23 oct. 2015

Mensaje 18 octubre 2015 - Jacarei


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Mis Queridos Hijos, hoy, Yo vengo nuevamente a invitarles a abrir sus corazones para Mi Llama de Amor.

Solamente cuando ustedes tuvieren Mi Llama de Amor como tuvo Mi Hijo Gerardo, ustedes podrán hacer cosas grandiosas en el mundo como Él hizo.

Era Mi Llama de Amor que daba a Gerardo el poder de tocar los corazones, de convertir los pecadores, de realizar curas, liberaciones, de mostrar los demonios para los pecadores a fin de que ellos se convirtiesen y no fuesen para el infierno.

Y todos aquellos prodigios que sucedían en la vida de Mi Siervo Gerardo, todos, todos ellos fueron producidos por Mi Llama de Amor que actuaba y que operaba en Él en sumo grado con toda su potencia.

Para que esto también suceda en sus vidas, deben abrir sus corazones a Mi Llama de Amor, que es el Espíritu Santo y no oponer jamás resistencia a esa Llama de Amor. Para que ella verdaderamente pueda irrumpir poderosa y realizar Gracia sobre Gracia para la conversión y la salvación de los pecadores y del mundo.

Para que ustedes tengan Mi Llama de Amor, deben renunciar primero al pecado, deben renunciar al mundo y liberarse de todo lo que ocupa el lugar de Mi Llama de Amor en sus corazones.  

Cuando sus corazones estuvieren vacíos del mundo, vacíos de la propia voluntad, entonces, Mi Llama de Amor entrará allí, tomará todo el corazón de ustedes y realizará a través de ustedes cosas grandiosas y maravillosas para la salvación de la humanidad.

Mi Llama de Amor es la Gracia de las Gracias, es la Bendición de las Bendiciones y es el secreto de los Santos, porque Ellos quisieron Mi Llama de Amor más de que todo, con toda la fuerza de su voluntad y para tenerla, dejaron todo el mundo. Yo di a Ellos y fue con esta Llama que Ellos realizaron los mayores prodigios de Mi Amor y de Mi Gracia en el mundo.

Quiero realizar las mismas Gracias ahora, principalmente en estos tiempos en que Satanás actúa fuertemente en el mundo, llevando a cada hora, más almas para lejos de Mí, seduciéndolas para el pecado y para la condenación eterna.

Quiero actuar poderosamente con Mi Llama de Amor por medio de ustedes, para salvar a Mis Hijos.

Por eso les pido: “Abran sus corazones para Mi Llama de Amor, déjenla actuar, hagan los Grupos de Oración que Yo pedí por todas partes, rezando todas las Coronillas que Yo les di aquí, sobretodo también, Mi Hora de la Paz, y Yo prometo que Mi Llama de Amor va actuar poderosamente para la salvación de muchos de Mis Hijos.”

Recen el Rosario con el corazón, dejando Mi Llama de Amor entrar, crecer e irradiarse de sus corazones para todos los corazones.

Continúen rezando todas las Oraciones que Yo les di aquí, porque es por medio de estas Oraciones que Yo comunicaré Mi Llama de Amor a ustedes y la transmitiré por medio de ustedes a todo el mundo.

Yo les amo a todos y todos ustedes fueron escogidos por Mí misma con gran amor para estar aquí y hacer parte de Mi Ejército de Oración, de Amor y de Salvación.

A todos hoy, Yo bendigo: de FÁTIMA… de LA SALETTE… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE SAN GERARDO MAYELA

“Mis Queridos Hermanos, Yo, Gerardo, estoy felicísimo por venir hoy a ustedes en el día en que están celebrando Mi fiesta aquí. Les amo mucho, les amo con todo Mi Corazón.

Este lugar es muy amado por Mí, todos ustedes son muy amados por Mí, por eso, torné milagrosa Mi Imagen que está aquí afuera de la Capilla, para por medio de ella, favorecerles aún más, a sus familiares y a todos aquellos que vienen aquí en este lugar con amor y confianza a recurrir a Mí y rezar el Rosario de la Madre de Dios.

Mi vida es un sol luminoso para ustedes, que les enseña el Verdadero Camino para el Cielo.

Imiten Mis Virtudes, imiten Mis buenos ejemplos, imiten Mi vida de Oración, Mi vida de Sacrificio, Mi vida de total donación a Dios y a Su Madre Santísima, y la vida de ustedes también se tornará un sol luminoso para disipar las tinieblas del mundo.

Mi vida es un sol luminoso para ustedes, que les enseña cómo amar perfectamente a la Madre de Dios, dando a Ella toda la vida, todo el corazón, todo el amor de ustedes, prefiriéndola a todas las otras cosas y criaturas como Yo hice.

Y entonces, Ella también les preferirá, les dará todo Su Amor, todo Su Cariño, toda Su Llama de Amor que se desencadenará poderosa en sus vidas, produciendo en ustedes Gran Santidad y también en los otros grandes conversiones, gran fervor, gran amor a Dios.

Mi vida es un sol luminoso para ustedes, que les muestra, que deben verdaderamente despreciar la voluntad de su carne, renunciar al pecado, que les puede llevar para siempre para lejos de Dios, para lejos de la Madre de Dios y de Nosotros, los Santos.

Y preferir la vida de la Amistad con Dios, del amor a Nuestra Señora, de la Oración, que sin embargo, sea una vida que exige sacrificio, perseverancia y mucho esfuerzo, es una vida que ya en la tierra es recompensada por la Madre de Dios: con la Gracia de Su Llama de Amor y sus maravillosos efectos, y después es recompensada en el Cielo con la Corona de la Gloria, de la Felicidad y de la Vida Eterna.

Imiten por lo tanto Mi vida, y la suya también se tornará un sol luminoso para este mundo lleno de tinieblas y entonces, brillará la Luz del Señor y de la Madre de Dios, que aquí en este lugar vinieron con todo Su Amor para salvar a la humanidad.

Yo les amo a todos, a todos sin distinción, les quiero mucho bien, les defiendo de todos los peligros y nunca, nunca les dejaré.

A todos Yo bendigo con amor: de MURO LUCANO… de MATERDOMINI… y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hermanos. La Paz Marcos, el más fervoroso de Mis Devotos y el más querido de Mis Amigos, te amo y amo este lugar que es Mi Segundo Cielo.”




MENSAJE DE SAN CELSO MÁRTIR
San Celso convirtiendo almas. Murió martirizado en el año 68. 

“Amados Hermanos Míos, Yo, Celso, Siervo del Señor y de la Madre de Dios, Me alegro por venir por la primera vez a este lugar tan amado del Señor, de la Madre de Dios y también por Mí.

Ustedes no Me conocen, pero Yo les conozco, les amo, les ayudo y les defiendo hace mucho y mucho tiempo.

Les quiero mucho bien, les amo de todo Mi Corazón y vine para decirles: “Amen a la Madre del Amor que es Nuestra Señora.”

Ámenla con todo su corazón como Gerardo la amó, como Yo la amé, como todos los Santos la amaron y ustedes atraerán los ojos misericordiosos, bondadosos y llenos de agrado del Padre Eterno sobre ustedes, del Hijo Jesús sobre ustedes, del Espíritu Santo, Su Esposo Divinal sobre ustedes, que les cubrirán con toda suerte de Bendiciones y de Gracias.

Amen a la Madre del Amor, que es María y que no es amada por esta humanidad ciega, dura de corazón, pecaminosa, malvada, impía y cruel con su propia Madre, que les fue dada en el alto del Calvario por el Señor Jesús Agonizante.

Esta humanidad en vez de agradecer este tan grande Don del Señor, de agradecer este tan grande regalo del Señor, pisa en este regalo, desprecia este regalo y hace sufrir este regalo que es la Madre de Dios que tanto les ama.

Ella llora, nadie tiene piedad de Ella. Todos saben que Ella aparece, que Ella da Mensajes, pide Oración, pide Sacrificio y Conversión, pero nadie la atiende, nadie la escucha, nadie quiere cambiar de vida, nadie quiere rezar, nadie quiere hacer nada. La hacen continuamente sufrir, llorar, repitiendo las mismas ofensas y pecados contra Dios y contra Ella.

Esta humanidad malvada muy pronto será castigada por Nuestro Señor. Esta humanidad que no dio valor a tan grande Don hecho a ella por el Señor.

Amen a la Madre del Amor y no la hagan sufrir más. Tengan piedad de Ella, que a cada día, ve más un Hijo alejarse de Su Corazón, yendo por el camino del pecado que lleva a la perdición eterna.

¡Consuélenla, ámenla! Den a Ella el corazón de ustedes, su “Sí” como Gerardo hizo y Yo hice, para secar Sus Lágrimas con el amor y la vida de ustedes repleta de Oración, repleta del Perfecto Amor a Dios y a Ella, y obras santas de amor.

Amen a la Madre del Bello Amor, que les escogió aquí con tanta bondad y amor, quitándoles del mundo y llamándoles para estar aquí en Su Presencia, recibiendo todas Sus Gracias, todo Su Amor, toda Su Paz y toda Su Bendición.

Especialmente a ustedes, Esclavos y Candidatos a Esclavos de la Madre de Dios: ¡Ámenla, ámenla con todo su corazón! Pues, si con los Laicos, Ella fue extremamente amorosa y bondadosa, atrayéndolos del mundo para Ella aquí, con ustedes la Misericordia de la Madre de Dios fue tan grande, que solo Dios puede entender toda esta Misericordia y toda esta Bondad para con ustedes.

Ustedes mientras tanto, esfuércense por meditar en esto y para comprender cuanto amor, cuanto cariño la Madre de Dios tuvo por ustedes, escogiéndolos para ser los primeros de Su Corazón y en Su Casa, los miembros de Su Orden Bendita, y entonces, paguen “Amor con Amor, Todo por Todo y Vida por Vida.”

Yo, Celso, les amo mucho, protejo con Gerardo esta Orden, este Santuario y a cada peregrino que viene rezar aquí.

Y  todas sus lágrimas, gemidos, sollozos y dolores, todos, todos, todos Yo los veo, Yo los recojo, Yo los presento a Dios y a la Madre de Dios para que Ellos les den el remedio y las Gracias consoladoras para ustedes.

Y también todos los días ofrezco los Méritos de Mi vida por ustedes, para que el Señor y la Madre de Dios les hagan grandes Gracias de Amor y de Misericordia.

A todos Yo también bendigo generosamente y con amor ahora.”


(Marcos): “Hasta pronto Querida Mamita. Hasta pronto Querido San Celso. Hasta pronto Querido Gerardo mío, amico mio.” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario