18 nov. 2015

Mensaje 8 noviembre - Jacareí


 FIESTA DE LA MEDALLA DE LA PAZ
 "Revelado en la Ciudad de Jacareí el 08 de Noviembre de 1993"





MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

"Pidan Mi Llama de Amor en la Oración"

“Mis Queridos Hijos, hoy, cuando ustedes conmemoran aquí el aniversario de la revelación de Mi Medalla de la Paz, vengo nuevamente del Cielo con Mis Ángeles para decirles: “La Medalla de la Paz es la prueba de Mi Gran Amor por todos ustedes.”

Yo la di para que ella fuese el escudo que les protegería de las envestidas, de los asaltos, de los males que Satanás quería hacer contra ustedes, sobretodo, en la parte de las tentaciones espirituales, en lo tocante a las tentaciones espirituales. 

Con Mi Medalla de la Paz ustedes tendrán la fuerza y las Gracias Especiales de Mi Corazón para vencer toda tentación para el pecado y para caminar firmes en el camino del Amor, de la Fe, de la Perseverancia en la Gracia de Dios. 

Mi Medalla de la Paz es la gran prueba de amor que tengo para con ustedes Mis Hijos y Yo la di para que ella también les protegiese de los peligros del cuerpo, accidentes, asaltos, explosiones, la muerte súbita y tantos y tantos otros males. 

Y aquellos Mis Hijos que usan Mi Medalla con amor, tendrán siempre Mi protección, Mi Gracia, Mi luz en todos los momentos de sus vidas y estarán siempre cubiertos con Mi Manto Protector adonde quieran que vayan, adonde quieran que estén. 

Mi Medalla de la Paz es la gran prueba del inmenso amor que tengo para con ustedes, porque Yo vine del Cielo a darles este último Don, este último escudo de protección de Mi Corazón en estos tiempos de la gran batalla decisiva entre Yo y el dragón infernal, para que ustedes tuviesen la protección necesaria para resistir firmes e impávidos, impertérritos en esta gran guerra entre Yo y Mi adversario, guerra en el cual todos ustedes están incluidos y en el cual deben luchar a Mi lado contra él y sus secuaces de este mundo, que todos los días propagan siempre más el ateísmo y las tinieblas del pecado por todas partes. 

Con este escudo, ustedes vencerán tal como el Emperador Constantino vio la Cruz de Mi Hijo en el cielo y oyó la voz que Él decía: “Con ésta señal vencerás.” 

Así también Mis Hijos, con ésta señal de Mi Medalla, ustedes vencerán el combate final entre la luz y las tinieblas, entre el bien y el mal, entre Dios y Satanás, entre Yo y la serpiente infernal. 

Por eso Mis Hijos, Yo les invito a todos a que usen Mi Medalla con un redoblado amor, fervor y cariño. Pídanme las Gracias por medio de ella y Yo les daré, sobretodo, en los momentos de tentación, agárrenla con Fe y Amor, recen Mi Rosario y ustedes verán que Yo les daré fuerza para renunciar a la voluntad de su carne y a toda tentación de Satanás. 

Continúen rezando todas las Oraciones que Yo les di aquí, pues, por medio de esas Oraciones, Yo voy aumentar cada vez más la intensidad de Mi Llama de Amor en sus corazones. Y cuanto más ustedes recen Mis Oraciones con el corazón, más Mi Llama de Amor aumentará en ustedes y actuará poderosamente en el corazón de todos ustedes. 

Mis Hijos, apresuren su conversión, porque el plazo de la conversión del mundo ya está casi expirando y muchos de Mis Hijos ni siquiera Me conocen o conocen a Mi Hijo Jesús. Dos tercios de la humanidad aún no Me tienen como Su Madre y aún no tienen a Mi Hijo Jesús como Su Señor. 

Por eso Yo les pido: “Que vayan por todas partes, haciendo los Grupos de Oración que tantas veces Yo les pedí, para poder tocar los corazones de Mis Hijos y trajeren para Mí y para Mi Hijo antes que sea tarde demás.”

También Mis Hijos quiero decirles que, para que ustedes tengan Mi Llama de Amor es necesario que ustedes renuncien a la voluntad de su carne, a sus opiniones y también a las cosas mundanas. De lo contrario, incluso que Yo coloque Mi Llama de Amor en sus corazones, ella será apagada por el amor de los placeres, por el amor de las cosas mundanas y por el amor a su voluntad. 

Por eso, Yo les pido Hijitos: “Renuncien a su voluntad, para que Yo coloque en sus corazones Mi Llama de Amor.”

No sean como Nuestros Primeros Padres Adán y Eva, que poseían ésta Llama de Amor en toda su plenitud, pues, estaban en completo estado de Gracia. Eva amó más su voluntad que la de Dios, por eso cayó en la tentación de la serpiente. Adán amó más a su mujer de que a Dios, por eso cayó con ella en la tentación de la serpiente. Y los dos perdieron la Gracia de la Llama de Amor en plenitud y también el estado de Gracia Santificante, la Inmortalidad, la inmunidad al dolor, la visión de Dios y de los Ángeles, y todos los demás Dones pre-naturales que poseían. 

Ustedes Mis Hijos, no sean así, no hagan así, porque si ustedes prefieren las cosas mundanas, la voluntad de ustedes y la voluntad de su carne, ustedes perderán todas las Gracias que Yo ya les di e inclusive perderán la mayor de todas las Gracias: “Mi Llama de Amor.”

Un alma ocupada por el pecado, ocupada por el amor desordenado de las cosas mundanas y de la propia voluntad, no puede poseer Mi Llama de Amor. Por eso Yo les digo: “Renuncien a todas estas cosas y entonces les daré Mi Llama de Amor como nunca antes di desde los orígenes del mundo.”

Y entonces, la Santidad será fácil para ustedes, las obras que los Santos hicieron serán fáciles de hacer para ustedes también y ustedes entonces comprenderán cómo el camino de los Justos es dulce y suave, mientras que el camino de los pecadores es amargo y conduce a la muerte. 

Con Mi Llama de Amor ustedes sentirán dentro del corazón el propio Amor de Dios, la Perfecta Caridad. Amarán a Dios como los Ángeles lo aman en el Cielo, ustedes vivirán ya en la tierra unidos con Dios como los Santos ya viven con Él en el Paraíso. 

Y con Mi Llama de Amor, ustedes Mis Hijos, comprenderán tantas cosas bellas, tantos misterios, tantas cosas sublimes de Dios que poco a poco se tornarán claros y limpios para ustedes. 

Entonces, sus almas exultarán, se rejubilarán de alegría en Dios y en Mí. Les daré un trago, el conocimiento de Mis Privilegios de Mi Gloria, de Mi sublime posición de Madre de Dios y de Mis misterios que no puedo dar a conocer a quien no tiene Mi Llama de Amor. 

Sobretodo, Mi Llama de Amor les dará aquel estado de Gracia y aquel estado casi de Bienaventuranza que los Santos, que los Bienaventurados, que los Electos gozan allí arriba en el Paraíso, en la visión de Dios. 

Y ustedes Mis Hijos, tendrán ésta Alegría, ésta Vida Divina, ésta Bienaventuranza, llenando todo el corazón y el alma de ustedes. Por eso, abran sus corazones a Mi Llama de Amor y Yo prometo que ustedes no se arrepentirán, les transformaré en los hombres más felices que ya pisaron sobre la tierra.

Y a través de ustedes Mi Llama de Amor se irradiará de corazón a corazón inflamando toda la tierra y transformándola en un horno ardiente de amor por el Señor, y el Reino del Corazón de Mi Hijo Jesús unido al Mío vendrá para este mundo.

Y finalmente, ustedes tendrán los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra y aquel tiempo de Santidad, de Amor a Dios, Bondad y Felicidad que hace tanto tiempo Yo preparo para ustedes. Tiempo preparado con tantas Oraciones, Dolores, Lágrimas, Sacrificios y Gemidos de los Justos, que unidos a Mis súplicas, a Mis Oraciones y a los Méritos de Mis Lágrimas y Dolores traerán para ustedes el Milagro de la Divina Misericordia para este mundo. 

A todos Yo bendigo con gran amor: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados. La Paz Marcos, el más obediente y dedicado de Mis Siervos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario