23 dic. 2014

Mensaje 20 diciembre 2014 - Jacareí Brasil - Abran sus corazones al Señor que viene

Jacareí, 20 de Diciembre del 2014
MENSAJE DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA 

SANTUARIO DE SANTA LUCÍA EN BELPASSO (CATANIA-ITALIA)

“Mis Amados Hermanos, Yo, Lucía de Siracusa, Me alegro nuevamente por estar con ustedes.

Vengo a decirles: “Abran sus corazones al Señor que viene, ¡Enderecen los caminos del Señor! ¡Enderecen los caminos para el Señor! Renovando su vida, dejando la vida vieja del pecado para atrás y comenzando una nueva vida: de Gracia, de Amor, de Oración, de Fidelidad a Dios.

Allanen todo el valle que hay en sus corazones, o sea, todo abismo de pecado, todo abismo de amor desordenado de las criaturas, de los placeres y de las cosas de este mundo.

Allanen también todo culmen que hay de ustedes de soberbia, toda montaña de orgullo, de vanidad, de amor a ustedes mismos, de la autoradoración de la carne de ustedes. Para que entonces, el camino para el Señor que viene a través de la Virgen de Nazareth, esté preparado en sus corazones.

Sí, Él vino la primera vez por la Virgen, y los hombres no estaban preparados para recibirlo. Ahora Él vuelve a ustedes en la Gloria, por medio de la misma Virgen, Madre del primer y segundo Adviento y otra vez los hombres no están preparados para recibirlo, los corazones están repletos de valles de pecados de la carne, de sensualidad, de lujuria, de avaricia.

Y repletos de montañas de orgullo, de soberbia, de autoadoración de la carne.

El ser humano no está preparado para recibir al Señor, y mientras tanto, Él ya se puso en marcha y está muy próximo de ustedes ¿Y que será del hombre cuando fuera sorprendido por el Señor sobre las nubes del Cielo con Sus Ángeles? ¡Que confusión! ¡Que tormento para la conciencia de tantos!

Por eso les digo: “Enderecen el camino para el Señor que vuelve a ustedes, enderecen el camino para el Señor, transformando la vida de ustedes. Convirtiéndose cada día siempre más con el esfuerzo, siempre continuo y perseverante para tornarse mejores y librarse de todo lo que les esclaviza al pecado.”

Enderecen los caminos para el Señor, transformando el corazón de ustedes en una copia perfecta del Corazón de la Madre de DIOS: un corazón lleno de Amor, un corazón lleno de Fe, un corazón lleno de Buenas Obras, de Adoración viva, de Oración viva para el Señor, un corazón Dócil, Fiel a la Gracia del Señor para que Él pueda nacer en ustedes y realizar en ustedes como en Ella, grandes cosas.

Enderecen el camino, el sendero para el Señor que vuelve a ustedes en la Gloria, dejando para los muertos lo que es de los muertos. O sea, dejando para este mundo corrompido lo que es corrompido y abrazando siempre más aquello que es para el Cielo, que es Santo, que es Bello, que es Puro y agradable a DIOS.

Entonces, sus almas verdaderamente, serán visitadas por el Señor no apenas en la Navidad, sino en todos los días de sus vidas. Y Él entonces podrá nacer en ustedes y crecer en ustedes hasta su plenitud. O sea, hasta llevarles a la total Santidad en Él.

Yo, Lucía, les amo mucho, quiero su salvación, quiero llevarles a una profunda transformación y unión con DIOS en ésta Navidad y en todos los días de sus vidas. Pero, solo podré hacer eso si me permitieran con la Oración de ustedes, con el “Sí” de ustedes, con su Fidelidad y desprendimiento de todo lo que ha tomado el lugar de DIOS en el corazón de ustedes.

Recen, recen mucho el Santo Rosario todos los días, con ello, sus familias serán salvadas, incluso aquellos miembros de sus familias que tienen el corazón más endurecido, podrán ser tocados por la Gracia de DIOS, si fueren perseverantes en la Oración del Santo Rosario. Recen la Coronilla de las Lágrimas de la Madre de DIOS que es tan poderoso para poner bajo tierra todos los planes de Satanás. Recen Mi Coronilla todas las semanas, porque con ello, Yo he de darles grandes y maravillosas Gracias del Señor.

A todos ahora les bendigo: de SIRACUSA…, de CATANIA…y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario