIMA… de POMPEYA… y de JACAREÍ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario