16 jun. 2016

Mensaje 11 jun 2016 - Jacarei

MENSAJE DE SANTA LUCÍA
“Amados Hermanos Míos, Yo, Lucía, Lucía de Siracusa, vengo una vez más hoy para decirles: “Amen el Amor, amen a la Madre de Dios que es la Madre del Bello Amor.”

Amen el Amor con todas las fuerzas de su corazón, amen no con amor interesado ni tampoco con temor servil, pero con todo su corazón, procurando todos los días siempre más, procurar aumentar sólo el júbilo de Dios, aumentar el júbilo de Nuestra Reina Santísima, aumentar cada vez más la gloria de Ella en la tierra, aumentar cada vez más el Reino de Dios en la tierra.

Para eso, dedicándose con todas las fuerzas, con todo su corazón y con todo su ser, incluso que eso exija de ustedes: cansancio, fatiga, trabajo, sufrimiento, injusticias, incomprensiones, persecuciones y dolor, como Me costó.

Yo amé a Dios y a Mi Reina Santísima con Amor-Filial, los amé más que a Mí misma y por eso la Llama de Amor que Yo tenía en Mi Corazón, Me tornó capaz de grandes sacrificios por Dios, de grandes cosas por Dios.

Si ustedes tuvieren ésta Llama en su corazón, ésta Llama les dará fuerza para hacer todo por Dios, todo. Todo por Nuestra Reina Santísima y nada será demasiado difícil o imposible de hacer por Ellos.

Por eso, recen, recen y recen cada vez más, para que aumente en sus corazones esa Llama de Amor y así, ustedes sean capaces de hacer todo por el Señor, todo por la Madre de Dios. Y así, verdaderamente de ustedes, ésta Llama de Amor se propagará por el mundo entero, produciendo y generando nuevas almas inflamadas en el Amor de Dios, inflamadas en el Amor de Nuestra Reina, que harán lo mismo que ustedes y entonces, como en una santa competición de amor, las almas vivirán siempre y cada vez más para amar a Dios, para amar a Nuestra Reina Santísima e implantar en el mundo el Reino del Amor.

Entonces, el Reino de Satanás será destruido y aniquilado de una sola vez y el infierno perderá su poder en las almas, en las familias, en las naciones, en el mundo entero. Entonces, un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra vendrán para ustedes: el Cielo del Amor, la Tierra del Amor, que los Corazones de Jesús, María y José preparan todos los días para ustedes con amor y cariño.

Imítenme, síganme por el camino del amor. Ustedes deben ahora aplicarse verdaderamente a crear y hacer crecer el Verdadero Amor en ustedes, porque el Aviso* está muy próximo y aquellos que más amaren a Dios y a Nuestra Reina Santísima nada sufrirán, sufrirán menos en el Aviso. Aquellos que los amaren poco, serán los que más sufrirán, sentirán en el alma y en el corazón un dolor místico y sobrenatural terrible. Verán el poco amor que tuvieron por Dios y por Su Madre Santísima. Verán cuán mezquinos fueron con Dios, con Ella, cuán perezosos, cuán desobedientes, cuán relajados, cuán fríos fueron y estos sufrirán mucho, mucho más en el día del Aviso.

Y ese dolor será tanto más intenso, cuantos más fríos y duros fueren sus corazones. Por eso, creen el Amor, vivan el Amor, hagan este Amor crecer en sus corazones, sobretodo, recen mucho el Acto incesante de Amor: “Jesús, María, José. Yo les amo, salven almas.” También el Acto de Deseo* que la Madre de Dios les enseñó aquí, pidiendo que la Llama de Amor de Ella crezca en sus corazones. Para que así, ésta Llama vaya creciendo siempre y cada día más, de modo que cuando venga el Gran Aviso, sus corazones estén inflamadísimos de amor por el Señor y por Ella. Y así, su sufrimiento no sea grande y así, no tendrán nada que temer.

Yo, Lucía, quiero ayudarles a crecer en este Amor, a aumentar este Amor. Por eso, Amados Hermanos, recen también Mi Coronilla con amor por lo menos una vez por semana, para que Yo pueda hacer crecer en ustedes este gran Amor y pueda darles este Mi Amor, el Amor que Yo tenía en Mi Corazón, ésta Llama inflamadora, que en el momento de Mi martirio, alcanzó la cima, el ápice, el pleno poder.

Si ustedes quieren, podré darles este Amor ya en vida y entonces, su muerte será en verdad una explosión de ésta Llama de Amor que se elevará hasta el Cielo. Y entonces, ustedes incendiarán el Cielo que ya es pleno de amor con su Llama de Amor, dándonos en el Paraíso con su llegada, allí un aumento de gozo accidental, de júbilo y habrá gran fiesta en el Cielo, por más un alma inflamada de amor que llega en la Patria Celeste, para en un solo incendio de amor con Nosotros, amar y dar el fuego, el calor de Nuestro Amor a Dios y a Nuestra Reina Santísima, para darles alegría, satisfacción y contentamiento por toda la eternidad.

Creen el Amor, aumenten el Amor por los Actos de Amor, de Deseo. Recen el Santo Rosario, porque el Santo Rosario es el medio infalible de pedir y alcanzar ciertamente el aumento de la Llama de Amor.

A todos Yo bendigo con amor ahora: de CATANIA… de SIRACUSA… y de JACAREÍ.

A cada día Yo les amo más, les protejo, les cubro con Mi Manto. Recen. La Paz.”


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Mis Hijitos, Mi Mensaje de hoy será muy breve: “Amen, amen y aumenten el Amor en sus corazones.”

Continúen rezando el Acto de Amor y de Deseo siempre. Recen Mi Rosario con el corazón, porque aquellos que lo rezan con el corazón, aumentan la Llama de Amor muchas y muchas veces en el corazón, a cada vez que lo rezan y la Llama de Amor aumenta la Gracia Habitual en ustedes y también la Gloria de ustedes en el Cielo.

El Rosario aumenta la Llama de Amor y la Llama de Amor aumenta el influjo del Espíritu Santo en ustedes.

El Rosario aumenta la Llama de Amor en ustedes y la Llama de Amor inclina al Señor a mirarles con Misericordia y a darles todas las Gracias necesarias para la santificación y salvación de ustedes.

Con Mi Llama de Amor serán capaces de hacer todo lo que los Santos hicieron.

Con Mi Llama de Amor ustedes serán capaces de tornarse los Mayores Santos de todos los tiempos.

Recen, deseen Mi Llama de Amor con todas sus fuerzas y ella irrumpirá poderosa en su corazón.

Bendigo a todos ustedes con Mi Hija Lucía ahora.

Bendigo también estos rosarios que Mi Hijito Marcos vino hoy a presentarme y que serán dados a Mis Hijos. Todos aquellos que usaren con amor y confianza, recibirán de Mí grandes Gracias y Mi Llama de Amor hará maravillas.

Bendigo también desde ya ésta Mi Querida Imagen de Mi Aparición en Fátima, que Mi Hijito Marcos dará a Mi Predilectísimo Hijo Carlos Tadeo.

Sobre ella ahora desciende la abundancia de Mis Gracias y también descienden las Gracias de Mi Llama de Amor con Mi Hija Lucía.”


*El Aviso: también conocido como: el Gran Aviso, el Aviso de Dios, el Segundo Pentecostés, Segundo Descenso del Espíritu Santo. La primera vez que fue mencionada fue en las Apariciones de la Madre de Dios en el pueblo de Garabandal (España, 1961-1965). Como su nombre lo indica, será un terrible aviso de Dios a la humanidad para que esta se arrepienta y se convierta de sus pecados. En Apariciones posteriores, la Madre de Dios dijo que este aviso sucederá cuando dos cometas se choquen entre sí, bien cerca de la tierra, produciendo una gran explosión en el firmamento, se formará la señal de la cruz en el cielo y tendrá una duración de una semana. Después que la cruz desaparezca, vendrá el Espíritu Santo y descenderá sobre cada ser humano vivo, sin importar adonde se encuentren. Entonces, en un lapso de tiempo, todos los hombres se verán como en un Juicio Particular, verán como en una película, toda su vida de pecado como Dios ve, verán sus pecados mortales, veniales y habituales. Será tan terrible para aquellos que estuvieron todo el tiempo viviendo sin Dios o amando poco a Dios, que algunos llegarán a fallecer e irán directamente al infierno para pagar sus ingratitudes para con Dios. Este acontecimiento ya lo predijo Nuestro Señor Jesucristo en Su Evangelio cuando dijo: “Entonces se verá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y llenos de terror todos los pueblos del mundo llorarán y lamentarán.” Mateo 24,30

*Acto de Deseo: “Madre de Dios, yo te amo. Yo quiero: aumenta en mi corazón tu Llama de Amor.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario