12 dic. 2014

Mensaje 7 diciembre 2014 - Jacareí Aniversario - Jesús, María, Santa Bárbara

Jacareí, 07 de Diciembre del 2014
MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO 
  
"Amados hijos Míos, hoy, Yo, Jesús, Hijo del Padre Eterno, Hijo de la Santísima Virgen María vengo a ustedes con Mi Madre y con Mi sierva Bárbara para bendecirles y para decirles: el Amor no es amado. Yo el Eterno Amor, no Soy amado por Mis criaturas y por eso Mi Corazón está siempre aplastado por un profunda ingratitud de los seres humanos.

¡Que crueles son los seres humanos! No hacen otra cosa sino pensar en pecado, guerras y crímenes por toda parte. Usan los dones que Yo les di: de la Inteligencia, de la Voluntad, de la Razón y los talentos que Yo les di a todos para ofenderme. No hay parte alguna de la Tierra para donde Yo lance Mi Mirada que Yo no vea continuamente: pecados, crímenes, guerras y maldades.

Mi Corazón está entristecido, está saturado de dolores e ingratitudes que Me causan los hombres.

Por eso vengo a decirles hijos Míos: ¡El Amor no es amado! Yo les ofrecí Mi Amor Eterno, ofrecí Mi Espíritu Santo, ofrecí Mi Palabra, ofrecí las riquezas, los tesoros de Mi Iglesia, ofrecí a Mi Madre, ofrecí a los Ángeles y a los Santos para ayudarles. Y nada de eso Mis hijos sirvió para ustedes, porque sus corazones son duros como mármol, su corazón en un bloque de hielo, que ningún rayo de Mi Gracia puede penetrar jamás.

No sean, no sean duros como aquel pueblo que Me escuchaba hace 2000 años atrás y que Me llevó a la Cruz justamente porque no aceptó Mi Amor, no comprendió Mi Amor.

Arrepiéntanse, arrepiéntanse de sus pecados y amen el Amor. Amen el Amor que no es amado. Amen Mi Corazón que no es amado. Este Corazón que no se cansa de buscarles, de ofrecerles tantas y tantas Gracias para su salvación.

No sean como el traidor Judas que fue uno de los seres humanos más favorecidos por Mí y por Mi Madre de todos los tiempos y fue el que cometió la peor traición contra Mí.

¡No sean como Judas Mis hijos! ¡No sean ingratos! Acepten las Gracias que Yo y Mi Madre hemos traído para ustedes en Nuestras Apariciones aquí. Estos Mensajes que les muestran Mis hijos como deben vivir para ganar el Cielo. Este Cielo que les prometí como dije: ‘En la casa de Mi Padre hay muchas moradas. Voy pues a prepararles un lugar’. Sí, en la casa de Mi Padre hay muchas moradas y Yo quiero llevarles a estas moradas, pero para que ustedes puedan habitar en estas moradas, tienen que convertirse verdaderamente, dejar el pecado, cambiar de vida, vivir los mandamientos que Mi Padre, que Yo les di. Vivir de acuerdo con Mi Palabra.

Sí, muy pronto el Gran Castigo vendrá. Amargo. Copas derramadas, las trompetas y la tierra entera estremecerá de pavor, al llegar la hora de Mi Gran Justicia. Reduciré a nada sus placeres, diversiones desordenadas y también a todo aquello a lo que fueron apegados, prefiriendo estas cosas en vez del Creador. Reduciré a nada los lugares de pecado y las ciudades donde más hubo pecado, las arrasaré, como Sodoma y Gomorra hasta que no quede de ellas ni siquiera vestigio, ni siquiera recuerdo.

¿Por qué actuaré con tanto rigor Mis hijos? Porque los seres humanos no tienen pena de ser rigurosos con Su DIOS, crucificándole de nuevo todos los días con sus pecados. El ser humano no tiene pena también de ser rigurosos con su prójimo: cometiendo abortos, asesinatos, adulterios, traiciones, fornicaciones y todo tipo de robo, deshonestidad, malandraje y tantas cosas que hieren la caridad.

Por eso Yo actuaré, actuaré con rigor para mostrar para el ser humano que Yo no morí, que Yo no quedé muerto, morí pero resucité, que Yo no morí para siempre. Esto es lo que quiero decirles: ¡Resucité! ¡Estoy vivo y vivo aplicaré Mi Justicia en los pecadores!

Si no quieren ser del número de esos ingratos a los cuales castigaré sin pena, conviértanse rápidamente. Ahora vengo como Salvador Misericordioso, como dije a Mi Hija Faustina Kowalska, porque muy pronto he de venir como Juez Imparcial.

Quien no quiere pasar por la puerta de Mi Misericordia, va tener que pasar por la puerta de Mi Justicia. Y les digo Mis hijos: ¡Será horrible ser atacado por los demonios y ser introducidos en las llamas eternas donde su dolor no tendrá ningún alivio, ningún remedio que lo haga pasar allá por la prisión de donde nunca más saldrán, prisión perpetua y donde no tendrán descanso ni de día, ni de noche! Y donde serán atormentados por los demonios para que así sea satisfecha la Justicia del Padre.

¡Será horrible! Si ustedes no pueden soportar el dolor de la quemadura del fuego de la tierra ni por algunos segundos. ¿Cómo soportarán el dolor de las llamas del infierno por toda la eternidad? Piensen en eso y no pecarán. Piensen en eso y no me ofenderán. Piensen en eso y no caerán nunca más en las tentaciones y en los engaños de Mi enemigo, el demonio.

Vivan en Mi Gracia, amen Mi Corazón que tanto les ama. Yo y Mi Madre estamos aquí hace más de 23 años mostrándoles, probándoles constantemente Nuestro Amor. Si Nosotros no les amásemos con Amor de Locura. Si Nosotros no les amásemos por un Amor Infinito, no continuaríamos aquí perseverantes buscándoles, luchando por ustedes, llamándoles a la salvación, a pesar de sus continuos rechazos en atender Nuestro Llamado, en atender Nuestros Avisos.

El largo tiempo de Nuestra permanencia en estas Apariciones es la PRUEBA COLOSAL y MAGNA del Gran Amor que Nosotros tenemos por cada uno de ustedes Mis hijos. Lo que Yo dije aquí y a Mi hijita Margarita Alacoque, vuelvo a repetir: ‘He aquí el Corazón que tanto ama a los hombres y de la mayor parte de ellos, solo es pagado con ingratitudes, pecados y ofensas’

Amen Mi Corazón que tanto les ama y que se redobla cada día más en Gracias y Portentos para salvarles. He aquí a Mi Madre, la Reina y Mensajera de la Paz, el Corazón Inmaculado que es la Puerta y el Camino por el cual yo deseo que ustedes vengan a Mí.

¿Por qué Yo pido la devoción a Mi Madre? Porque Ella es el Camino por el cual Yo bajé del Cielo a los hombres y es el Camino por el cual quiero que los hombres de la Tierra suban hasta Mí. Muchos tontos en el pasado atacaron Mis Mensajes aquí, negándolas, diciendo que Yo pido la devoción a Mi Madre. Si les pido la devoción a Mi Madre, oh tontos, es porque Ella es el camino por el cual Yo vine a ustedes y por el cual quiero que ustedes vengan a Mí..

Mi Madre les traerá hasta Mí y Yo les llevaré hasta el Padre. Por eso, tengan una Verdadera Devoción para con Mi Madre, para con el Corazón de esa Madre. Que su Amor a Mi Madre sea desinteresado, no sea a cambio de Gracias y Milagros, sea firme, no decaiga, ni se debilite en el menor de las tentaciones, ilusiones y caprichos. Que sea constante, que no desanimen nunca y que no pare de crecer en el Verdadero Amor para con Ella. Ni en los obstáculos, ni en los sufrimientos, ni en las pruebas, ni en las tentaciones.

Que sea un amor servicial, que encuentre su alegría trabajando para Mi Madre, para tornarla conocida y amada y para tornar Sus Mensajes obedecidos por todos.

Que sea un amor generoso que nunca se cansa de sacrificarse por Ella y que nunca se contenta en dar poco a Mi Madre, pero que cada vez más y más y más la sirva.

Que sea un amor profundo, intenso, un amor que nazca del centro de su corazón, así como fue el amor de Mi Alfonso de Ligorio por Ella, de Mi Gerardo Mayela, de Mi Gabriel de la Dolorosa por Ella, de Mis Pastorcillos de Fátima por Ella, de Mi Bernadette de Lourdes por Ella, de Mi Marcos por Ella.

Que el amor de ustedes sea un amor ardiente por Mi Madre como una hoguera tal cual es el amor que arde en el pecho de Mi Marcos, de Mi Palomita, Mi Benjamín Predilecto por Mi escogido ya en el vientre materno para ser mi portavoz, mi embajador para ustedes, medianero entre Yo y Mi Madre y ustedes. Para darles Mis Palabras de Vida, de Vida de Eterna.

Mi Corazón quiere que vengan a Mí por Mi Madre. Por eso ámenla, recen el Santo Rosario todos los días. Quien reza el Santo Rosario todos los días alaba a Mi Madre, Me alaba también al decir: ‘BENDITA ERES ENTRE TODAS LAS MUJERES Y BENDITO ES EL FRUTO DE TU VIENTRE JESÚS’

Sí, en el Rosario ustedes dan Gloria a Mi Madre y a Mí, y Mi Sagrado Corazón con el Corazón de Ella derrama sobre ustedes Gracia sobre Gracia, Bendición sobre Bendición.

En verdad les digo: ¡Quien rezare el Rosario todos los días, no morirá en pecado mortal! Porque Mi Sagrado Corazón procurará para estas almas todas las Gracias para que esta persona deje este mundo en la amistad Conmigo, en Mi Gracia y no mostraré para ella en la hora de su muerte Mi Faz enojada, pero sí, Mi Faz Misericordiosa y Benevolente para recibirla en las moradas de la casa de Mi padre.

Aquellos que rezaren y amaren el Rosario de Mi Madre, será amado por Mí como si fuese la fibra más íntima de Mi Sagrado Corazón, con Mi Propia Gloria, por eso, amen el Sacratísimo Rosario de Mi Madre y hagan con que ello sea amado por todos.

Hoy, en el Aniversario de Nuestras Apariciones aquí a Mi hijito Marcos, a todos bendigo con amor: de PARAY-LE-MONIAL… de DOZULÉ… y de JACAREÍ.

La Paz a todos ustedes Mis hijos. La Paz Marcos, el más esforzado y dedicado de los siervos de Mi Sagrado Corazón”
 
 
INMACULADA CONCEPCIÒN
“Mis Hijos, hoy cuando están conmemorando aquí el aniversario mensual de Mis Apariciones con todo el Cielo, a Mi Hijito Marcos en este local, en ésta Ciudad de Jacareí. Y cuando ya están en la víspera de la Fiesta de la Solemnidad de Mi Inmaculada Concepción.

A todo digo: “!Soy la Reina y Mensajera de la Paz! !Soy la Inmaculada Concepción! !Soy la Mujer  Vestida de Sol! !Soy la Perfecta Humanidad Realizada en Dios! !Soy la Nueva Arca de la Alianza! Soy la Señora que la tierra entera esperaba por milenios y que es concebida en el vientre de la madre preservada de la mácula del pecado original. Toda Bella, toda Pura, toda “Pulcra”, toda Amiga del Señor, preservada no solo de la mácula original, pero también de toda mácula habitual, repleta de los Dones del Altísimo, de los Privilegios del Señor, Brillante como el sol, Bella como las estrellas, Luminosa como el sol en el punto más fuerte del día."

Soy el Sol Luminoso que el Señor colocó en el cielo oscuro de la humanidad, que hace tantos millones de años esperaban a Su Redentor.

¡Soy la Aurora de la Salvación! Con Mi Inmaculada Concepción efectivamente Dios comenzó la Obra de la Redención del género humano. Porque al ser concebida sin pecado en el vientre de Mi Madre Ana, comenzaba a pasar la Antigua Ley, para ser inaugurada la Nueva Ley.

Y así, con Mi Nacimiento, con Mi “Sí”, deshice el abismo que había entre ustedes y el Creador. El Verbo se encarnó en Mi Seno, se hizo hombre y con Su Vida, Pasión y Resurrección, abrió de nuevo para ustedes las Puertas del Paraíso, cerradas por el pecado de Nuestros Primeros Padres.

 ¡Soy la Inmaculada Concepción!, Soy tan Santa que Soy la propia Santidad. Soy tan llena de Gracia que Soy la propia Gracia. Esto dije en Pesqueira-Pernambuco (Brasil) a Mis dos niñas que aparecí: “¡YO SOY LA GRACIA! En Mí todos ustedes encontrarán la Gracia del Señor.”

“No temas María, porque hallaste Gracia delante del Señor.” Si Yo ya era Inmaculada y llena de Gracia: ¿Para quién hallé Gracia? La hallé para ustedes, Soy la Gracia y todo aquel que viniere a Mí, saldrá repleto de la Gracia del Señor, de la Gracia que Santifica, de la Gracia que perfecciona, de la Gracia que embellece y que les torna reflejos vivos de la Santidad de la Santísima Trinidad.

¡Soy la Gracia! Y todo aquel que viniere a Mí por más cargado de pecados que esté, si Me diera su “Sí”, si tuviere verdadero deseo de Amarme y de dejarse formar por Mí, Yo la conduciré a las Fuentes de la Gracia del Señor. Y esta alma quedará repleta de Su Gracia, repleta de Su Amor, repleta de los Dones del Espíritu Santo.

¡Soy la Reina y Mensajera de la Paz! Aparecí aquí con este título para decirles: “Que vengo en el Nombre del Señor, trayendo la Paz que sus almas tanto desea, tanto tiene sed, tanto tiene hambre y que no encuentra.”

Son castigados por Dios con la aflicción interior, con la angustia interior, con la falta de Paz en sus familias porque buscan la Paz donde ello no existe. Buscan en los pecados, en las fornicaciones, en los bienes materiales, en el dinero. Construyendo para ustedes ídolos falsos de placer, de poder, de la ganancia, de la violencia, del egoísmo, adorándose en el lugar de Dios y como a Dios. Pecan como Satanás pecó y por eso en la vida de ustedes suceden tantos castigos, sucede que no tienen Paz, porque solamente en Dios pueden encontrar la Verdadera Paz y poseerla.

Por eso vine como Reina y Mensajera de la Paz, para decirles: “Que sólo en Dios pueden encontrar la Paz. Y como Dios me hizo Medianera de la Paz, solamente en Mí ustedes pueden recibir la Paz del Señor. Quien quiere la Paz, venga a Mí y Yo la daré. Quien tiene su alma afligida, angustiada, sufrida, atribulada, inquieta, venga a Mí y Yo la pacificaré. Yo la llenaré con Mi Paz de tal modo que ésta persona ya comenzará a gozar de la Paz de los Bienaventurados del Cielo en esta vida.

Recen Mi Rosario todos los días. El alma que rezare Mi Rosario jamás será abandonada por Mí. Enviaré Mis Mil Ángeles de la Guarda para guardarla en todos sus caminos y para socorrerla en todos sus sufrimientos. Sobretodo en las tentaciones y si ella huye del pecado y no se entrega fácilmente a Satanás, Mis Ángeles la conservarán siempre en el Amor de Dios.

El alma que rezare Mi Rosario será acompañada por Mí misma y adonde quiera que ella vaya y en todos sus negocios, sufrimientos y dolores, Yo estaré a su lado, para ampararla, ayudarla y guardarla.

Recen la Coronilla de Mis Lágrimas todos los días, porque por medio de ésta Coronilla, siempre más les cubriré con Mi Manto y mantendré a Mi Enemigo lejos de ustedes y de sus familias. Y si por acaso él entrare en sus familias, no podrá causar muchos daños, porque con el poder de Mis Lágrimas, Yo lo repeleré y mantendré el orden, la armonía y la paz familiar, siempre constante en su hogar.

Recen Mi Setena todos los meses, del día primero al séptimo de cada mes, fielmente, porque por medio de ello, Yo a cada día les doy copiosas bendiciones, quito muchas almas del Purgatorio. Y les prometo que a cada día de la Setena, mil pecadores serán tocados por la Gracia del Señor, se convertirán y serán enamoradas por el Señor.

Hagan Mi Setena, no saben como ello es poderoso, por eso desprecian, Si viesen con Mis ojos cuantas almas son tocadas por la Oración de la Setena, ustedes la harían el mes entero y no apenas en los 7 días del mes.

Recen, recen Mi Setena, porque de ello depende la conversión de Rusia, del Brasil y de muchas Naciones de la tierra.

A todos bendigo ahora: de CARAVAGGIO..., de LOURDES...y de JACAREÍ.
 
 
SANTA BÁRBARA

 
“Amados Hermanos Míos, Yo, Bárbara, vengo nuevamente hoy para decirles: “Les amo, les amo mucho.”

Cuido de ustedes, les protejo, les defiendo y estoy a su lado incluso cuando su corazón está duro por la falta de Oración, por su pecado y no sienten Mi Presencia.

Cuantas Gracias Yo les concedo y de cuantos favores les cerco todos los días. Si su corazón no fuese tan ciego por sus pecados, vería las continuas pruebas de Mi Amor y de Mi Presencia por ustedes. Sí, Mi Presencia cerca de ustedes.

Sigan Mis Albas pisadas que como estrellas luminosas dejé para ustedes en la tierra.

Sigan Mis pisadas de Oración constante, de Pureza, de Fidelidad a Dios, de Coraje y Fortaleza que son sumamente necesarias si quieren salvar sus almas y llegar hasta el Cielo.

Muchos piensan que, siendo inconstantes, siendo cobardes delante del sufrimiento, alcanzarán la Corona de la Vida Eterna. No, el Cielo no es para los cobardes. El Cielo es para los Héroes, para los Valientes, para aquellos que aceptan el Sacrificio, que aceptan el Sufrimiento cuando ello viene y a ellos, por amor al Señor, por amor a la Madre de Dios, por amor a la causa de la salvación de las almas.

El alma que no acepta los Sacrificios, que no acepta el Sufrimiento por amor al Señor, por amor a la Madre de Dios, por amor a la causa de la salvación de las almas. El alma que no acepta el Sacrificio, que no acepta el Sufrimiento cuando viene a ella, no será digna de la Corona de la Vida Eterna.

Yo comprendí eso cuando vi a mi propio padre entregándome en la prisión, las chicoteadas, al corte, a la amputación de Mis Senos. Cuando vi a mi propio padre cortando Mi Cuello. Acepté, a pesar de estar destruida por el dolor interiormente, acepté el Sacrificio, acepté por amor a Dios, por amor a Mi Madre del Cielo, por amor a las almas, para quien daba testimonio de Mi Fe para edificarlas. Acepté porque comprendía que sin el Sacrificio, nadie es digno de la Corona de la Vida Eterna.

Cuando el Sufrimiento viene a ustedes, cuando el Dolor viene a ustedes en sus vidas, acepten.

Acepten la enfermedad, acepten la cruz, porque por medio de ello, ustedes salvarán muchas almas y su propia vida. Si fueren heroicamente Valientes en el Sufrimiento, un Gran Premio y Recompensa les esperará en el Cielo.

Por eso, sigan Mis Albas pisadas de amor a Dios que es hecho de Sacrificio y de Obras. Recuérdense de lo que la Madre de Dios les dijo aquí: “¿Me aman? ¿Aman a Mi Hijo? Entonces, sacrifíquense por Mí, sacrifíquense por Mi Hijo.”

Aprendan que el camino del Cielo es hecho de: “SACRIFICIO” y que el amor no es apenas un sentimiento, pero es principalmente sufrir por amor a Dios. Si ustedes comprendieran esto, serán Grandes como Yo, serán Grandes como Yo en el Cielo. Y su Corona de Gloria Inmortal, Imperecible y por los siglos de los siglos exaltarán de amor y alegría en el Señor en la Gloria Eterna.

Yo amo este lugar que para Mí es el más precioso del mundo. Amo a todos ustedes que están aquí, Yo recé por todos que están aquí para que viesen, para que fuesen bendecidos, para que fuesen colmados de los favores del Señor y de Su Madre. Yo Soy la Protectora especialísima de todos los peregrinos de este lugar.

Y ahora a todos bendigo y cubro con Mi Manto de Amor.

La Paz, la Paz a todos ustedes. La Paz Marcos, el más ardiente de Mis Devotos y de Mis Amigos.”
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario