2 feb. 2016

Mensaje 28 ene 2016 - España - Yo rogue para que todos fuerais uno

Todas las almas son ante Dios Altísimo inestimables, pues aunque una criatura esté muerta por el pecado y la fealdad de su alma sea tal, Yo, Jesús de Nazaret, amo a las almas hasta la saciedad, porque mientras hay vida,  Mi gracia puede resucitar, santificar y embellecer a todas las almas a pesar del grado de malicia y perversión en que estén. Yo, Jesús, os hablo.
Esta lección que llevo siglos diciéndola y que os la enseñé con obras y hechos, esta lección que es la esencia de Mi amor, no termináis de aprenderla, porque vosotros Me juzgáis según sentís y nada más lejos. Si Yo fuera tan mezquino como vosotros que si os cae bien una persona la elogiáis y si os cae mal la señaláis, entonces tendríais razón en vuestros juicios, pero Yo hijos Míos, Soy el Redentor y volvería a padecer en Mi carne humana todo lo que ya padecí por todos y cada uno de vosotros. Por tanto, no Me pongáis a vuestra altura que hacéis bien a quienes os cae bien y dais de lado a quienes no os gustan.  Así que hijos, meditad sobre Mi amor hacia todas las almas, porque Yo vine a salvar a todas ellas. Yo, Jesús, os hablo.
Y lo que Yo pienso o digo es aplicable a Mi Santa Madre, que ama a todas las criaturas y por todas intercede. Ella es Madre de la Iglesia pero también ama a todos aquellos que aún no pertenecen a la Iglesia Católica y desea su integración con nosotros.
Hijos, Yo rogué a Mi Padre Eterno que todos fuerais uno (Jn 17,21) y os pedí que os amaseis como Yo os he amado (Jn 13,34),  pero esto no lo cumplís bien, ni laicos ni sacerdotes, pues todos dejáis mucho que desear en vuestras actitudes y criterios. Yo, Jesús, os hablo.
Orad hijos, orad asiduamente para que la savia de la oración os fortalezca cada vez más y deis sanos y buenos frutos. Que vuestra base espiritual sea fuerte para soportar los vendavales de la tribulación, que unas veces serán más grandes y otras menos, pero que no os veréis libres  de ellos. Por eso, tened preparadas vuestras almas en estado de gracia y tened buenas disposiciones. Tened también fe en Mí que Yo no dejo a nadie solo en la tribulación ni Mi Madre tampoco. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

1 comentario: