2 jun. 2016

Mensaje 26 may 2016 - Jacarei


FIESTA DE CORPUS CHRISTI Y DE LA APARICIÓN DE LA MADRE DE DIOS EN CARAVAGGIO (ITALIA-1432)


(Marcos): “Sí Mi Señor y Mi Dios, te amo de todo mi corazón. Dame la Llama de Amor de tu Madre, para que yo pueda amarte como Ella te amó, tanto cuanto me fuera posible, imitarla en Su amor a ti. Y dame tu Llama, para que yo ame a tu Madre con tu propio amor, para dar alegría, amor, satisfacción y contentamiento a Ella como tú la diste...(pausa)…sí. Sí…(pausa)…me siento en llamas por dentro Jesús, en llamas de amor por ti y por tu Madre. Me siento derretir, arder por dentro, oh Mi Dios, fuego de amor. Tu amor al mismo tiempo que quema, que arde, que consume, más aún hace que el alma quiera consumirse. Oh Dios mío, aumenta en mí esa llama hasta la plenitud, para que yo pueda amarte y amar a tu Madre con amor sin interrupción, como los Ángeles y los Santos te aman en el Paraíso. Quiero amarte Jesús, no para sentir el placer que ésta llama da, pero quiero amarte para darte la satisfacción, la alegría y el amor de verte con tu Madre: amados perfectamente por mí, sin interrupción, sin descanso, como una vela que se quema y nunca se apaga y siempre irradia el calor del amor y la luz del amor a su alrededor. Dame tu llama, para que cada vez más queme hasta tornarme “incendio de amor por ti”.

(Diálogo entre el Vidente y Nuestro Señor Jesucristo)

Sí Querida Madre, bendiga ésta imagen de tu Madre Santa Ana contigo, que deseo enviar para una persona que amo mucho y que sufre mucho, trabaja y se sacrifica por ti…

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)


MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
“Mis Amados Hijos, hoy, en la fiesta de Mi Cuerpo y Sangre, y en la fiesta de la aparición de Mi Madre en Caravaggio a Nuestra Bendita Giannetta Vacchi, Yo vengo nuevamente para decirles: “Grande es Mi Amor por ustedes. Grande es Mi Amor que Me hizo bajar de las estrellas, encarnarme en el seno inmaculado y purísimo de Mi Madre Santísima y hacerme hombre para sufrir por su salvación.”

Grande es Mi Amor por ustedes, que Me hizo vivir al lado de Ella, una vida entera de humillación, de obediencia, de sumisión, de pobreza, para darles el ejemplo de la humildad, del amor al sufrimiento, del amor al ocultamiento, para que ustedes puedan comprender cuál es el camino que lleva al Cielo: es el camino de la humildad, de la humillación propia, es el camino del ocultamiento, el camino del amor, que les llevará cada vez más para lo alto, para el Cielo, para los brazos de Mi Padre, para Mis brazos también.

Grande es Mi Amor por ustedes, que Me hizo querer quedar con ustedes hasta el fin del mundo en el Pan y en el Vino Consagrados, para ser el alimento de sus almas, para ser su fuerza y su compañero en la caminata para el Cielo.

"Según revelaciones del libro Mística Ciudad de Dios, Nuestro Señor Jesucristo dio la hostia consagrada a sus Apóstoles de rodillas y en la boca, tal como nos enseña la Tradición de la Iglesia. La propia Madre de Dios recibía de este modo. Infelizmente con la introducción de la "Teología de la Liberación", hoy en día, la mayoría recibe la hostia parado y en la mano, cometiéndose así sacrilegios y profanaciones. 

Pero ¿Qué hacen los hombres delante de este Amor? Pisan en Mi Amor, pisan en Mi Corazón, pisan en todas las pruebas de amor que les di a lo largo de toda Mi vida, pisan especialmente en Mi Sacramento de Amor, que nada más es: de que Yo mismo y también, la renovación de Mi sacrificio de amor en la cruz, cuando consumido de dolores, di Mi vida para la salvación de toda la humanidad.

Pisan en Mi Amor, Pisan en Mi Corazón, despreciándome, comulgándome sacrílegamente, realizando “Misas Profanas”, repletas de sacrilegios, irrespetos, irreverencias y desórdenes, y mucho, y mucho más, y mucho más aún que eso, lo peor aún no es eso, lo peor es que muchos Sacerdotes no creen más en Mí, ni en Mi Madre, no creen siquiera en el Cielo y en el Infierno, no creen ni siquiera en la existencia del alma, y muchos de ellos descuidaron, despreciaron la oración y el sacrificio, y se dirigieron en el camino de los placeres y de las honras de este mundo, tornándose las cloacas de impureza que Mi Madre habló en La Salette. Sus manos están sucias y porque no creen en Mí, no creen más en los Dogmas que tienen que enseñar al pueblo, sus “Misas” no tienen valor delante de Mí, Yo no las acepto y por no aceptarlas, no bajo en esos altares profanados por tantos sacrilegios y también por manos sucias de pecado y de la traición de Judas.

Por causa de eso, en el mundo desapareció la luz de la Verdadera Fe*, desapareció la luz del Amor Mis Hijos, desapareció la luz de la Verdad y el mundo sumergió en las tinieblas de la mentira, del pecado y de la búsqueda de todos los pecados capitales*. Estos ahora dominan, imperan y la humanidad como una agonizante, debilita las puertas de la muerte espiritual, porque los pecados capitales dominan en las familias, en las órdenes religiosas, en el mundo, en la Iglesia, oscureciendo y entenebreciendo todo con el humo de Satanás.

Por eso, hoy vengo a pedirles: “Amen Mi Amor, dando su corazón a Mi Amor. Amen Mi Amor, correspondiendo a Mi Amor cada día más y dejándose verdaderamente más y más moldear, plasmar por Mi Amor.”

Yo busco almas de Verdadero Amor. Yo busco almas de Verdadera Caridad, almas que verdaderamente quieran amarme, amar a Mi Madre con todas sus fuerzas y corresponder a Nuestro Amor con toda su sinceridad.

Yo vine aquí a Jacareí para llamarles a este Amor, para inflamarles con esta Llama de Amor y que les tornará verdaderamente semejantes a Mis Ángeles del Cielo, que arden y se consumen en Llamas de Amor por Mí y por Mi Madre incesantemente. Este Amor que Yo quiero, que Yo quiero colocar y encontrar en sus corazones, sólo podrá brotar, nacer en ustedes, si el amor desordenado a ustedes mismos y al mundo salga primero.

Por eso, renuncien y coloquen fuera de su corazón todo amor desordenado de ustedes mismos y del mundo, para que verdaderamente Mi Llama de Amor pueda entrar en ustedes y realizar en ustedes sus grandes maravillas.

Vean Hijos Míos, que ahora Yo persigo a los pecadores y les persigo con Mis Gracias, porque es tiempo de Misericordia. Pero muy pronto, Yo les perseguiré con Mis Castigos. Por eso, conviértanse ahora, antes que sea demasiado tarde, porque la hora de Mi Misericordia está para finalizar y está para comenzar la hora de Mi Justicia.

Amen a Mi Madre en Su Aparición en Caravaggio, porque Ella bajó a Caravaggio para decirles: “Hijos Míos, Yo les amo. Amen al Señor y dejen de ofenderlo tan cruelmente con sus pecados. No pequen más, ayunen, hagan penitencia, cambien de vida y vivan una vida de Verdadero Amor a Mí y a Mi Hijo Jesús.”

Sí, vivan este Mensaje de Mi Madre y ustedes serán salvos. Caravaggio como Jacareí, son las grandes pruebas de Nuestro Gran Amor por ustedes. Felices aquellos que creyeren en estas pruebas de Amor y correspondieren a ellas. Desgraciados y malditos aquellos que despreciaren estas pruebas de Amor y no correspondieren a ellas. Porque para estos ya está encendido desde el principio del mundo, el fuego inextinguible que los devorará.

A todos Yo bendigo con amor, con Mi Madre: de CARAVAGGIO… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE GIANNETTA VACCHI

"Fue una Campesina Italiana del Siglo XV que sufría maltratos por parte de su marido. Una tarde, mientras lloraba por sus sufrimientos, la Madre de Dios bajó del Cielo para consolarla y le dio la misión de predicar la Paz a todas las naciones. Giannetta dio su "Sí" a la Madre de Dios y embarcó en grandes jornadas, propagando la devoción a la Aparición de Caravaggio. Se desconoce el día de su muerte y de la suerte de su marido."  

“Amados Hermanos Míos, hoy, Me alegro por venir por la primera vez aquí en Jacareí con el Señor, con Mi Reina María Santísima, con Mi Hermano Gerardo, para decirles a todos ustedes: “Yo les amo. Yo les amo con todo Mi Corazón y ruego, rezo por ustedes, noche y día, sin cesar, allí en la Gloria Eterna, delante del Señor y de Su Madre, por su bien, por su salvación y por su felicidad eterna.”

Hoy, vengo a pedirles: “Amen a la Madre de Dios con todo su corazón. Amen al Amor en forma de Madre, que les amó primero, antes que ustedes la conociesen. Antes que ustedes la amasen, Ella les amó. Cuando ustedes aún eran enemigos de Ella y de Nuestro Señor por el pecado, Ellos les amaron y dieron Sus vidas por ustedes, sufriendo todo con amor por su salvación.”

Amen por lo tanto al Amor en forma de Madre, que les amó primero. Amen este Corazón Inmaculado, que es el que más les ama. Amen a la Madre de Dios con toda su sinceridad, con todas las fuerzas de su corazón, despreciándose, despreciando la voluntad de ustedes, despreciando las cosas mundanas, despreciando la voluntad de las criaturas, despreciando las seducciones y las tentaciones de ellas, para que ustedes verdaderamente amen a la Madre de Dios con todo su corazón como Yo la amé, donando su vida al servicio completo de Ella, para que así, a través de ustedes, como fue por Mí, la palabra de Ella sea conocida en el mundo entero, Sus Hijos todos conozcan el Amor de Ella y recurran con confianza al Corazón que más les ama, que es el Corazón de Ella.  

Sí, amen a la Madre de Dios, Ella que vino aquí para renovar, para resucitar el Mensaje que Ella Me dio en Caravaggio a través de Nuestro Predilectísimo Marcos. Sí, porque aquí el Mensaje de Caravaggio es anunciado con toda su fuerza, con toda su integridad, toda su verdad, toda su belleza y toda su luz, y todo aquel que quiera ver la luz, ver la Verdad, aquí puede ver ésta Verdad, puede ver la luz y puede verdaderamente llenarse, inundarse de esta mística luz.

Sí, aquí a través de la palabra y de la persona de Nuestro Queridísimo Marcos, el Mensaje de Caravaggio es verdaderamente anunciado al mundo sin miedo y las almas al ver la gran bondad, el gran amor y misericordia, el cariño de la Madre de Dios, el cuidado de Ella por todos Sus Hijos, especialmente los que más sufren como Yo sufría, los corazones se abren, se encantan, se enamoran por Ella y sienten en su corazón la necesidad de amarla, de reparar, de desagraviar, de consolarla, de servirla y obedecerla.

Entonces, el Corazón de Ella triunfa en las almas, triunfa en el mundo y Satanás pierde un poco más de su poder. Por eso, ustedes deben ayudar a Nuestro Predilectísimo Marcos a tornar todos los Mensajes de la Madre de Dios, no apenas las que Ella les da aquí o que Me dio en Caravaggio, pero todos, para que la humanidad conozca cuán grande es el Amor de Ella por Sus Hijos, cuánto Ella hizo y luchó por la salvación de todos, para que así, los corazones sientan la necesidad de amarla, consolarla, desagraviarla, obedecerla, dar cariño y amor a Ella, para que así, Su Corazón Inmaculado triunfe y Ella forme luego los “Grandes Santos” del fin de los tiempos, que Ella vino formar y buscar aquí, para que entonces, el Señor cuando vuelva en Su Gloria, encuentre aquí un pueblo santo, para Su Amor y para Su Alabanza.

Amen a la Madre de Dios. Amen el Corazón que más les ama, dándose totalmente a Ella, sin reservas, dando su “Sí” sin límites y verdaderamente buscando corresponder cada vez, cada día más a la Gracia de Ella, al querer de Ella, para que entonces, de aquí, de este lugar, la Llama de Amor de Ella irrumpa y se esparza poderosa por la tierra entera.

Vivan la virtud de la obediencia a Ella como Yo viví. Obedezcan a Ella en todo, sobretodo, obedezcan a Ella, obedezcan a Nuestro Amadísimo Marcos, que aquí hace las veces de Ella junto de ustedes, para que verdaderamente, la Voluntad de Dios y de Ella se cumpla en la vida de ustedes y sobretodo, cuando tengan que escoger entre la Voluntad de Ella y la voluntad de Nuestro Amadísimo Marcos que la representa junto de ustedes, desprecien y renuncien a la suya. Hagan la Voluntad de la Madre de Dios, para que así, verdaderamente, ustedes puedan tener la conciencia tranquila, de que durante todo el tiempo hicieron sólo la Voluntad de Dios y nunca la suya.

En eso consiste la Santidad: la perfecta obediencia, que repara la desobediencia de Nuestros Primeros Padres, Adán y Eva, la desobediencia de Lucifer, la desobediencia de los Ángeles Malos que cayeron y la desobediencia de todos los Réprobos que existieron y existirán hasta el fin del mundo. En la obediencia de ustedes, la desobediencia de todos los rebeldes será reparada y en fin, Dios recibirá de ustedes, el Perfecto Retorno, la Satisfacción de todas Sus Obras.

Yo les amo mucho. Amo mucho a Mi Amadísimo Marcos, que Me ama con tierno amor desde hace 20 años cuando conoció Mi vida. Él, que durante todos estos años, buscó siempre imitar Mi obediencia a la Madre de Dios, Mi servicio siempre pronto, Mi “Sí”, y que como Yo, también en los momentos de sufrimiento, resistió firme en el Amor y en la Fe en Dios y en Nuestra Reina. A él, que tanto Me ama, que tanto Me alaba y que tanto Me bendice, bendigo ahora, bendigo verdaderamente con grandes Gracias, que hoy, el Señor y la Madre de Dios, Me permitieron darle a él.

Sí, la Madre de Dios y Yo vivimos cerca de él, que nos bendice, que nos alaba, que nos ama. Y quién quiere sentirnos, venga hasta él y nos sentirá, experimentará Nuestro Amor. Déjense amar por Nosotros a través de él y sentirán cuán grande es Nuestro Amor por ustedes.

Bendigo a todos ustedes también, que aman Caravaggio, que aman el Mensaje de Nuestra Reina que allí Me dio y que la divulgan juntamente con Nuestro Amadísimo Marcos, siendo los ecos de él adonde él no puede llegar.

Sí, a todos ustedes ahora Yo bendigo con gran amor: de CARAVAGGIO… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.

Continúen rezando el Rosario de la Madre de Dios todos los días. Nosotros les amamos y a cada día que pasa, les amo más y ruego más por ustedes en el Cielo.”


(Marcos): “Gracias, gracias Giannetta, grazie. Grazie por tu venida aquí hoy. A tantos años quería verte, conocerte, quisiera hoy abrazarte, quisiera hoy decirte tantas cosas, quisiera hoy decirte cuanto te amo, cuanto te admiro, cuanto te quiero y lo cuanto también quiero seguirte en el camino del Verdadero Amor a la Madre de Dios. Quisiera Giannetta decirte verdaderamente cuanto tú eres importante para mí, lo cuanto eres preciosa y cara para mí. Yo ardo en fiebre de amor, yo muero de amor. Quisiera Giannetta ahora mismo morir e ir contigo para siempre al Cielo, para allí amar juntos a Nuestra Madre y en una santa competición, vivir allí continuamente compitiendo el uno con el otro, para ver quién le da más amor, más cariño y más satisfacción, complacencia por toda la eternidad. Yo vivo de amor Giannetta, yo muero de amor, yo quiero morir Giannetta de amor…(pausa)…¿Tú volverás para mí? ¿Yo la veré de nuevo Querida Giannetta?...Hasta pronto.”


*Verdadera Fe: compuesta por: la Tradición, el Magisterio, las Sagradas Escrituras y la Santa Misa Tridentina o la Santa Misa Tradicional. La Madre de Dios por locución interior al Padre Stefano Gobbi afirmó que la Teología de la Liberación (el Modernismo en las Iglesias y la Nueva Misa aprobada por el Papa Pablo VI en Abril de 1969) es contraria a las enseñanzas de Cristo. Ya que el Modernismo predica que Dios es Misericordia y no castiga los pecados de los hombres, que basta confiar en la Misericordia Divina sin necesidad de arrepentirse de los pecados. Este espíritu de relajamiento contradice las enseñanzas de Jesús Misericordioso a Santa Faustina que enseña: que para obtener la Misericordia Divina y por ende la salvación eterna, el alma debe arrepentirse de sus pecados con la debida contrición  para tener acceso a la Misericordia. Sólo así es válido el perdón de Dios.

*Pecados Capitales: en total son 7: Ira, Envidia, Avaricia, Orgullo, Lujuria, Gula y Pereza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario