27 ago. 2015

Mensaje 23 agosto 2015 - Jacareí - Su mayor debilidad es su propia libertad...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Amados Hijos, hoy, cuando conmemoran aquí Mi Fiesta de Reina del Cielo y de la Tierra, Reina del Universo, Yo vengo una vez más a decir a todos, a todos que Soy la Reina del Cielo y de la Tierra y todo, todo lo que existe, Dios colocó debajo de Mi Imperio.

Soy la Reina del Cielo y de la Tierra, y por eso, todos los elementos, todos los seres animados e inanimados, todos están debajo de Mi Poder.

Puedo hacer lo que quiero, puedo cambiar lo que quiero para la Gloria de Dios, puedo realizar los milagros y prodigios que Yo quiero para suscitar la fe, para convertir los pecadores y para traerlos de vuelta a Dios.

Fue lo que Yo hice en Lourdes, en Fátima, en Knock y en tantos lugares donde aparecí, también aquí. Los prodigios que Yo realicé y realizo en Mis Apariciones son todas pruebas, señales de Mi Poder, señales del Poder que Me dio la Santísima Trinidad para ayudar y salvar a Mis Hijos, para despertar la fe, para convertir los pecadores, para reconducir todas las almas al buen camino de Dios.

Si Soy la Reina del Cielo y de la Tierra y tengo todo este Poder, puedo salvar a quien Yo quiero, o sea, puedo ir a buscar al pecador que esté en el pecado que Yo quiero y reconducirlo incluso a través de los milagros al buen camino de la salvación para que verdaderamente llegue a Dios a través de una vida santa, de la conversión y sea salvo.

Sí, puedo salvar al pecador que Yo quiero y feliz del pecador que cae en “Mis Buenas Gracias” como decía Mi Hijito Marcos. Este no tendrá nada que temer de su salvación porque si Yo Soy favorable a alguien ¿Quién podrá perder esta alma que Yo amo, que Yo defiendo, que Yo protejo, que Yo guio, que Yo alimento, que Yo conduzco, que Yo formo y por quien Soy favorable, y quiero su salvación encima de todo?

Por eso Mis Hijos, ustedes que Yo escogí para conocer Mis Mensajes, ustedes son esos Hijos que Yo amo, protejo, guardo, prefiero y que cayeron en Mis Buenas Gracias.

Yo Soy a favor de la salvación de ustedes y si Soy a favor de la salvación eterna de ustedes ¿Quién podrá impedir esta salvación? ¡Oh no! Los demonios y ni todo el infierno conjurado podrá impedir la salvación de ustedes si Yo así bien la quiero.

Los únicos que pueden impedir la salvación de ustedes, son ustedes mismos. Porque Dios les dio el libre albedrío, la voluntad libre que Él respeta y Yo no puedo salvarles si ustedes no quisieren, si ustedes no obedecen Mis Mensajes con amor, si no rezan las Oraciones que Yo pedí, si ustedes no se dejan conducir y formar por Mí en el camino de la Santidad, no puedo hacer nada por la salvación de ustedes.

Por eso Mis Hijos, decídanse hoy mismo por Dios, por Mí, denme su “Sí” para que Yo pueda conducirles por el camino de la Santidad, de la Salvación, de la Gracia y del Amor Divino, de la Perfecta Caridad. Mi Llama de Amor es la Perfecta Caridad y es el Amor Divino en sumo grado.

Si ustedes Me abrieren hoy sus corazones, colocaré en ustedes Mi Llama de Amor, el Amor Divino, la Perfecta Caridad.  Y cuanto más ustedes vayan despreciando la voluntad de ustedes, cuanto más ustedes vayan renunciando a la voluntad de ustedes, a los deseos de la carne de ustedes para hacer Mis deseos y la Voluntad de Dios, más y más Mi Llama de Amor, la Perfecta Caridad crecerá en ustedes hasta la plenitud de Su fuerza.

Y entonces, ustedes serán aquellos Santos que Yo tanto deseé, que Yo tanto esperé y que profeticé a Mi Siervo Luis María de Montfort: “Los Grandes Santos que deberían surgir en el fin de los tiempos, haciendo obras admirables de amor por Mí, por el Señor, para la salvación del mundo.” Sean ustedes Mis Hijos estos Santos, abriendo sus corazones totalmente a Mi Llama de Amor.

Soy la Reina del Universo, someto a Mi Poder a los Ángeles, a los Santos, al sol, a la luna, las estrellas, los animales, la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay. Someto a Mi Poder hasta incluso a los propios demonios, hasta incluso Lucifer. Y de buen o de malo agrado, ellos tienen que curvarse delante de Mí y reconocerme Inmaculada, Santa, sin pecado y Señora de todo lo que existe.

Pero no puedo someterles a Mi Poder ni al Poder de Dios si ustedes no lo quisieren. Por eso Mis Hijos, entiendan que la libertad de ustedes es la mayor debilidad de ustedes. Porque ustedes no entregan la libertad y la voluntad de ustedes a Mí y a Dios, Satanás consigue tentarles y llevarles a cometer pecado, entristeciendo el Corazón de Mi Hijo y el Mío.

Por eso Mis Hijos, líbrense de esa debilidad, o sea, den la libertad de ustedes a Mi Hijo Jesús y a Mí. Entonces, ustedes serán más fuertes que el mundo, más fuertes que Satanás, más fuertes que la propia carne de ustedes y finalmente Mi Llama de Amor podrá ser transmitida, comunicada de Mi Corazón al corazón de ustedes. Y allí romperá poderosa en el corazón, en el alma y en la vida de ustedes, realizando las mayores maravillas que jamás fueron vistas desde que el Verbo se hizo carne.

Yo les amo con todo Mi Corazón y rezo para que ustedes Me den su libertad, Me den su voluntad para que así, Mi Llama de Amor pueda comenzar a trabajar, a actuar en ustedes sin ningún obstáculo de apego material, de pecado o de amor desordenado a la carne y a la voluntad personal de ustedes.

Yo rezo para que ustedes escojan la opción cierta: dar a Dios el “Sí”, darme a Mí el “Sí”, para que Yo pueda realizar en ustedes finalmente Mi Plan de Amor que ya fue arruinado y atrasado porque las almas no Me dan su “Sí”.

Continúen defendiendo Mis Apariciones en Medjugorje y aquí con todo amor y celo de ustedes. Gracias al celo de ustedes, los enemigos no pudieron esparcir las mentiras de Satanás por mucho tiempo. Ustedes queden firmes defendiendo Medjugorje, Jacareí y todas Mis Apariciones. Con la defensa, con el trabajo, el celo ardoroso de ustedes Mis Hijos, las mentiras de Satanás serán finalmente neutralizadas, aniquiladas y caerán por tierra sin poder y el río de aguas que él vomitó de su boca contra Mí para sumergirme, finalmente será tragado por la tierra, o sea, detenido por ustedes y Satanás no podrá destruir Mis Planes.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días y todas las Oraciones que Yo di a ustedes aquí. Cada vez que ustedes rezan el Rosario hay una gran alegría en el Cielo, los Ángeles cantan, los Santos tienen un nuevo gozo accidental, o sea, son tomados de un nuevo júbilo celestial por el Rosario que ustedes rezan.          

Las almas del purgatorio salen de allí en bandas luminosas muy grandes. Suben al Cielo cantando, felices para siempre, para ver a Dios cara a cara. Y muchas almas que están prisioneras de Satanás en el pecado en la tierra, son tocadas por la Gracia de Dios y se enamoran por el Señor.

Con sus Oraciones, con sus Rosarios, cada día Yo hago avanzar Mi Plan de Amor, ello no solo avanzará más porque ustedes rezan poco, porque son tan pocos los que rezan. Recen más y hagan con que el número de personas que rezan aumente más, para que así, Mi Plan de Amor finalmente sea realizado y el mundo sea liberado de la acción de Satanás, de la guerra, de la maldad y de la violencia, por un milagro de amor de Mi Corazón Inmaculado.

A todos bendigo ahora con amor: de LOURDES… de KNOCK… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario