16 feb. 2015

Mensaje 7 febrero 2015 - Jacareí

Jacareí, 07 de Febrero del 2015
FIESTA DEL ANIVERSARIO Nº 24 DE LAS SANTAS APARICIONES DE JACAREÍ


MENSAJE DE DIOS PADRE ETERNO

“Mis amados hijos, Yo, su Padre, Me alegro nuevamente por estar con ustedes hoy en este día tan bello para ustedes y para Mí. Del Aniversario de la Primera Aparición de Mi Hija Dilectísima, María, en medio de ustedes Aquí en el longevo año de 1991 a Nuestro predilecto Hijo Marcos.

Sí, en aquel día 7 de Febrero,Yo derramé gran Misericordia sobre toda la Tierra.Yo derramé Mi gran Amor sobre toda la Tierra y favorecí toda la Tierra con Mi Gracia, con Mi bondad.

Al enviar María para medio de ustedes,Yo verdaderamente les di la mayor de todas las gracias que podría darles: “La Madre del Mi propio Hijo”, para guiarles en el camino de la perfección y de la santidad. Y para enseñarles lo que Me agrada, enseñarles el modo perfecto de Amarme, enseñarles el modo perfecto de ser Santos.

Derramé toda Mi Misericordia  a través de estas Apariciones de la Virgen María aquí, Mi Hija Amadísima y Madre de Mi Hijo.Yo revelé al mundo entero lo cuanto Yo les amo y lo cuanto Yo Soy el Padre de Amor.

Yo Soy el Padre de Amor y por eso, envié aquí a la Madre de Mi Hijo para arrancarles de las garras de Satanás, para sacarles del camino del infierno donde estaban y para conducirles todos los días por el camino de la Paz, de la Oración, que les conducirá a su salvación eterna.

Cuantos de ustedes Yo bien lo sé,estarían fatalmente condenados, si Yo no hubiera enviado a María Aquí. Sí, en este acto Yo fui y he sido un Padre de Amor para todos ustedes. A nadie he negado Mis Gracias Aquí, si Me pide con Amor, confianza y con la humildad que Yo deseo, o sea, nunca viniendo directamente a Mí, pero viniendo a Mí por María, porque solo Ella puede tornarme propicio a ustedes y sólo Ella es la Abogada que puede alcanzar de Mí para ustedes,la Misericordia y salvación y cambiar Mi justicia en perdón y vida eterna para ustedes.

Yo Soy un Padre de Amor que durante todos estos años de María Aquí, no se cansa de mostrarles Mi gran Amor. Por medio de Ella y Sus Mensajes, de cuantas trampas de Mi enemigo infernal Yo les he arrancado, de cuantas trampas diabólicas no les liberté Aquí a través de María. De cuantos males del cuerpo y del alma Yo no les liberté Aquí a través de María. Cuanta gracia, cuanta luz en sus almas Yo no derramé a través de los Mensajes de María.

Por medio de todo lo que Ella ha hecho Aquí, Yo les he mostrado que Soy Su Padre de Amor. Les di Aquí una Fuente para aliviar sus sufrimientos y curar sus cuerpos y sus almas. Les dila Fuente de Mi Hijo Jesús, la Fuente de Mi Siervo José, les di las Medallas para proteger sus cuerpos y sus almas de toda envestida de Satanás y para mantenerles siempre cubiertos por el Manto de María y por Mis Manos.

Les di Aquí tantas señales claras y evidentes, que Yo Soy un Dios vivo, lleno de Amor y que a nadie vine a condenar, pero salvar. A los pecadores arrepentidos perdono siempre y solo condeno a los obstinados. Por eso Mis Hijos conviértanse y no endurezcan su corazón como aquel pueblo, que en el desierto se volvía contra Mí y Mi siervo Moisés rechazando las órdenes y leyes que Yo les daba por la boca de Mi siervo.

No sean como aquel pueblo que recalcitraba contra Mi amor, pero antes Mis hijos, sean como el pueblo bendito de Nínive que se arrepintió e hizo penitencia al recibir Mi Mensaje a través del Profeta que envié.

No sean como el Pueblo de Sodoma, cuyo corazón era tan endurecido que Yo no pude salvar. No miren para Sodoma, no miren para el mundo, para sus pecados como la mujer de Lot, o entonces serán castigados por Mi Justicia y morirán eternamente como ella.

Miren antes para Mí, para Mí que les amo tanto, que Soy Su Padre de Amor, y estoy dispuesto a perdonarles 70 veces 7 por día, si verdaderamente tuvieran contrición de sus pecados y deseo de no hacerlos más para no lastimarme.

Yo revelé y di Mi gran Amor al mundo enviando a María Aquí para mostrarles en Su bondad, en Su ternura, en Su cariño, en Su suavidad Mi Amor, Mi cariño, Mi suavidad. Porque María fue creada por Mí, fui Yo que La formé y que La preparé semejante a Mí en todo, excepto en la naturaleza divina, pero idéntica a Mí, en el Amor, en la Misericordia, en la Bondad.

Y en Su Bondad pueden sentir Su Cariño, pueden sentir el Mío, en Su Amor pueden experimentar el Mío, en Su Mirada y en Su Sonrisa pueden ver el Mío.

Entonces Mis Hijos, vengan a María que Ella les traerá a Mi Hijo Jesús y Él les traerá a Mí. Entonces, cuando Nosotros dos Nos encontraremos, Yo y tu Mi hijo, Yo y ustedes, el enemigo no les podrá más bloquear el camino, no podrá más impedir el influjo poderosísimo de Mis gracias en ustedes.

Vengan a Mí por María y nunca les rechazaré, antes les abrazaré fuertemente, colocaré la sandalia de Mi Gracia en sus pies, la Túnica de Mi Bondad, Pureza y Amor en sus almas, les colocaré el Anillo de Mi predilección y juntos cenaremos y grande será su felicidad Conmigo.

Arrepiéntanse de sus pecados, porque este mundo que ya llegó a tocar el fondo de su pecado, de su perdición, de su rebelión contra Mí, ya ultra-pasó todos los límites de la violencia, de la impureza, de las guerras, de la falsedad, de la calumnia, de la mentira, de la deshonestidad, de la maldad.

Y es por eso que muy pronto Yo Me levantaré de Mi Trono para poner un basta a todo y cuando eso suceda la Tierra entera estremecerá con una fuerza mucho mayor que la de 50 terremotos juntos. E incluso el Cielo huirá de Mi Faz enojada cuando Yo manifieste  Mi poder para poner un freno a tantos crímenes y pecados que todos los días contemplo en Lágrimas, viendo a Mis hijos destruyéndose a sí mismos y lanzándose a sí mismos en las manos de Satanás para que él haga de ellos lo que quiera.

Por eso,Yo vendré para poner un fin al pecado, vendré para poner un fina la maldad. Y finalmente, el rebelde, aquel que se volvió contra Mí desde el principio será alijado en las llamas eternas juntamente con todos sus seguidores. La Tierra se quedará limpia, pura y un tiempo de felicidad que nunca conocieron les será dado por Mí.

Un Cielo bellísimo verán, una Tierra nueva disfrutarán y gozarán en su boca que durante tanto tiempo, tantos años de su boca, de donde sólo salieron lamentaciones, gemidos de dolor en este tiempo de la tribulación. En su boca Yo pondré un cántico nuevo y ustedes Me glorificarán con toda la Tierra finalmente liberada del poder de las tinieblas.

Adelanten su conversión, porque Yo estoy a las puertas. Mientras permanezco Aquí, Mi Amor es ofrecido a ustedes mil veces por día, acéptenlo para que tengan la vida eterna en Mí.
A todos hoy, Yo bendigo con gran Amor, por medio de Mi Hija María Santísima, que es Su Reina y que es Mi encanto, Mi alegría y que es verdaderamente, Mi sonrisa para ustedes


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Amados Hijos, hoy, conmemoran el aniversario de Mis Apariciones aquí a Mi Hijito Marcos Tadeu, Mi Hijo Predilecto, el más Obediente y Dedicado de Mis Siervos.

Aparecí aquí en Jacareí, como Reina y Mensajera de la Paz, para traerles la Paz y llevar a la humanidad entera, dilacerada por las guerras, por el pecado y por la discordia, a la salvación que solamente en Dios pueden encontrar.

Yo Soy la Reina y Mensajera de la Paz y vine traer la Paz en las familias, en la iglesia. Infelizmente, no fui aceptada por muchos. Por eso, las familias no tienen Paz, la iglesia que no tiene Paz conoce la hora de su mayor apostasía, de la pérdida de fieles, del abandono de parte de muchos, de los escándalos y pecados, incluso llegando a casi cerrar sus puertas en muchos lugares.

Si la iglesia hubiese aceptado Mi Mensaje de La Salette, de Lourdes, de Fátima, de todas Mis Apariciones hasta llegar aquí y especialmente los Mensajes que doy aquí, no se podrían construir suficientes iglesias en el mundo para tantos convertidos, para tantos Hijos Míos que querrían dar sus vidas a Dios.

La lucha es grande, la batalla es ardua, aún tenemos un largo camino que recorrer para conseguir la conversión de toda la humanidad y llevarla a Dios. Por eso, Yo les pido que hagan los Grupos de Oración por todas partes, rezando Mi Rosario, llevando Mis Mensajes y mostrando a Mis Hijos la Vida de los Santos y de Mis Apariciones que Mi Hijito Marcos hizo para ustedes en sus películas. Verdadera Gracia, Tesoro y Regalo maravilloso de Mi Corazón Inmaculado, hecho para toda la humanidad por sus manos, por su corazón, que es la puente entre ustedes y Yo.  

Yo Soy la Reina y Mensajera de la Paz y hoy quiero darles el Don Divino de la Paz, acéptenlo, acójanlo en sus corazones, difúndanlo, transmítanlo por la palabra, por la Oración, por el ejemplo de ustedes, llevando a todos Mis Hijos, a todos los caminos: Mi Paz, Mi Amor, Mi Misericordia Materna, a fin de que todos Mis Hijos Me conozcan, Me amen y por medio de Mí, conozcan y amen al Señor.

Yo Soy la Reina y Mensajera de la Paz y vine del Cielo para decirles: “Que el tiempo que el Señor dio a la humanidad para que vuelva a Él, está en el fin.”      

Ustedes deben ahora reformar sus vidas, reformar sus almas, reformar sus Oraciones, su espíritu de sacrificio, reformar su familia. Emprendiendo una sincera conversión un poco a cada día, un paso de cada vez, pero siempre de modo que todos los días, Yo pueda aproximarlos más de Dios y prepararles mejor, más profundamente para la venida de Mi Hijo Jesús que ya está a las puertas. 

Mis Apariciones de aquí, son una señal profética para toda la humanidad. El Profeta del Apocalipsis Me vio en Mis Apariciones de Jacareí hablando al mundo. Y a Él, Mi Hijo le reveló en la última cena que Yo aparecería aquí a Mi Hijito Marcos y que a través de este Mi Hijo Predilectísimo, llevaría a muchas almas a la Oración, a la Conversión, a la Salvación.  

Sí, Mis Apariciones aquí ya estaban desde toda la eternidad en el pensamiento del Señor, en el Corazón del Señor. Y vengo aquí por lo tanto, realizar la última parte del Plan Divino de Dios, que culminará con Su Mayor Triunfo y el Mío sobre todas las fuerzas del mal.

Por eso, ¡ayúdenme! ¡trabajen Conmigo! ¡recen más! Aquellos que rezan dos horas por día, recen tres como Yo pedí, y los que rezan tres que recen cuatro, ahora que es llegado la hora más dura y reñida de la batalla.

Sí, Mis Hijos, esa batalla reñida culminará con Mi Mayor Victoria sobre Satanás. Ustedes deben asegurar su victoria completa Conmigo, dándome hoy el “Sí” de ustedes y caminando Conmigo por el camino que a lo largo de todos estos años, Yo les enseñé y mostré aquí.

Yo Soy la Reina y Mensajera de la Paz y vine para decirles: “Que solo en el Amor de Dios el hombre puede encontrar la saciedad para el hambre y sed de amor de su alma.” Solo en Dios el hombre puede encontrar el verdadero sentido de la vida que le da Felicidad, que le da Paz y Alegría.
Mis Apariciones aquí son la mayor Gracia, la Gracia estruendosa de Mi Corazón Inmaculado, es la última tabla de salvación que Dios les ofrece. No arrojen fuera o entonces, perecerán.

Denme el “Sí” de ustedes, denme sus corazones Mis Hijos y hoy mismo cambiaré completamente la vida de ustedes. Y la transformaré en una vida radiante de Gracia, Belleza y Santidad como hice con Mi Hijito Benito (Palermo) y con tantos Santos que Me dieron su “Sí”.

Y tal como Yo Soy sol radiante en la vida de Mi Hijito Marcos hace 24 años, conduciéndole en la Luz de la Gracia del Señor,  Yo también seré el sol de ustedes que les llevará por el camino de la salvación, del amor, de la gracia y de la santidad.

A todos hoy bendigo más una vez con amor: de FÁTIMA… de LOURDES… de GUADALUPE… de QUITO… y de JACAREÍ.

Derramo ahora sobre todos ustedes Mis Hijos, que traen consigo la Medalla de la Paz en el cuello, a todos los que hacen Mi Hora de la Paz todos los días, rezan Mi Rosario, hacen Grupos de Oración y son Hijos verdaderamente obedientes a Mí. Mi Gracia, Mi Bendición Especial, que permanecerá con ustedes hasta el fin de sus vidas y que podrán transmitir a otros. Y también concedo a Mis Hijos Obedientes ahora la Indulgencia del Señor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario