31 may. 2016

Mensaje 28 may 2016 - España


Hijos Míos, qué pena Me dais de ver que sois esclavos y que encima esa esclavitud os va a llevar al abismo infernal. Yo, Jesús, os hablo.
Multitudes de personas son esclavas de esta sociedad precaria y consumista que os engaña constantemente con lemas y mensajes que nada tienen que ver Conmigo. Y vosotros, almas queridas de Mi divino Corazón los seguís ciegamente, y ya desde la más tierna infancia influyen en vuestros hijos esos lemas mundanos y materialistas, tan opuestos a Mi doctrina y ejemplo de Mi vida. Yo, Jesús, os hablo.
Pero hijos, ¿no tenéis un minuto en vuestras vidas que lo dediquéis a la reflexión? ¿No podéis ni un solo día dedicaros a lecturas santas y a dar culto a Dios, sabiendo que todo el bien que hagáis por vuestro Creador, os influirá positivamente en vuestras vidas?  Dios devuelve el ciento por uno y no se deja ganar en generosidad. Pero vosotros anuláis Su acción bienhechora porque le cerráis todas las puertas, o le ponéis toda clase de obstáculos para impedir que Su gracia os toque y os regenere de tanta confusión y engaño que os ofrece esta sociedad pervertida, seguidora de Satanás y sus secuaces.
¡Liberaos hijos! ¡Sed libres! y no confundáis la esclavitud de Satanás con la libertad que Yo, Sumo Bien, os ofrezco. Creéis que sois libres porque hacéis lo que os da la gana y eso es ser esclavos de vosotros, de vuestros caprichos errores y engaños.
¿No exigís a vuestros peques una disciplina tanto en casa como en las escuelas? Si un niño se guiará por sí solo no se lavaría ni haría otra cosa que jugar o vegetar, y sin embargo, vosotros os regís por lo que os dice el mundo, cuyas leyes y enseñanzas han llevado a tantas almas al  Infierno,  porque el Infierno hijos existe, y allí van quienes voluntariamente se saltaron Mis leyes y pecaron contra Mí y contra el prójimo. Yo, Jesús, os hablo y os advierto. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario