6 feb. 2015

Mensaje 4 febrero 2015 - EE.UU - Tienen falsas religiones en nombre de un dios que no existe

4 de Febrero del 2015
Mensaje Público

Llega Nuestra Señora como María Refugio del Amor Santo.  Dice:  “Alabado sea Jesús.”

“He venido, una vez más, para señalar que la razón por la que la paz es tan frágil en el mundo es porque el corazón del mundo no se ha rendido al Amor Santo.  Con esta actitud, la paz en los corazones, en el mejor de los casos, es muy frágil.  Tienen falsas religiones que promueven todo tipo de violencia en nombre de un falso dios que no existe.  Tienen adicciones a las drogas, al poder, y tienen al consumismo gobernando corazones y acciones.  Tienen complacencia por parte de los líderes que dudan separar el bien del mal.”

“En medio de todo esto, el Cielo me envía para invitar al corazón del mundo al Amor Santo.  Pero, insisto, la confusión y las transigencias han tomado el control, presentando Mi llamado a ustedes como engañoso.  Queridos hijos, no deben dejar que Satanás los confunda sobre el Amor Santo.  He venido del Cielo para rescatarlos del sendero de la destrucción.  Mi Hijo los instruyó sobre el Amor Santo cuando estuvo con ustedes.  El llamado de hoy no es menos respetable que cuando Él estuvo en la tierra.  No permitan que Satanás los confunda.  Debido a estos tiempos, hoy más que nunca es de suma importancia el Amor Santo.”

“No acudan al mundo para tener paz y armonía.  Solamente pueden encontrar paz genuina por medio del Amor Santo.  Vivan en Amor Santo.”

Lean 1ª Juan 3:19-24
En esto conoceremos que somos de la verdad, y estaremos tranquilos delante de Dios aunque nuestra conciencia nos reproche algo, porque Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas.  Queridos míos, si nuestro corazón no nos hace ningún reproche, podemos acercarnos a Dios con plena confianza, y él nos concederá todo cuanto le pidamos, porque cumplimos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.  Su mandamiento es este: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos los unos a los otros como él nos ordenó.  El que cumple sus mandamientos permanece en Dios, y Dios permanece en él;  y sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario