10 mar. 2015

Mensaje 7 marzo 2015 - Jacareí Brasil - Comprendan la seriedad del Plan de la Madre de Dios

 Jacareí, 07 de Marzo del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 


FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL MONTE BÉRICO, VICENZA (ITALIA-1426)
MENSAJE DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA



“Mis Amados Hermanos, Yo, Lucía, vengo del Cielo más una vez para llamarles a la Conversión Perfecta de sus corazones.

¡Es tiempo de conversión y es tiempo de Gran Gracia! Comprendan Queridos Hermanos, que mientras la Madre de Dios está aquí, es un tiempo de Gracias muy grandes y fuertes para todos ustedes.

Abran sus corazones, renuncien a todo pecado que aún les domina. Recen con todo su corazón pidiendo la Gracia de Dios y la transformación de sus corazones. Si pidieran esto sinceramente, el Espíritu Santo les transformará, porque Él es el mismo de ayer, hoy y siempre. Y Él que transformó el corazón de tantos en el comienzo de la predicación de los Apóstoles, también transformará sus corazones, si ustedes quisieren ser transformados.

Este tiempo en que la Madre de Dios juntamente con Nosotros, los Santos, continúan apareciendo aquí para ustedes, es un tiempo de Gracia como nunca hubo antes en la historia de la humanidad. Y ustedes no están sabiendo aprovechar, no están sabiendo agradecerlo y ni también están sabiendo vivirlo. Por eso, es que las Apariciones de la Madre de Dios aquí duran tanto tiempo, porque ustedes no están conscientes de la Grandeza de ésta “Gracia”, no saben valorizar ésta “Gracia”. Y por eso, permanecen ciegos delante de tantas Gracias que el Cielo aquí vino a ofrecerles.

Nosotros estamos aquí para abrir sus ojos, hacerles comprender que si en este tiempo ustedes no se santifican y no alcanzaren la salvación, no tendrán más otra oportunidad en sus vidas, para que se tornen Santos y para que se salven. Por eso, de una vez por todas, abran sus ojos y sus corazones para la Grandeza de ésta “Gracia” y déjense mortificar y transformar por esta Gran Gracia del Señor, que es la Presencia de la Madre de Dios aquí, apareciendo y hablándoles.

Recen el Santo Rosario con más fervor aún ahora, con el corazón, renuncien al pecado y sobretodo, humíllense, humíllense delante de Dios, reconociendo que son despreciables, reconociendo que no son “nada”, reconociendo que apenas son barros de tierra. Y que Dios, si dio alguna Gracia o algún Don a ustedes, dio porque Él es bueno, porque Él es magnánimo y no porque ustedes son alguna cosa. Por eso, imiten la Humildad de la Madre de Dios y el Señor mirará amorosamente, bondadosamente y satisfecho para sus almas, concediéndoles muchas y nuevas Gracias.

Hoy, se completa más un mes de Aparición de la Madre de Dios aquí. Ustedes Mis Queridos Hermanos, no saben agradecer ésta “Gracia”, no saben dar frutos de ésta Gracia y ni incluso saben qué hacer con ésta “Gracia”.

Por eso les digo: “Recen, recen, recen con el corazón.” Para que comprendan dentro de qué “Gracia” estruendosa Dios les colocó, que son estas Apariciones aquí, para que ustedes no empuerquen la obra de la Madre de Dios, no estropeen el Plan de la Madre de Dios. Pero antes, comprendan la Grandeza de las Apariciones de Ella aquí, la seriedad de Su Plan y así, le den los frutos de Santidad que Ella desea, espera y necesita que ustedes den.

Solamente Yo, Lucía, puedo abrir sus ojos y arrancarles de esta ceguera en que están delante de tan Gran Gracia. Por eso, vengan a Mí, recen Mi Coronilla todas las semanas, pidiendo la Gracia de que Yo abra sus ojos, para comprender la Grandeza de las Apariciones de la Madre de Dios aquí, de modo que colaboren con Ella eficazmente y nunca, nunca entristezcan el Corazón de esta Madre que tanto les ama y así, Su Plan de Amor se realice perfectamente en medio de ustedes.

Les amo a todos, les protejo a todos, les bendigo a todos y pido una vez más: “Recen con el corazón, para que ustedes puedan observar todo lo que necesita ser cambiado en ustedes y para que ustedes sepan lo que debe hacer para alcanzar más rápidamente la Conversión y la Victoria sobre los defectos y miserias, sus pecados.

A todos les bendigo ahora con amor: de CATANIA… de SIRACUSA… y de JACAREÍ.”     


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA



“Mis Amados Hijos, hoy, ustedes conmemoran aquí más un aniversario mensual de Mis Apariciones. También conmemoran el aniversario de Mi Aparición en Vicenza, en el Monte Bérico, donde Yo realicé maravillas, librando aquella región de la peste a través de Mi Aparición que levantó una Gran Onda de Oración y Conversión. Haciendo con que Mis Hijos fuesen librados del gran mal que les asolaba.

Mi Aparición aquí, como Mi Aparición en Vicenza, es una Gran Gracia y el Gran Don de Mi Corazón para ustedes Mis Hijos. Pero porque ustedes rezan tan poco, ustedes no saben comprender el valor de Mi Presencia.

Tiempo vendrá en que Mis Apariciones serán sacadas de ustedes y ustedes llorarán y lamentarán por haber dado tan poco valor a esta Gracia tan extraordinaria de Dios. Si no quieren ser aplastados por la desesperación, por el arrepentimiento y por el remordimiento del futuro, abran hoy mismo sus corazones para Mí, abran sus corazones para comprender el valor de Mi Presencia aquí.

Coloquen Mis Apariciones en primer lugar en sus vidas. Coloquen Mi Presencia en primer lugar en sus vidas, para que verdaderamente Yo pueda inundar sus vidas con las Gracias y la Luz que Yo traigo del Reino de los Cielos. Y así Mis Hijos, sus vidas serán Pura Luz para disipar las tinieblas del pecado y de Satanás, de este mundo que ya terminó de hundirse en el abismo de la perdición y de las tinieblas de la negación de Dios.

Yo continúo caminando con cada uno de ustedes y continúo intercediendo delante de Mi Hijo por cada uno de ustedes.

Yo les cubro con Mi Manto y ahora les bendigo: de FÁTIMA… de VICENZA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario