18 feb. 2016

Mensaje 16 feb 2016 - EE.UU - La arrogancia

16 de Febrero del 2016
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

El día de hoy he venido para hablarles del pecado de la arrogancia tan de moda en el mundo actual.  La persona arrogante tiene un pensamiento distorsionado.  Se ve a sí misma como más importante de lo que es.  Recuerden, la humildad se ve así misma en la verdad de su posición ante Dios.  La arrogancia, entonces, es lo puesto a la humildad.  La persona arrogante presume tener más derechos y poder de los que tiene.  Muchas veces pisotea los derechos de los demás sin considerar cómo repercute en las personas.”

“A la persona arrogante no se le puede corregir fácilmente, pues no respeta la autoridad de sus superiores.  Muy a menudo siente que no tiene que dar cuentas a nadie.”

Cuando una persona arrogante tiene un cargo de poder, muchas veces es un desastre.  Su puesto se vuelve más una dictadura que un servicio y liderazgo amoroso.  La humildad siempre está abierta al cambio y a las sugerencias de cambio.  La humildad considera cuidadosamente las opiniones de los demás.  La humildad fomenta la unidad, no la discordia.  La humildad dirige amablemente con Amor Santo y apoya con Amor Santo.  La arrogancia está inspirada por el amor propio desordenado y, por consiguiente, no dirige con justicia ni verdad.”

“Consideren estas cosas a la luz de los acontecimientos actuales y los futuros.  Que no los convenzan de cooperar con la arrogancia en nombre de obediencia al cargo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario