24 jul. 2015

Mensaje 24 julio 2015 - España - Mirar la Tierra desde el Cielo es horrorizarse...

Hijos Míos, si pudieseis contemplar desde Nuestra perspectiva el planeta Tierra y su degradación, os preguntaríais porque Dios no lo ha eliminado ya. Yo, María Santísima, os hablo.
 

 
 
Siempre ha habido pecados y grandes pecadores. Siempre ha habido batallas del bien contra el mal, pero ahora hijos, es una época y una situación como nunca se ha visto.
 
Los niños pierden la inocencia antes de tiempo por la despreocupación de los padres que poco miran por ellos. 
 
Los ancianos en los umbrales de su muerte, piensan en placeres para los que ya no están aptos por sus incapacidades y limitaciones.Pocos se plantean que su fin está muy próximo. 
 
Las mujeres no saben ya lo que es el pudor y con el consentimiento y hasta el orgullo de sus esposos o padres (si aun viven en la casa paterna) van por las calles que abochornan al Cielo por el poco pudor que tienen a la hora de vestir. Yo, María Santísima, os hablo.

Debéis rezar mucho los que veis estas cosas y os escandalizan, para que la luz de Dios se anteponga a las tinieblas de Satanás. 
 
Las almas viven sumergidas en profundas tinieblas, y cada vez más están más adentrados en ellas. 
 
Mirar a este planeta desde el Cielo es horrorizarse, porque la ley de Dios muchos ni siquiera la conocen, y otros muchos más, conociéndola, la ignoran y hasta la atacan, como si Dios en su infinita sabiduría fuera el que esté equivocado. Yo, María Santísima, os hablo.

Ya no os gustan la vida y ejemplos de los santos que llegaron tan lejos a base de luchar contra su propia voluntad.
 
Las tentaciones son las mismas ahora que antes, pero ahora se deja caer en ellas y no se las ataca para vencerlas. 
 
Ahora el esfuerzo se ha erradicado de vuestras vidas, y lo que os trae el enemigo de las almas lo aceptáis sin resistencia alguna. Fácil lo tiene ahora Satanás que no os sobreponéis a ninguna tentación y cedéis a ellas conformemente y sin importaros. 
 
Por eso hijos, vuestro castigo será inmenso, porque el castigo es según la culpa y tenéis mucha culpa en todos los estados y colectivos, incluidos en la Iglesia. Porque muchos sacerdotes no predican el Infierno, solo saben decir que Dios es misericordia  y Padre pero no dicen que Dios es justo y Juez y que de su justicia nadie se burla, ni los niños, ni los mayores, ni hombres, ni mujeres. 
 
Yo, María Santísima, os hablo y os advierto. 
 
Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario