7 jul. 2016

Mensaje 2 jul 2016 - Jacarei


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis hijos muy amados, muy amados por Mí. Alabado sea Jesucristo, buenas noches.

Hoy, Me alegro por hablar particularmente a ustedes y por ver a todos ustedes a Mis Pies con tanto amor. ¡Gracias! Gracias por haber venido y por estar rezando Conmigo y con Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo.

Todo aquel que viniere a este Cenáculo será marcado con la señal de Mi Hijo y Mi Señal, y el enemigo no podrá hacerle mal.

Recen, recen con gran fervor Mis hijos, pues mientras ustedes estuvieren rezando muchos Ángeles y Santos descenderán del Cielo para rezar con ustedes y derramarán muchas gracias sobre ustedes.

Grandes cosas serán realizadas en ustedes, por eso, abran sus corazones y recen con amor y ustedes verán la Madre del Cielo actuando en sus vidas y en sus familias. Durante el tiempo en que ustedes estuvieren rezando en el Cenáculo, Satanás quedará paralizado y no podrá hacer mal al mundo, no podrá hacer mal al mundo y a esta Mi Ciudad tan querida de Ibitira, Río Antonio.

Por eso Mis hijos, recen, recen mucho, para que juntos aplastemos a Mi enemigo y salvemos muchas almas para el Cielo. Mi Hijo Jesús recompensará todas sus oraciones y sacrificios para ayudarme a salvar almas y Yo seré eternamente agradecida a ustedes.

Yo tengo un Plan de Amor para ustedes y para esta Ciudad amada por Mí, colaboren Conmigo y Mi Corazón triunfará ciertamente en esta tierra por Mí amada.

Y cuanto a ti Mi hijo amadísimo, Carlos Tadeo, quiero que sepas que Yo te amo con todas las fuerzas de Mi Corazón Inmaculado. Así como por amor y por causa de Mi hijito Marcos Tadeo, Yo bendigo Jacareí y alejo los castigos de ella. Así también, por amor a ti y por tu causa, Yo bendigo Ibitira y Río Antonio y alejo de ellas los castigos y males.


Por tu causa, bendigo las cosechas y plantaciones, por tu causa la guardo en paz y tranquilidad.

Yo te amé y confié tanto en ti que te di por hijo tuyo al hijo más obediente, esforzado y querido que tengo. Esta es la Señal del gran amor que tengo por ti y lo cuanto confío en ti. Cuida bien de Mi hijo predilectísimo y alegra su corazón, pues te preferí a billones de hombres para darte esta gracia y honor, negándola incluso a muchos que la querían.


Estoy felicísima contigo Mi hijo querido y mucho has consolado Mi Corazón. En la noche en que tú entronizaste Mi Imagen en la plaza de Mi Ibitira, tú quitaste una espada de dolor profunda que estaba en Mi Corazón y quitaste también más de 92.000 espinas de pecados y ofensas que estaban clavados en Mi Corazón.

Se, pues feliz y nunca desanimes, pues a cada día tú Me consuelas más y Yo te amo más. En el amor de Mi hijo Marcos por ti, tú sentirás la fuerza de Mi Amor por ti y verás lo cuánto es dulce y maravilloso ser amado por Mí en este valle de lágrimas.

Estoy contigo hijo y nunca te dejaré.

A todos Yo bendigo con amor: de FÁTIMA… de LOURDES… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario