22 sept. 2015

Mensaje 19 septiembre 2015 - Jacarei - La Oracion es imprescindible para recibir Gracias


(Marcos): “¡Para siempre sean alabados Jesús, María y José! Sí. Sí, haré, sí. En realidad eso que me pediste Señora, yo ya comencé e infelizmente por causa de los problemas de esta semana no pude terminar, pero esta semana te prometo Señora que pronto daré ese servicio. Sí. Sí Señora…Sí Señora, diré a él, sí. Sí Señora, también diré a ella. Sí, entregaré, sí. Sí, ya sé quién es. Sí."

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Aparecieron también: San Miguel Arcángel y el Ángel San Mariel

“Mis Queridos Hijos, hoy, cuando ustedes recuerdan Mi Aparición en La Salette, Yo vengo aquí en esta casa tan amada por Mí, en esta familia, también tan amada por Mí para decirles: “Les amo mucho.”

Yo les amo de todo Mi Corazón y Mi Aparición aquí hoy, es la gran señal de cuanto amo esta familia, de cuanto les amo a todos que están aquí, de cuanto amo esta Ciudad, de cuanto amo el Brasil.

Quiero ayudarles a todos, pero depende de ustedes, cuanto podré ayudarles a ustedes mismos. Si ustedes no rezan, si ustedes no abren sus corazones para Mí, no tengo como ayudarles, porque así como Dios respeta la libertad del ser humano en amarlo o no amarlo, Yo también Soy forzada a respetar la libertad de ustedes, y si ustedes no Me quieren, si ustedes no quieren rezar Conmigo Mi Rosario, no tengo como ayudarles.  

Por eso Hijitos, lo que Yo les pido más profundamente en esta noche, es que ustedes Me abran sus corazones y que ustedes Me dejen actuar en sus vidas, transformando todo lo que en sus vidas no es bueno, les causa sufrimiento, infelicidades, transformar todo eso en alegría, felicidad y bendición. Por eso, agarren el Rosario, recen Mi Rosario y poco a poco, Yo transformaré sus vidas en un mar de Paz, de Alegría y de Amor.

Muchas Gracias que ustedes vinieron pedirme les serán concedidas, pero ustedes deben rezar, porque la Oración es condición para que Dios libere cualquier Gracia de Sus manos.

Hoy es el día en que Yo aparecí llorando en La Salette para decirles: “Que Mi Corazón sufre por cada Hijo Mío que se pierde en el pecado y a cada hora, más y más Hijos Míos se pierden, alejándose de Dios y de Mí, y caminando por el camino de la violencia, del pecado, de la perdición.”

Ayúdenme Mis Hijos, ayúdenme rezando mucho para salvar a Mis Hijos, ayúdenme haciendo los Grupos de Oración por todas partes, para salvar a Mis Hijos. Yo cuento con ustedes, Yo pongo Mi esperanza en ustedes, ustedes fueron muy amados por Mí.

En verdad, cuando ustedes fueron concebidos en el vientre de sus madres, Yo ya les conocí, ya les amé y les escogí para estar hoy aquí juntito de Mí, conociendo Mi Amor, conociendo las maravillas que Yo hago en Mis Apariciones en Jacareí. Ustedes no vinieron aquí solamente porque quisieron, Yo les amé primero y les traje aquí con la fuerza de Mi Amor.

Abran sus corazones para Mi Llama de Amor y ella entrará en ellos, y transformará completamente sus corazones. Quitaré de sus corazones: toda depresión, toda tristeza, toda preocupación, toda falta de Paz y colocaré en su lugar: Alegría, Amor, Paz, Esperanza y una vida nueva.

La Oración entonces, no será más pesada, difícil para ustedes, ella será leve y cuando ustedes recen, se sentirán leves, se sentirán en paz, porque la Oración producirá paz en sus corazones, sentirán Mi presencia y recibirán muchas Gracias de Mí a lo largo de sus vidas.

Todo lo que Yo quiero de ustedes es apenas una cosa: “Que ustedes amen a Dios, que ustedes Me amen, la Madre del Cielo de ustedes y que ustedes se amen también los unos con los otros de todo corazón.”

Porque el ser humano se alejó de Dios, perdió el amor, también perdió el amor por el prójimo. Por eso en las familias solo hay peleas, en el mundo solo hay violencia, maldad y falta de amor.

Si ustedes comienzan a amarse los unos a los otros de corazón y a rezar, muy pronto, regiones, países enteros de la tierra serán curados de la violencia, de la maldad, de las guerras y el mundo finalmente tendrá Paz.  

Ahora, derramo sobre todos ustedes una gran lluvia de Gracias y de Bendiciones. Estas Mis Bendiciones permanecerán con ustedes por toda su vida y ustedes también podrán trasmitir estas Bendiciones con el corazón, para todos aquellos que ustedes encuentren.

Yo les bendigo con amor ahora: de LA SALETTE… de LOURDES… y de JACAREÍ.”



(Marcos): “Diré, sí. Muchas gracias Querida Madre por estas Gracias y por haber venido aquí hoy en esta familia, transformando esta familia en un pequeño Cielo, transformando esta familia en un Jardín de Gracias y de Bendiciones. Muchas gracias, te agradecemos Señora de todo nuestro corazón. También te agradezco Señora por la feliz noticia de esta semana, que mi prima que usted Señora curó y visitó, finalmente tuvo alta médica y está librada definitivamente de todo tratamiento, de todo aquel sufrimiento. Muchas gracias, hasta pronto Señora Mía, amor mío y mi vida.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario