12 nov. 2015

Mensaje 7 noviembre 2015 - Jacarei

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
 
“Mis Amados Hijos, Yo, Jesús, Hijo del Padre Eterno, Hijo de la Virgen María, Me alegro por venir aquí hoy, en este día 7, el día en que Yo y Mi Madre escogimos para Nuestras Apariciones aquí, para nuevamente bendecirles y darles la Paz.

Sí, Mi Sagrado Corazón miró con gran Amor para ustedes y por eso, Yo y Mi Madre venimos aquí a esta Ciudad, para derramar sobre ustedes las corrientes de Nuestra Misericordia, de modo a inundar el desierto de ustedes y transformarlo en un jardín verdoso de Santidad.

Hoy, ustedes conmemoran las grandes señales milagrosas, que Yo y Mi Madre dimos aquí en esta Ciudad, para que el mundo entero vea y crea en Nuestras Apariciones aquí.

El sol pulsaba como un corazón, cambiando de color, Mi Cruz Luminosa que les hice ver en el Cielo y también el milagro de la llama de la vela que no quemaba la mano de Nuestro Predilectísimo Marcos, que estaba delante de Mi Madre y de Mí, contemplándonos, extasiado de Amor.

¡Sí, Me recuerdo como si aún fuese ahora, de Nuestro Amadísimo Marcos en éxtasis sonriendo para nosotros sin darse cuenta de que su mano estaba sobre la llama de la vela, y ella con Nuestro Poder no la quemaba, ni le producía ningún dolor!

Estas señales extraordinarias fueron pruebas de Nuestro Inmenso Amor por ustedes y también fueron señales poderosas para llamarles a una verdadera y profunda conversión para Nosotros, de vivir una vida de verdadero amor por Nosotros.

Sí, Mi Sagrado Corazón vino a esta Ciudad para llamarles con gran amor y ternura a que vuelvan a Mí, por eso, envíe primero a Mi Madre y después, Yo mismo vine para terminar la Obra que Ella comenzó en Mi Nombre. Y ahora verdaderamente les llevaré con brazos fuertes hasta Mi triunfo y al triunfo de Mi Madre, liberándoles y liberando a toda la humanidad del yugo de Satanás, de su esclavitud satánica y también del predominio del mal y del pecado que ahora cubren la tierra entera.

Mi Sagrado Corazón vencerá a Satanás tal como Yo prometí con Mi Madre en el inicio de las Apariciones aquí. Y de manera súbita, inesperada, sorprendente, fantástica y milagrosa, Mi Corazón vencerá a Satanás, lo aplastará. Yo lo colocaré debajo de Mis Pies, y junto con Mi Madre renovaré la Faz de la Tierra, transformándolo en un jardín de Santidad, de Amor y de Paz.

Mi Sagrado Corazón triunfará y llevará a toda la humanidad a conocer el mayor culmen de Santidad, que coincidirá con el derramamiento de Mi Espíritu en el Segundo Pentecostés Mundial.

Mi Sagrado Corazón triunfará, llevándoles a todos a conocer una era de Paz, Felicidad, Amor, Santidad, Prosperidad y Fidelidad a Mí, como nunca antes hubo en la Tierra.

Por eso, Yo les llamo a ustedes a prepararse para ésta Obra Grandiosa de Mi triunfo, convirtiéndose, rezando más, y sobretodo, viviendo una vida de perfecta unión Conmigo que Soy el Amor.

¡Yo Soy el Amor y el Amor Soy Yo! Y todo aquél que quiera tener la Perfecta Caridad, el Perfecto Amor, debe unirse Conmigo. Así como una rama separada del tronco de un árbol se seca y muere, ustedes separados de Mí morirán. Pero si están bien unidos a Mí, Yo les transmitiré la savia de Mi Amor Divino y éste Amor les transformará en reflejos vivos de Mí mismo, para esparcir en el mundo Mi Amor.

Por eso les llamé aquí. Por eso quiero que todos los días 7 de cada mes, se santifiquen en este día con más oración y vengan aquí cantando y rezando en procesión como Yo dije, para que verdaderamente aquí Mi Sagrado Corazón pueda continuar su conversión y pueda hacer maravillas en sus vidas.

El día 7 es sagrado, Yo y Mi Madre lo escogimos para ser el día en que Nosotros derramamos sobre el mundo la corriente de Nuestras Mayores Gracias, como una represa que abre sus compuertas y deja escurrir toda su agua.

Todo lo que ustedes pidan a Mí y a Mi Madre en este día, si fuera de acuerdo con Mi Voluntad, les concederé y nada negaré. Por eso, pídanme todo incluso lo que quieran, pues, Yo estoy dispuesto a darles todo y mucho más de lo que ustedes puedan pedirme.

Por eso, vengan a Mi Corazón, vengan a este lugar. Venir a este lugar es venir a Mi Sagrado Corazón. Vengan a esta Arca de la Alianza. Vengan a esta Arca de Salvación, que es éste Santuario, que Yo di para ustedes, para salvarles. Tal como Yo mandé a Noé hacer el Arca y entrar en ella con su familia, para ser salvo del diluvio de Mi Ira.

Sí, aquél que venga a éste Santuario a rezar con Amor, ese no será alcanzado por los rayos de Mi Ira, ni por la Ira de Mi Padre. Antes, a ese que venga aquí, a éste Santuario buscándome, buscando a Mi Madre con Amor, a ese Hijo, Yo daré el agua de la Vida Eterna. El agua que Yo le hablé a la samaritana: que todo aquél que venga a pedirme, Yo le daría, y daría en abundancia.



Y Yo mismo transformaré a Mi Hijo que venga aquí, buscarme y buscar a Mi Madre con Amor, Yo lo transformaré en fuente de agua viva para dar el agua de Mi Salvación a este mundo perdido en el pecado.

¡Oh, cómo les amo! ¡Cómo amo este lugar predilecto de Mi Sagrado Corazón y del Corazón de Mi Madre!

Ustedes tienen sus nombres grabados en Mi Sagrado Corazón, les amo como a Mis Joyas preciosas. Les amo como Mis Tesoros personales, Mis Tesoros reales y por eso, no les dejo nunca, nunca les abandono a merced de Satanás. Y siempre, siempre les defiendo de todo mal, de todo peligro, y de toda tiniebla de Satanás que quiere entrar en sus vidas.

De ustedes sólo pido una cosa: AMOR, Oración de AMOR, Obras de AMOR, renuncia a su voluntad y “Sí” a Mi Voluntad con AMOR. Si ustedes hacen eso, Mi Sagrado Corazón trabajará de tal modo con Poder en sus vidas, que nunca más serán los mismos y Yo haré grandes maravillas en ustedes.

Continúen rezando todas las Oraciones que Yo y Mi Madre siempre les pedimos aquí. Sobretodo, Mi Hora todos los viernes, y Mi Coronilla de la Misericordia Meditado por Mi Hijito Marcos, que es el que más agrada y consuela a Mi Corazón. 

A todos les bendigo: de PARAY- LE- MONYAL… de PLOCK… y de JACAREÍ.”



(Marcos): “Sí. Sí. Me recuerdo, sí. Nunca, nunca olvidaré aquellas señales maravillosas. Nunca, nunca olvidaré aquel día. Sí, yo me recuerdo de todos aquellos sufrimientos. ¡No! Por ti Señora, todo valió la pena, todo.

Sí Mamita, a veces me gustaría que repitieras Señora aquellas señales milagrosas, pero sé que por la ingratitud de las personas a ti Señora, no somos dignos. Sí, yo entiendo. Aunque no dieses Señora ninguna señal, yo te amaría y te serviría del mismo modo.”





MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Mis Amados Hijos, Yo Soy la Reina y Mensajera de la Paz, hoy, ustedes conmemoran aquí, más un aniversario de Mis Apariciones con Mi Hijo Jesús y toda la Corte Celestial a Mi Predilectísimo Hijo Marcos Tadeu. 

Sí, también hoy es el aniversario de la gran señal de la Cruz Luminosa, del milagro de la vela que no quemaba la mano de Mi Hijo Marcos y también del gran milagro del sol. 

Fueron señales grandiosas para indicarles que Yo verdaderamente estaba viniendo del Cielo a la tierra con Mi Hijo Jesús, para llamarles a la conversión y que verdaderamente, ustedes debían emprender una seria reforma de sus vidas, de sus familias, para verdaderamente alcanzar el perdón y la salvación de Mi Hijo Jesús. 

Con aquellas señales milagrosas, Yo también vine a indicarles, que ustedes estaban viviendo los tiempos del Apocalipsis 12, los tiempos de la Mujer Vestida de Sol, que traba Su gran guerra contra el dragón infernal, guerra que terminará muy pronto con el triunfo de Mi Corazón Inmaculado y la derrota definitiva de Satanás. 

¡Yo saldré vencedora! Pero Satanás también llevará su parte. 

Por eso, Yo vine a avisarles de que deberían tener cuidado con Satanás, porque él está observándolos, buscando que ustedes le faciliten para derribarlos en el pecado mortal.  Por eso, aparecí aquí con Mi Rosario en Mis manos, para indicarles cual es el arma segura que ustedes deben usar para derrotar a Satanás: la Oración de Mi Rosario con el corazón.

Vine también para decirles: “Que como estamos en los tiempos finales, la gran tribulación avanzaría.”

Por eso, ustedes serán llamados a cargar cruces pesadísimas, tanto en la vida personal como también en la vida comunitaria. La gran tribulación traería para ustedes, grandes e inmensos sufrimientos, pero esos sufrimientos soportados con amor por ustedes como Yo también soporté los míos, generaría una fuerza poderosa y mística que convertiría a muchos pecadores y los reconduciría hasta Dios. 

Por eso Hijitos, Yo les invito nuevamente a que ofrezcan sus sufrimientos con amor en unión con los míos, para la salvación de tantas almas que tienen el corazón duro y corren el riesgo de condenarse eternamente. 

Estas almas están atribuidas a ustedes y dependen de sus oraciones y sufrimientos, de sus sacrificios ofrecidos con amor para que sean salvas. Ayúdenme a salvarlas, ofreciendo todo lo que puedan con amor por la salvación de los pecadores. 

Yo vine en Mis Apariciones en Jacareí, poderosa como un general en orden de batalla, como un ejército armado en guerra, para luchar con ustedes contra Satanás y las fuerzas del mal, para conducirles seguramente a la tierra prometida, o sea, al triunfo de Mi Corazón Inmaculado y al Reino del Corazón de Jesús unido al Mío que vendrá para este mundo muy pronto. 

Por eso Mis Hijos, ahora ármense aún más para la batalla, rezando aún más Mi Rosario con amor, meditando en Mis Mensajes, en la vida de los Santos, en Sus meditaciones. Buscando vivir siempre más en unión Conmigo, haciendo crecer Mi Llama de Amor en sus corazones por el ejercicio diario del desprecio a su voluntad, a sus opiniones, para hacer Mi Voluntad y así, producir el crecimiento de Mi Llama de Amor en ustedes. 

Aquellos que no tengan Mi Llama de Amor en sus corazones y no la tengan bien fuerte, bien grande, bien ardiente, no conseguirán llegar hasta el final de esta jornada, para el triunfo de Mi Corazón. 

Por eso, pidan en sus oraciones el aumento de Mi Llama de Amor y recen, y recen, y recen hasta que Mi Llama se encienda en sus corazones y crezca en ellos cada día más, dándoles todas las Virtudes, todo el poder y toda la fuerza de Mi Llama de Amor, para que ustedes verdaderamente sean los Grandes Santos que el Señor espera y desea, y que Yo también quiero formar para la mayor Gloria y triunfo de la Santísima Trinidad. 

Yo les amo a todos Mis Hijos, con todo Mi Corazón y quiero hacer crecer Mi Llama de Amor aún más en ustedes. Recen, recen mucho y Mi Llama de Amor crecerá cada vez más en ustedes, realizando en ustedes la Plena Santificación que Yo vine pedir aquí y también realizando por medio de ustedes grandes conversiones, inflamando los corazones de amor por el Señor y por Mí. 

Las grandes señales que les di aquí en el comienzo de las Apariciones no son apenas la confirmación de Mis Mensajes aquí, pero también la gran señal del inmenso amor que Yo tengo por todos ustedes, porque Yo viajé del Cielo hasta aquí Mis Hijos, sólo por amor a ustedes y de aquí no partiré mientras no les tenga a todos seguros dentro del refugio de Mi Corazón Inmaculado. 

Continúen con todas las Oraciones que Yo les di aquí.

A todos bendigo con amor: de LOURDES… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario