13 ago. 2015

Mensaje 9 agosto 2015 - Jacareí - No puedo unirme a un corazón preso con las obras de la carne

MENSAJE DEL DIVINO ESPÍRITU SANTO


“Mis Bien Amados, Mis Hijitos, Yo, el Espíritu Santo, vengo hoy en la Fiesta que están celebrando de Mi Esposa Divina María, Mi Princesa.

Vengo hoy para decirles: “Les amo, les amo mucho y la mayor prueba del gran amor que les tengo son las Apariciones de Mi Princesa María aquí, de Mi Esposa Mística y Divinal en medio de ustedes hace tantos años.

Sí, todos estos años que duran las Apariciones de Ella aquí con todo el Cielo, son la mayor señal y prueba del gran amor que les tengo. Si Yo no les amase, no habría enviado a María aquí para quitarles del camino del pecado, para enseñarles la Santa Fe, para enseñarles el camino de la Santidad y aquello que Me agrada.

Si Yo no les amase, no habría enviado a María aquí para transformarles en Mis Ciudades Místicas, donde Yo quiero habitar. No habría enviado a María aquí para transformarles en los altares, en los altares de Gracia para Mí.

María es la gran prueba de amor que les tengo, pero deben convertirse luego, porque las Apariciones de Ella aquí ya están en la fase final.

Muy pronto Sus secretos, que Ella dio a Nuestro Amadísimo Marcos y a otros Videntes Verdaderos se cumplirán. Y aquellos que no quisieron oír Mi voz, que no quisieron escuchar Mi Llamado por medio de Ella, estos no tendrán más tiempo de convertirse.

En verdad les digo: “Estos Mensajes de María, Nuestros Mensajes aquí, que ahora son despreciados por tantos, serán buscados más que el agua en el desierto cuando los secretos comenzaren a suceder. Infelizmente para muchos ya será tarde demás, porque el plazo para la conversión del mundo ya está terminando.”   

No sean del número de esos locos infelices y conviertan sus vidas ahora que Yo Me dejo encontrar por ustedes: Bondadoso, Amoroso, Cariñoso y Deseoso de salvarles.

Porque en el día, en el día de la Justicia del Padre, Jesús y Yo no miraremos más para ustedes con miradas de Misericordia, pero sí con miradas de Justicia, porque todo ya se les fue dado para la salvación de ustedes. Y ustedes insisten en despreciar todo, en echar fuera su salvación y apegarse a las obras de la carne que llevan al pecado y a la condenación.

Por eso, Yo hago hoy un nuevo llamado: “Vengan a Mí, pero vengan por María, vengan a Mí por María mientras aún es tiempo, porque estoy cerca de ustedes Mis Hijos y Me dejo encontrar por ustedes."

Yo Soy la Tercera Persona de Dios, pero les amo con el mismo amor con que el padre ama a sus hijos. Yo, el Padre y Jesús somos UNO, Un solo Dios, Un solo Corazón y les amamos con el mismo amor que el padre tiene a sus hijos.

No quiero la condenación de ustedes, por eso vengo aquí para llamarles una vez más para que vuelvan al buen camino mientras es tiempo. Conviértanse de sus pecados, cambien de vida, recen verdaderamente con el corazón, tengan una vida de oración fervorosa. Porque sin la Oración, ustedes no pueden encontrarme ni recibir de Mis manos ninguna Gracia.

Vengan a Mí que tengo tantas Gracias para darles por medio de María, Ella que verdaderamente es la Madre de ustedes, les ama y a través del cual Yo les atraje para Mí, les atraje a través de la Bondad, de la Dulzura, de la Delicadeza de María, que es tan buena, para que ninguno de ustedes tuviese recelos de aproximarse de Mí.

Vengan Mis Hijos, porque por María les daré todo, todo lo que Me pidan en Nombre de María, por los Méritos de María, de Sus Dolores, Lágrimas, Su Obediencia, Su Amor a Mí, todo, todo, todo Yo les daré.

Cuando ustedes rezan el Rosario, Yo escucho la voz de Ella junto con la de ustedes y por eso, les doy todas las Gracias, como si estuviese dándolas a Mi Esposa Amadísima.

Ahora deseo que ustedes crezcan en la Perfecta Caridad, en el Perfecto Amor a Dios que solo crecerá en sus corazones cuando ustedes despreciaren la voluntad de su carne. Cuando renunciaren a su voluntad pecaminosa. Solamente así, Mi Amor, Mi Llama de Amor entrará en sus corazones y crecerá en sus corazones.

Digan “Sí” a Mi Voluntad, desprecien la de ustedes y verán como Mi Llama de Amor entrará en sus corazones y realizará en sus corazones obras maravillosas.

Yo no Me puedo unir con el corazón que aún está preso con las obras de la carne. Solamente cuando este corazón se libere como el pájaro que corta el lazo que lo prende. Solamente así, Yo podré unirme con el alma y el alma podrá volar bien alto en el Cielo de Mi Amor, conociendo Mi Divinidad, conociendo quien Soy Yo, conociendo Mi Amor y uniéndose Conmigo.

Por eso Mis Hijos, para crecer en el Perfecto Amor, en la Perfecta Caridad para Conmigo, deben primero morir para ustedes mismos, despreciando su carne y su voluntad carnal.

Yo deseo que sus familias verdaderamente sean Templos Míos, donde Yo pueda entrar, donde Yo pueda derramar Mi Amor, Mi Gracia y donde pueda vivir con ustedes. En sus familias infelizmente aún hay tantas cosas que Me entristecen, que Me aleja de ustedes. Cambien sus familias, conviertan a sus familias en Templos Míos, en Cenáculos de Oración con Mi Esposa María. Y entonces, bajaré en sus familias e inundaré sus familias de las Gracias de Mi Amor. Transformen sus familias en Grupos de Oraciones con Mi Esposa María y prometo que allí Yo bajaré para realizar las mayores maravillas de Mi Gracia.

Ustedes son extremadamente amados por Mí, no pueden imaginar el Inmenso Amor con el cual Yo les escogí, les llamé y les traje aquí. Mi Amor les predestinó desde el vientre de sus madres, para ser Míos a través de María. El conocimiento de los Mensajes de Ella y de la Verdadera Devoción a Ella que aquí les son dadas, son la señal de la predestinación de ustedes. Señal claro que Yo les escogí, les llamé y les traje aquí para ser educados por Mí mismo en persona y también en la persona de María y de Mis Santos.

El hecho de estar aquí es una señal de predestinación, porque la Gracia de conocer las Apariciones de Mi Esposa María aquí y también de conocer Mis Mensajes aquí, estas Gracias Yo solo doy a aquellas almas que Yo quiero salvar y a las cuales Yo ya reservé un lugar en el Cielo. Cuiden de no perder este lugar por el pecado, tornándoles indignos de ello.  

Yo les amo, les amo mucho y quiero salvarles a todo costo. Recuerden que Yo envié a María aquí para hacer la última oferta de salvación. Después que estas Apariciones terminen, nunca más ofreceré la salvación de nuevo al mundo. Antes, voy a quemarlo con un fuego devorador, lo limpiaré de sus crímenes y pecados. Y nunca más este mundo será ensuciado por los pecadores ni por los demonios, porque Yo los prenderé en las Llamas Eternas de donde no podrán más salir. Y el mundo gozará de un nuevo tiempo de Paz, Alegría, Armonía, Prosperidad, Santidad y Amor a Mí, Su Dios.

¡Conviértanse por lo tanto, rápidamente! Es la última oferta de salvación que les hago mientras María está aquí dándoles Mensajes, les oferto la salvación todos los días. Cuando María termine Sus Apariciones aquí, cuando se acabe el tiempo de Ella aquí, ya no ofreceré más Mi salvación a ustedes. Por eso Mis Hijos: “¡Conviértanse rápidamente! Para que en el día de Mi Justicia, Yo no tenga que llorar por la pérdida eterna de sus almas.”

La salvación es fácil, la salvación es dulce para aquellos que verdaderamente la quieren con toda su voluntad. Deséenla, acepten la salvación que Yo les ofrezco aquí por María y verán como verdaderamente estaban ciertos los Santos, Mis Siervos cuando Ellos decían: “Es más fácil salvarse de que condenarse.”

Basta el “Sí” de ustedes, basta renunciar a su voluntad y darme la voluntad de ustedes y libertad, y el resto todo Yo les daré en añadidura. Busquen el Reino de Dios y Su Justicia. Busquen la Santidad que Me agrada. Búsquenme a Mí, el Santo de los Santos y todo les será dado por añadidura.

Hoy, en la Fiesta del Nacimiento de Mi Esposa María, bendigo a todos con gran amor aquí: de NAZARET… de JERUSALÉM… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA 
 
“Mis Amados Hijos, hoy, cuando celebran la Fiesta de Mi Nacimiento que fue en el día 5 de Agosto, Yo vengo nuevamente del Cielo para decirles: “Yo nací para ser el refugio de ustedes, para abrigarles en estos tiempos malos de gran apostasía, del predominio de Satanás y del pecado, y para aquí en Mi Santuario, que es Mi Inmaculado Corazón para ustedes, Mi refugio para ustedes, el Arca que preparé para abrigar como Dios preparó el Arca de Noé para abrigarlo con su familia. Aquí en este Santuario, que es Mi Arca de Protección y de Amor, quiero guardarles a todos, Mis Hijos. Para que aquí sean protegidos de la gran confusión espiritual, del predominio del pecado y de la dominación de Satanás que ahora se torna general en las almas y en el mundo.”

Yo nací para ser el refugio de amor de ustedes, para consolarles en sus tribulaciones, para darles fuerza en sus sufrimientos, para darles la luz de la Sabiduría del Espíritu Santo cuando ustedes estén delante de las decisiones difíciles, para darles también la Gracia del Entendimiento, de las palabras que el propio Dios aquí les dirige directamente y por medio de Mí, para que verdaderamente el alma de ustedes se abra a una capacidad ilimitada: de adorar, de amar, de alabar, de servir y obedecer a Dios.

También estoy aquí para ser el sol luminoso, para disipar las tinieblas del error, del pecado y del mal en sus vidas y llevarles siempre más al perfecto cumplimiento de la Voluntad del Señor.

Yo nací para ser el refugio de paz de ustedes en estos tiempos de tanta violencia, maldad y desamor entre los hombres. El hombre se olvidó de Dios, quitó a Dios de su corazón y de su pensamiento y eso lo transformó en una fiera rabiosa que no ama a nadie y nada.

¡Cómo los corazones hoy están llenos de violencia, de maldad y de falta de amor, porque no tiene a Dios! El ser humano también se olvidó que tiene un alma, no cree más que tiene un alma y por esa causa, la mata todos los días, cometiendo pecado mortal y colocando su alma en la esclavitud a Satanás.  

Si el hombre creyese que tiene un alma a salvar, la protegería, cuidaría de ella, la alimentaría con Oración, Meditación y Obras Santas para que ella viviese, para que su alma fuese santa, fuese bella, pero el hombre no cree más que tiene un alma y por esa causa, vive como un animal, únicamente para dar a su carne todo lo que ella quiere ni que esto lleve a su alma al pecado y a la muerte eterna.

¡Cómo ustedes son crueles Mis Hijos! Ustedes no son capaces de amar ni a su propia alma, por eso no son capaces de amar al prójimo santamente con el Amor Divino. Si tuviesen amor por sus almas, cuan diferentes serían Mis Hijos, cuan diferente sería el mundo. Los hombres solo buscarían el bien porque el alma solo puede vivir en el bien, en la unión con Dios, en las Obras Santas que agradan a Dios.

Entonces, todos buscarían las Virtudes, la Santidad, la unión con Dios, la Amistad con Él, vivir una verdadera vida en Él. Y entonces, todos serían repletos de Dios, el alma de todos serían llena de la Llama de Amor del Señor y el mundo entonces sería un paraíso de Gracia, de Santidad, de Bondad y de Amor entre los hombres. Pero los hombres son crueles Mis Hijos. No viven sino para ofender a Dios, usando inclusive los talentos que Dios les dio, matan sus propias almas y matan las almas de los prójimos, llevándolos por el mal camino.

¡Conviértanse! ¡Vuelvan a Dios! Y crean verdaderamente que tienen un alma a embellecer purificar, santificar y salvar, y dedíquense Mis Hijos a salvar su alma y salvar las almas de sus hermanos con Oraciones, Sacrificios y la divulgación de Mi Palabra.

Yo nací para ser una señal de esperanza para ustedes, porque ya naciendo sin mancha de pecado original, aplasté la cabeza de Satanás y Mi Inmaculada Concepción, Mi Nacimiento libre de la esclavitud común de los mortales al pecado y a Satanás, ya Me tornó victoriosa desde el principio sobre Satanás y sus potencias.

Por eso Mis Hijos, Mi Nacimiento es la señal segura para ustedes de que en el final, Yo aplastaré de nuevo la cabeza de Satanás, esta vez definitivamente y lo venceré prendiéndolo para siempre en las Llamas Infernales de donde nunca más podrá salir para perder a las almas.

Mi Nacimiento sin mancha de pecado original que deshizo el abismo que había entre el Creador y los hombres, Mi Nacimiento que abrió para ustedes el pasaje para venir al mundo a redimirles. Mi Nacimiento que fue por lo tanto, la Aurora de la Redención, aplastó a Satanás la primera vez y es por eso que Yo, Su Madre Nacida sin el pecado original, voy a aplastarlo nuevamente muy pronto y les libraré de toda opresión satánica y de las tinieblas de la apostasía, falta de fe, paganismo y todos los males que él esparció en el mundo para perder a sus almas.   

Confianza y esperanza. Yo triunfaré. Continúen rezando Mi Rosario todos los días y todas las Oraciones que les di aquí, sobretodo la Hora del Espíritu Santo, que tanto lo agrada, que tanto lo consuela, y tanto lo desagravia de tantos pecados con que Él es ofendido.

Propaguen la Hora del Espíritu Santo ahora más que nunca, para que todos sepan que Él existe y más que eso, crean en Él con amor, lo amen, lo sirvan, lo adoren y se esfuercen por transformarse en Moradas del Espíritu Santo, en Templos del Espíritu Santo y todas las almas se transformen en Esposas Místicas de Amor del Espíritu Santo.

Ustedes Mis Hijos, son profundamente amados por Nosotros. Lo que Mi Esposo Divinal, el Espíritu Santo les dijo bien que es verdad: “Mis Apariciones aquí son la mayor señal de que Yo les amo y si ustedes están aquí fue porque les escogí desde el vientre de sus madres y esto es una señal de predestinación, o sea, que ustedes están destinados a habitar las Moradas Celestes que ya están preparadas para ustedes.”

No pierdan esta Morada por el pecado, vivan en la Gracia de Dios para ser dignos de las Moradas Celestiales a las cuales están predestinados. Yo les amo mucho y este lugar es verdaderamente el Palacio de Amor de Mi Corazón Inmaculado. Aquí Yo les doy y siempre daré todo el bien y toda la Gracia si Me piden con amor y fe.

Vengan a Mí todos los sábados para desagraviarme, vengan aquí todos los domingos para rezar con el corazón. No vengan para quedar hablando y caminando, esas personas no Me agradan.

Vengan verdaderamente para quedar en la presencia de Mi Imagen Milagrosa, porque a través de ella, les miro, les bendigo, les curo, les abrazo, les amo, derramo sobre ustedes las Gracias Celestiales del Señor.

Vengan para quedarse Conmigo en dulce Oración y en dulce intimidad amorosa en la Oración.

A todos Yo bendigo con amor: de MONTICHIARI… de LOURDES… y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados. La Paz Marcos, el más obediente y esforzado de Mis Hijos.”   

No hay comentarios:

Publicar un comentario