19 may. 2016

Menaje 7 may 2016 - Colombia

LLAMADO DE MARÍA ROSA MÍSTICA A LOS HIJOS DE DIOS 

Hijitos de mi corazón, la paz de mi Señor esté con vosotros. 

Pequeñitos míos, hoy es un día de alegría para vuestra Madre, la presencia de mis hijitos fieles este primer sábado de mes, reconforta mi ser y alegra mi corazón. Todos los primeros sábados de mes hay fiesta en el cielo y yo, vuestra Madre, derramo abundantes bendiciones sobre todos aquellos que vienen a visitarme y en especial sobre mis hijitos devotos a mis cinco primeros sábados de mes. Gracias mis niños por atender mi llamado y congregaros en torno a Mí, con el rezo de mi Santo Rosario. 

Todo lo que me pidáis en este día os lo concederé, si es para bien vuestro y salvación de vuestra alma. Jamás desoigo las súplicas que mis hijitos me dirigen; si venís a uno de mis Santuarios, no solo recibiréis mi bendición, sino también el regalo de una indulgencia plenaria. Para recibir este gran regalo, debéis de venir a uno de mis Santuarios, escuchar la Santa Misa, comulgaros y rezar mi Santo rosario. Esta indulgencia borrará muchos de vuestros pecados, la podéis aplicar para este fin o acumular para cuando lleguéis a la eternidad. 

Todos mis hijitos devotos de mis primeros cinco sábados de mes, cuentan con mi protección. Los tengo cubiertos con mi manto y mi adversario no podrá tocarlos. Todos mis devotos cinco días antes de morir, serán avisados por Mí, y cuando llegue su hora, yo vendré espiritualmente por sus almas. A todos mis devotos de mis cinco primeros sábados de mes, les concedo gracias especiales para que cuando lleguen a la eternidad les sea asignada una morada cerca de MÍ. Ninguno dejaré morir en pecado. Mis devotos de mis cinco primeros sábados de mes, serán preservados de catástrofes y accidentes y de muertes violentas. En el tiempo de la gran tribulación, mis rayos de luz colocaré en ellos, para que cieguen a mi adversario y no pueda hacerles daño. 

Ninguno de mis devotos sufrirá muerte dolorosa, ni larga purificación; yo seré bálsamo para ellos y aliviaré sus dolores. Todos mis devotos gozarán de la paz de mi Señor y del Santo Temor de Dios. Mirad pues hijitos, cuántas bendiciones y gracias recibís de esta Madre, por ser mis devotos. No desaprovechéis estos regalos; haced mis primeros cinco sábados de mes en gracia de Dios y rezad mi rosario, y os llevaré a la gloria eterna. Os espero en uno de mis santuarios, venid y recemos juntos al Padre, para que podáis recibir todas estas gracias y bendiciones. Os amo, que mi protección maternal permanezca en vosotros. 

Vuestra Madre, María Rosa Mística

No hay comentarios:

Publicar un comentario