19 ago. 2015

Mensaje 16 agosto 2015 - Jacareí Brasil - Conviertanse antes de que empiecen a suceder mis Secretos...


FIESTA DE LA ASUNCIÓN EN EL SANTUARIO
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Queridos Hijos, hoy, cuando ustedes celebran aquí la Fiesta de Mi Asunción en cuerpo y alma al Cielo, vengo a decirles que Yo Soy la Mujer Vestida de Sol y por lo tanto, Soy la señal de la victoria de ustedes.

Fui concebida sin pecado original y por lo tanto, ya en Mi Inmaculada Concepción aplasté la cabeza de Satanás, pues, mientras él dominaba a todos los seres del mundo que estaban debajo del pecado original y por lo tanto, también debajo de su esclavitud. Yo nací libre, libre de su esclavitud, de su influencia, de la esclavitud del pecado, por lo tanto, ya nací vencedora de Satanás.

Y después en Mi Asunción en cuerpo y alma al Cielo, aplasté nuevamente a Satanás porque él se enorgullecía tanto de haber conseguido hacer con que Adán y Eva pecasen, desobedeciesen a Dios y a través del pecado original, haber cerrado para sí y a sus descendientes las Puertas del Paraíso.

Él que se enorgullecía de haber desgraciado a toda la raza humana y de haber impedido que toda la raza humana pudiese algún día ver a Dios cara a cara en el Cielo, fue bárbaramente humillado viéndome a Mí, María, una hija de Adán y Eva subiendo al Cielo en cuerpo y alma, para allí ser entronizada a la derecha del Señor en Gloria y Majestad.

¡Oh Mis Hijos! No pueden imaginar la humillación de Satanás al verme a Mí, una criatura, una hija de Adán y Eva subiendo al Cielo en cuerpo y alma para allí recibir de nuevo aquella Inmortalidad, aquella Gloria, aquella Perfección, aquella Unión con Dios que Adán y Eva gozaban antes del pecado.  


En Mí, en Mi Asunción al Cielo, Satanás finalmente vio destruido todo aquello que él hizo, la desgracia en la cual él hizo que Adán y Eva, y todos sus descendientes cayeran al cometer el pecado original.

Satanás vio finalmente su obra totalmente destruida al verme al lado de la Trinidad, Coronada Reina del Cielo y de la Tierra.

Por eso, Mi Asunción al Cielo es la señal de Mi Victoria Definitiva sobre Satanás y es también la señal de la victoria de ustedes. Mi Asunción es la señal de Mi Victoria sobre Satanás porque Yo al subir al Cielo en cuerpo y alma, y allí ser Coronada, aplasté su soberbia cabeza del modo como arriba expliqué, o sea, cuando él Me vio, una hija de Adán y Eva concebida sin pecado, subiendo al Cielo en cuerpo y alma, y entrando allí en aquel Paraíso por aquellas Puertas Celestiales que él a través del pecado original había cerrado para toda la raza humana, allí él fue humillado.

Satanás tentó a Adán y Eva a desobedecer a Dios, ellos cayeron en su tentación, cometieron el pecado original y con ello, las Puertas del Cielo fueron cerradas para siempre para el hombre.

A través de Mi “Sí”, el Verbo se hizo carne y en la cruz pagó los pecados de ustedes, abriéndoles de nuevo las Puertas del Cielo, esto ya fue la derrota de Satanás. Y cuando él Me vio sentada a la derecha de Mi Hijo en la Gloria, su humillación fue completa y total.

Por eso, Yo que Soy la Mujer que humilló a Satanás. Yo que Soy la Señora que con Su “Sí” deshizo el abismo entre ustedes y el Creador, les traje al Redentor y con Él la Redención copiosa.

Yo Soy por lo tanto, señal terrible contra Satanás y Yo Soy la misma Señora que lo humilló en Mi subida al Cielo, voy a humillarlo de nuevo muy pronto en el triunfo de Mi Corazón Inmaculado, librando a la humanidad de su acción perversa que lleva a las almas cada día más por el camino del pecado y de la condenación eterna, alejando a las almas de Dios y haciéndolas revelarse contra las disposiciones de Dios.

Mi Asunción al Cielo también es la señal de la victoria de ustedes, porque Yo Soy la Celeste Comandante de ustedes y si Yo que Soy la Comandante de este Ejército, ya Soy vencedora; Mis soldados, aquellos que hacen parte de Mi Ejército también ya son vencedores.

A ustedes Mis Hijos, caben apenas luchar, batallar y esperar que llegue la hora de Mi Gran Victoria. Entonces, juntamente Conmigo, todos ustedes cantarán los Himnos de la Victoria del Señor y de Mi Corazón cuando Yo finalmente termine de aplastar la cabeza de Mi enemigo, prendiéndolo en el Infierno de donde nunca más podrá salir para hacer mal al mundo.

Entonces, ustedes entrarán en un nuevo tiempo de Paz y de Felicidad que el mundo jamás conoció. Sus ojos nunca vieron, ni podrían siquiera imaginar las maravillas que están preparadas para ustedes después de Mi Triunfo. Por eso, luchen Conmigo formando los Grupos de Oración que Yo pedí por todas partes, rezando todas las Oraciones que Yo di a ustedes aquí, rezando el Santo Rosario y perseverando en el Amor y en la Gracia de Dios.

¡Soy una señal cierta de victoria de todos ustedes Mis Hijos! Por eso en los momentos de dolor, sufrimiento, de angustia y de aflicción, miren para Mí asunta al Cielo, Vencedora de Satanás y ustedes se llenarán de confianza, de esperanza y de fuerza interior para continuar luchando Conmigo por la salvación de Mis Hijos que están alejados de Mí y perdidos en las tinieblas del pecado.

Yo les amo a todos y estoy con todos ustedes en todos los sufrimientos y cruces que ustedes cargan.

Conviértanse lo más rápidamente posible porque muy pronto Mis Secretos sucederán y entonces, ustedes no podrán más recibir tantas Gracias como ahora ustedes reciben y luchen por la conversión de todos Mis Hijos, porque ahora la salvación se deja encontrar aquí por Mí todos los días, pero cuando Mis Secretos comenzaren a suceder, ellos no permitirán más que las personas vengan hasta aquí, vengan hasta Mí, porque el mundo estará en gran tribulación y convulsión.

Mis Hijos, conviértanse, conviértanse rápidamente, pues, mañana podrá ser tarde demás.

Yo les amo a todos y les bendigo a todos ahora: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario