10 feb. 2016

Mensaje 31 ene 2016 - Jacarei

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Queridos Hijos, hoy, les invito nuevamente a que dilaten más sus corazones, para que Mi Llama de Amor entre en ellos y produzca en ellos cosas grandiosas como produjo en el Corazón de los Santos, y especialmente en el Santo de hoy: Mi Querido San Juan Bosco.

Sí, Él dilató su corazón grandemente, enormemente, por muchas oraciones, sacrificios, trabajando y donándose cada vez más a Mí.

Él deseó Mi Llama de Amor más de que todo, Me amó más de que todo y Yo le di Mi Llama de Amor enormemente también, realizando a través de Él cosas grandiosas, haciendo con que Mi Gloria a través de Él se difundiese de Turín por el mundo entero, a través de las Órdenes Religiosas que Él fundó, de las escuelas que llevaron a tantos millones de Hijos Míos, no apenas en la formación humana que da la estabilidad, que da un buen trabajo, que da la realización humana en la tierra, pero también la formación religiosa, que sin la cual, el hombre nada más es de que un animal que sabe leer y escribir.

Sí, verdaderamente, a través de Mi Hijo Juan Bosco, Yo hice maravillas en el mundo entero y salvé millones y millones de jóvenes, que sin el “Sí” de Él, que sin el trabajo incansable de Él, estarían fatalmente perdidos y ahora estarían sufriendo en el infierno por toda la eternidad.

A través de ustedes también quiero hacer maravillas para la salvación de Mis Hijos y para llevar millones y millones de almas para el Cielo.

Si Mi Hijo Juan Bosco no hubiese dado el “Sí” a Mí, y no se hubiese sacrificado y entregado tanto a Mí como Él hizo, aquellos millones de jóvenes que Él salvó, ya estarían hace más de 100 años en el infierno y aun así, el infierno de ellos estaría apenas comenzando, porque el infierno es eterno y nunca más tendrá fin, quién cae en él, jamás saldrá de él.

Lo que Mi Hijo hizo, lo que Mi Hijo Juan Bosco hizo por esas almas, es de un valor infinito, porque fue la mayor caridad que un hermano puede hacer por el otro hermano: donar su vida para salvar el alma de su hermano.

Quiero hacer las mismas cosas a través de ustedes Mis Hijos, pero si ustedes no alargan sus corazones, si no dilatan sus corazones para Mi Llama de Amor, nunca, nunca podré hacer nada en ustedes y a través de ustedes, y sus vidas continuarán siendo lo que ha sido hasta hoy: un árbol raquítico, débil, con casi ningún fruto de Santidad.

Que Mi Hijo no tenga el disgusto de aproximarse de ustedes y ver que ustedes son tan estériles cuanto aquella higuera del Evangelio. Que Él no encuentre también ningún fruto arruinado en sus almas, o sea, el pecado.

Por eso les pido Mis Hijos, que verdaderamente renuncien a todo, a sus opiniones, a su voluntad y de su carne, y finalmente dilaten sus corazones para Mí, abriéndolo por medio de muchas oraciones y sobretodo, del ejercicio diario de morir para sí mismos y donarse cada vez más por Mí, dejando Mi Llama de Amor crecer de esta manera en sus corazones.

El mayor regalo que Yo deseo de ustedes como acción de gracias en el Jubileo de Mis Apariciones aquí, domingo que viene: es un corazón verdaderamente dilatado y abierto para Mí, para que Mi Llama de Amor entre y realice en sus corazones grandes cosas, grandes maravillas de amor.

Continúen rezando Mi Rosario y todas las Oraciones que Yo les pedí todos los días. Mediten en Mis Mensajes, ellos son extraordinarios para aquellos que piensan en ellos y meditan, y son una piedra de tropiezo para aquellos que los desprecian y que los tienen como cosas de poco valor.

Porque aquellos que no meditan en Mis Mensajes, no mirarán sus propios errores, sus defectos, no mirarán las Virtudes que no tienen y necesitan adquirir para ser Santos, no mirarán la frialdad de sus propios corazones y por eso, morirán de inanición espiritual, morirán de parálisis espiritual en sus pecados. Y así, terminarán desgraciadamente sus vidas sin la Gracia de Dios y sin la Santidad, que es la única llave que abre la puerta del Cielo al hombre.

Yo quiero realizar en ustedes la gran obra de santificación como hice con Mi Juan Bosco. Denme su “Sí”, dilaten para Mí sus corazones y Yo entraré con Mi Llama de Amor haciendo maravillas.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más fiel alumno de Mi Hijo Juan Bosco después de Domingo Savio. Mi Hijo Predilecto, el más esforzado y dedicado de Mis Hijos.  

Y a todos ustedes Mis Hijos, bendigo con amor: de TURÍN… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario