2 dic. 2015

Mensaje 1 dic 2015 - Luz de Maria

Un silencioso llamado del Cielo a la humanidad



MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA
 
1 DE DICIEMBRE DEL 2015

Amado Pueblo Mío:

ANTE MI AMOR QUE ME DESVELA POR CADA UNO DE USTEDES, CONTINÚO COMO MENDIGO DE ESA RECIPROCIDAD EN MIS HIJOS Y DE LA CUAL NO ENCUENTRO CORRESPONDENCIA…

EN CADA CRIATURA HUMANA BUSCO UNA MIGAJA DE AMOR HACIA MÍ PARA DESBORDARME Y LOGRAR UNIR A LOS MÍOS FUSIONÁNDOLES EN UNO SOLO, EN MI CORAZÓN, PARA SANAR HERIDAS Y LIBERAR A LOS CAUTIVOS MANTENIÉNDOLES EN LA UNIDAD DE MI AMOR.

Mi Pueblo, ese que Me desconoce, es al que Yo busco sin descanso, aunque Me cierre la puerta, no solo de su corazón, sino de su voluntad humana, a pesar de que han sido elegidos y como Mis elegidos, Yo imprimí en cada uno el camino para encontrar la Casa de Nuestra Trinidad, son esos hijos, esperados en todo instante, aún en el último.  

¡BÚSQUENME, HIJOS, BÚSQUENME!

Sé que no todos son iguales, pero existe un solo y único camino para llegar a Mí: el camino angosto y la puerta estrecha, el camino que transitan los mansos y humildes de corazón, no el camino de los que Me han personalizado y pisotean a los humildes y sencillos, a esos, a los que Me doy para enseñarle a la humanidad que Yo Soy Dios, y elijo a quien se entrega a Mí como un niño para que Yo le instruya y Me conozca tal cual Soy.

¡Cuán complicado es el hombre!... que busca la menor diferencia para causar conflictos entre Mis hijos, cuando Yo Me doy a los Míos cada instante, sin detenerme.

Amado Pueblo Mío:

NO DESEEN PERSONALIZARME O DETENERME EN EL TIEMPO HUMANO, SOY ETERNO PRESENTE, ME MANTENGO EN CADA UNO DE FORMA PARTICULAR, TRATO CON LAS ALMAS EN MI ETERNO PRESENTE.

Amado Pueblo Mío, en la búsqueda de la perfección la humanidad ha caído en la mayor imperfección de todo instante: en la soberbia, al desconocerme y retirarme de su existir.  Ya lo había anunciado con antelación: el hombre llegará a desconocerme, permitiendo que las fuerzas del mal dirigidas por satanás, se adentren en Mis hijos, penetrando en sus sentidos, desviándoles de Mí y doblegando la razón para que no Me busquen, para que Me ignoren y, sin conciencia, se entreguen al  servicio de la multiplicación del mal por toda la humanidad.

El mal no posee ojos, pero todo lo mira…
El mal no posee palabra, pero le habla al hombre, llega al corazón y le habla…
El mal no posee pies ni manos, pero utiliza los del hombre para causar maldades  y desesperar a las criaturas humanas.

Amado Pueblo Mío:
¡Despierta, cuánto crees temerle al mal y no puedes evitarle si Me desconoces!… No puedes amarme al desconocerme… No puedes pensarme si no profundizas en Mí y Me llevas a que penetre en ti el ansia de conocerme para que alcancen la Salvación. EL HOMBRE NO PUEDE LLEGAR A LA VIDA ETERNA POR SÍ SOLO, YO SÍ PUEDO SALVARLES, CON LA VOLUNTAD HUMANA DISPUESTA PARA ELLO. 

LA HUMANIDAD DEBE SER  CONSCIENTE DE QUE POSEE UN GRAN ENEMIGO QUE LUCHA CONSTANTEMENTE PARA LLEVARLE A CAER Y ALEJARLE DE MÍ POR TODOS LOS MEDIOS Y EN TODOS LOS ASPECTOS DEL COTIDIANO VIVIR. POR ESTO DEBEN CONOCERME PARA QUE ME RECONOZCAN.

No es la falta de Amor Divino hacia Nuestros hijos lo que tiene a tantas criaturas humanas entregándose en manos del demonio y sirviéndole, sino es la soberbia del hombre la que le traiciona ante la ignorancia espiritual con que mira todo a su alrededor por lo que no reconoce el engaño al que ha sido conducido. 

Pueblo Mío:
¡LES LLAMO A NO PERDER EL ALMA, A DESPERTAR!, solo que Yo les llamo y no conocen la profundidad de lo que es el despertar, no poseen conciencia de lo que es el alma para el hombre, a falta de interés personal en instruirse sobre su organismo material y espiritual.    Escuchan sobre el alma y no saben qué es el alma, escuchan, solo escuchan sobre todo sin creer, y por lo tanto, al no poseer Fe suficiente, viven sin pensar en el instante en que sean llamados ante Mí.  

Hijos, si Yo les diera a gustar por un mínimo instante lo que vive el alma en Gracia, sería darles a gustar el Cielo por adelantado, en donde Yo resido plenamente. Cada alma lleva impreso el precio de Mi Sangre, por ello les llamo y no deseo que se pierdan, afeando el alma con el lodo del pecado.

Hablo del alma y del pecado cuando  el pecado es para gran parte de la humanidad el pan cotidiano, llevándome a padecer en un constante dolor. ¿CÓMO INSINÚAN LOS QUE SE DICEN ERUDITOS QUE NO ME DUELO EN ESTE INSTANTE, SI POR UNA SOLA ALMA MI PASIÓN VIVE EN CONSTANTE ACTO PRESENTE?

ALIMENTEN AL ALMA, OREN, ADÓRENME EN LA EUCARISTÍA, OREN A MI MADRE, NO DESCUIDEN NI UN INSTANTE, UN INSTANTE VALE LA VIDA ETERNA.

Mis hijos predilectos deben instruir a Mi Pueblo insensato, que dice ser salvo antes de purificarse de cuantas malas acciones comete.  No reconocen el error en el cual viven, ni reconocen el que no son dueños de la vida, ni se reconocen limitados, por ello ante tanta soberbia, es que se purificará el hombre a sí mismo.

Yo Me encuentro frente a cada uno, ante el arrepentimiento y el firme propósito de no volver a caer en el mismo pecado, y el propósito de enmendarse continuamente y de no ofenderme, derribando el egoísmo del ego humano.  Yo les acojo y les conduzco con Mi Misericordia que es Infinita, no soy un Dios que permanece acusándoles ni enjuiciándoles continuamente…

SÍ, SOY DIOS QUE MIRA EL OBRAR Y ACTUAR DE LOS SUYOS, ESPERANDO PARA QUE REGRESEN A MÍ LOS QUE SE ENCUENTRAN PERDIDOS, Y ALENTANDO A LOS QUE NO SE APARTAN DE MÍ. COMO DIOS NO DESPRECIO AL QUE SE ARREPIENTE, PERO NO ACOJO EL PECADO, NI LO MIRO CON INDIFERENCIA, POR ELLO LES HA SIDO DADA LA LEY, DE LO CONTRARIO, MI PADRE NO LA HUBIERA ENTREGADO PARA QUE SEA CUMPLIDA.

Mis hijos Me claman al sentirse en aridez, ignorando que ésta es un gran signo del buen caminar. Por ello en medio de la aridez, oren, lleven a la praxis el obrar y actuar en Mi Amor y Mi Voluntad y así el alma girará dentro de la infinidad de Mi Misericordia y logrará la criatura encontrar su nada, para que Yo sea todo en ella.

Amado Pueblo Mío:
¡Cuán poderosas se presentan las potencias terrenas cuando en su haber se encuentra el poderío bélico y cuanto mayor sea éste, mayor la potencia!...
¡Cuán grande, fuerte y poderoso se siente un hombre empuñando un arma!...
¡Cuán poderoso se siente ante el hambriento el que se ha unido al dios dinero sin pensar en que Me basta un solo instante para que ese poder caiga!...
Hijos, les permito continuar hasta que cada uno regrese a Mí.
El demonio ha dejado de merodear, ha tomado al hombre y le ha transformado en una criatura encerrada en la cárcel del desconocimiento y del desapego hacia todo cuanto significa Mi Amor.   

DESEO QUE CADA UNO QUE ESCUCHA O LEA ESTA MI PALABRA, MEDITE Y TOME CONSCIENCIA DE QUE NO PUEDE PERMITIRSE A SÍ MISMO PERDERSE.

Amado Pueblo Mío, ¿Padecen? Padecerán más...

Caerá fuego sobre la tierra y desearán no haberse alejado de Mí.  Sé que esto les causa temor: ¿y el pecado no les causa temor?..., ¿el ofenderme no causa temor?..., ¿ni la muerte en estado de pecado les causa temor?

Y ES QUE MI PUEBLO NO HA SIDO INSTRUIDO COMO YO LO DEJÉ ESCRITO, PARA QUE MI PUEBLO CONOZCA QUE AL PECADO SE LE LLAMA PECADO Y PECADO ES, Y EL MAL ES MAL Y EL QUE EN EL MAL VIVE SIN ARREPENTIRSE, EN EL MAL PERECE.

No vivan en la liviandad, ni en el liberalismo, éste conduce a la perdición cuando el hombre cae en esos estados, detiene la consciencia ante tal turbación y olvida Mis Mandatos, Mi Amor, y por el contrario, entregado al demonio, sigue los pasos opuestos a Mi Casa.  ¡Cuán libre es el hombre cuando en Mi Libertad camina!

Amado Pueblo Mío, la guerra recrudece, el dolor del terror se expande, éste es llevado en silencio y luego el dolor es escuchado con gran eco, de ello disfruta el mal.  Se traicionarán las Naciones aliadas y la división llegará, siendo el fuego estremecedor el que anime ante la gran confusión.
Oren, hijos Míos, oren por Rusia.
Oren, hijos Míos, las Naciones se causarán grandes sufrimientos mutuamente.
Oren, hijos Míos, pidan a Mi Madre Su Intercesión ante el estremecer de la tierra, Noruega llorará.

Amado Pueblo Mío, el descontrol del hombre, lleva a reaccionar a la Creación y ésta en un lamento, clama al hombre para que forme parte del “ORDEN DIVINO”.

Hijos, se auto mutilan en el espíritu, cuando se entregan al mal y le ceden el poder sobre ustedes, no lo sienten, no lo perciben debido a que lo mundano se integra como parte de la vida de una gran mayoría de Mis hijos. Padecen por su propia mano y por el olvido que mantienen de Mí.

No olviden que “Yo Soy su Dios” (Is 41,13) y permanezco con Mi Pueblo, ese que Me espera en Mi Segunda Venida.

Les bendigo, les amo, no olviden Mi Amor por cada una de Mis criaturas humanas.

SU JESÚS
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA  AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA  AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario