11 mar. 2016

Mensaje 8 mar 2016 - España - No os contenteis con salvaros y ya esta...

Acogeos hijos, acogeos a las muchas gracias e indulgencias que tenéis actualmente en la Iglesia y no perdáis la oportunidad tan brillante y exhaustiva que se os presenta. Yo, Jesús, os hablo.
Venís a Mí y Me pedís toda clase de necedades, menospreciando las grandes gracias que os doy a través de Mi Iglesia. No entendéis donde está vuestro bien y os detenéis en florecillas silvestres (cosas terrenales) menospreciando los grandes rosales y lirios que se os dan a través de Mi Casa.
Sed más consecuentes con vuestra fe católica. Sabéis que un día moriréis y que debéis tener méritos y obras buenas para alcanzar en Mi Reino un mejor grado de gloria. No os conforméis con salvaros y ya está, sino que debéis tener un buen historial espiritual como lo intentáis tener en las cosas terrenales a la hora de buscar trabajo y demás. Hijos, Yo Me vuelco en daros gracias constantemente, no solo universalmente sino también personalmente, pero vuestra desgana y pereza espiritual malogran tantas gracias, y muchos de vosotros vais retrocediendo y no os dais ni cuenta. ¡Cuánto miráis por vuestra salud! No está mal que lo hagáis porque el cuerpo debe ser cuidado para mejor servirme y servir a los demás, pero abandonáis las cosas del alma y no solo las abandonáis sino que malográis las gracias que os doy con Mi infinito amor. Yo, Jesús, os hablo.
Acudís a Mi Madre, le cantáis, le rezáis el Rosario, le hacéis novenas, pero ¡cuánta mediocridad! Porque nada de eso os sirve para reconvertiros y cambiar de actitud, puesto que seguís siendo igual de mediocres desde hace años. No cala en vosotros lo espiritual como debería, tenéis que dar fruto empezando por darlo en vuestra casa con los miembros de vuestro hogar y familia. Rezáis más por rutina que por verdadero fervor. Creéis que cumpliendo esos rezos con los que os habéis comprometido ya estáis cumplidos ante Mí, y no hijos, no, debéis crecer más en virtud que muchos de vosotros tenéis las virtudes estancadas desde hace mucho tiempo, sin crecer en ellas, y cada vez sois más mediocres en vuestra espiritualidad. Por tanto hijos, proponeos cambiar, esforzándoos cada vez más, tratando de vencer esos defectos y vicios tan arraigados desde hace tiempo. Luchad encarecidamente contra ellos como lo haríais con un ladrón que pretendiera quitaros vuestras cosas. Ladrones de Vida Eterna son vuestros vicios si no os enfrentáis a ellos.  Yo, Jesús, os hablo y os advierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario