27 nov. 2015

Mensaje 27 nov 2015 - España - Desdicha y Desgracia frutos del pecado

Hijos Míos Yo, Jesús de Nazaret, el Hijo del Altísimo, lo puedo todo, y deseo amorosamente que Mis ovejas sean felices según disponga Mi voluntad. Yo, Jesús, os hablo. 

Nada Me duele más que ver un alma angustiada, frustrada, insegura, desdichada. Porque Yo hijos no he venido para que seáis desgraciados, sino para que seas felices en Mí y cumpliendo en todo Mi voluntad, porque solo Mi voluntad os puede dar esa realización y satisfacción interior y exteriormente. Yo, Jesús, os hablo.

La desdicha y la desgracia son frutos del pecado y del mal que permitís que entre en vuestras vidas. Debéis vivir vigilantes y ser muy acérrimos  para evitar que entre en vuestros corazones ninguna clase de mal, porque si ese mal se asienta en vosotros dará sus frutos, frutos de amargura y desolación, por eso, lo mismo que de una siembra se quitan las malas plantas, los abrojos y todo lo que entorpezca a su crecimiento y buenos frutos, así vosotros debéis desechar  y sobre todo impedir, que el mal entre en vuestras vidas bajo ningún aspecto. Yo, Jesús, os hablo.

Si sabéis que discutiendo con vuestro esposo o esposa os ponéis en situación de romper un matrimonio, de escandalizar a los hijos, de quitaros la paz, no discutáis, simplemente si tenéis que hablar para aclarar las cosas, hablad con serenidad y sin ira, porque todo lo que sea defender la verdad, la verdad que a Mí Me dará gloria y a vosotros os ayudará a crecer en santidad, Yo, Jesús, os daré Mi gracia. Pero si antes de empezar una conversación ya estáis  encendidos en ira, ese diálogo terminará muy mal para las dos partes. Yo, Jesús, os hablo.

Os hace falta vivir más en Mi compañía, relacionaros más Conmigo que Soy Amor, manso y humilde de Corazón. Yo padecí las peores injusticias que nadie haya padecido, las mayores mentiras se cernieron sobre Mí y acepté todo para que vosotras, almas queridas, seáis luego reflejos Mío en semejantes situaciones y no os dejéis invadir por la ira y la soberbia, ambas, malas consejeras. Eso no quiere decir que no os defendáis de lo que os acusan, quiere decir que las batallas deben ganarse con la virtud y no con la discusión subida de tono, de forma que las cosas empeoren más de lo que estaban antes de empezar. Esto hijos va también para los problemas que tengáis en los trabajos, en las familias, en las comunidades y demás. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario