5 ene. 2015

Mensaje 1 diciembre 2015 - Jacareí Brasil Vigilia

Jacareí, 01 de Diciembre del 2015
VIGILIA DE AÑO NUEVO
(Primera Aparición a las 5:00 hs a.m.)

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Amados hijos Míos, hoy, en este primer día del nuevo año que nace, vengo del Cielo una vez más para decirles: ¡Soy la Reina de la Paz!

Yo Soy la Reina de la Paz y vine del Cielo aquí en Jacareí, para llamarles a la Paz del Corazón, que solamente Dios puede dar, que solamente Dios concede. Vine a llamarles a esta Paz que sólo puede encontrar el corazón que está inmerso en Dios, el corazón que renunció al pecado, el corazón que se entregó a Dios verdaderamente y sigue el camino del Señor. Solamente este corazón posee la verdadera Paz. Y Yo vine a invitarles a poseer esta paz, que está al alcance de cada uno de ustedes y que les es ofrecida aquí todos los días por Mí.

Esta Paz comienza cuando se deciden a seguir Conmigo por el camino de la oración, de la renuncia al mundo, a ustedes mismos, por el camino del cumplimiento de la Palabra de Mi Hijo Jesús, por el camino  del verdadero amor a Dios. Entonces, esta Paz comienza a nacer en el corazón de ustedes y va llenando tanto su alma hasta transbordar de ella hacia afuera, para todos aquellos que están a su alrededor.

¡Paz, Paz, Paz! Abran sus corazones a esta Paz. Dejen entrar en sus corazones esta Paz. Yo Soy la Reina de la Paz y por eso tengo la misión de llevarles a esta Paz y de traer esta Paz para ustedes.

Déjenme entrar en sus corazones con esta Paz, que Yo quiero tanto hacer brotar, crecer y dar frutos en ustedes. Para que el mundo lacerado por las guerras, por la discordia, por la violencia y por el pecado, pueda finalmente saborear y el dulce y agradable fruto de la Paz Divina, de la Paz del Señor.

Yo Soy la Reina de la Paz, que vengo del Cielo todos los días para decirles: En el pecado no hay Paz, con el pecado nunca serán bendecidos por Dios con la Paz. Todas las guerras nacieron de los pecados del hombre. Si los hombres se convirtieren, se arrepintieren de sus pecados y dejaren sus pecados, Dios mandaría para ellos todos la Paz.

Comiencen por ustedes mismos su conversión y entonces, Dios comenzará hacer brotar la Paz en sus vidas y ella se irradiará de ustedes para los hombres del mundo entero. Y entonces, todo el mundo será tomado por la Paz del Señor y la Tierra se transformará en un pequeño Paraíso de Paz.

Continúen rezando Mi Rosario todo los días, porque con ello el mundo finalmente encontrará la conversión y con la conversión la Paz Divina.

Ayunen para tener la Paz del corazón. Ayunen para que el mundo pueda tener la Paz. Así como las guerras nacen de los pecados de los hombres, de la soberbia, lujuria, ganancia, avaricia, codicia. Así también, la Paz nace de la renuncia, del ayuno, de la penitencia y de la oración.

En el año pasado Yo cumplí una parte preciosa de Mi Plan de Salvación en el mundo y este año avanzaré una etapa más de Mi Plan, que se desenvuelve, que se realiza perfectamente y plenamente a pesar de la mala correspondencia de Mis hijos.

Mi Corazón triunfará porque la fuerza de Mi Triunfo está en el Señor, en Su Palabra que profetizó: “Pondré enemistad entre ti y la Mujer, Ella te aplastará la cabeza”. En estas palabras de Mi Señor reposa toda la fuerza y el poder del Triunfo de Mi Corazón Inmaculado, que ciertamente se realizará. Por eso hijitos, continúen caminando Conmigo todos los días en el camino de la oración, del amor, de la obediencia a Dios, del cumplimiento de todos Mis Mensajes, para que Mi Plan de Salvación se realice en ustedes y Mi Triunfo venga de prisa para ustedes.

Cuando algunos hijos Míos no Me responden más “Sí”. Escojo a otros y sigo Mi Plan de Salvación siempre en frente y por cierto que los justos triunfarán Conmigo.

Recen, recen, recen, porque en este año verán  grandes Gracias de Mi Inmaculado Corazón en sus vidas y en el mundo. Continuaré aquí con ustedes para guiarles, como la Madre hace con su hijito que todavía no sabe andar, guiándoles paso a paso para enseñarles a andar en el camino de la Gracia, de la Santidad, del Amor de Dios.

Déjense conducir por Mí, déjense enseñar y caminar por Mí y Yo les haré andar velozmente en el camino de la Santidad, del Amor y de la Perfección de sus almas.

A todos en este momento hoy bendigo con Mi Bendición Especial y Materna, y sobretodo, ustedes hijitos que llevan sobre el pecho Mi Medalla de la Paz y Mi Escapulario Gris de la Paz, así como todos los otros sacramentales.

Ahora les bendigo con Amor de: LOURDES… de MEDJUGORJE… y de JACAREÍ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario