6 jul. 2016

Mensaje 5 jul 2016 - España - El desanimo es de mi enemigo...

Hijos Míos, trabajad todos en Mi Viña y hacedlo con amor y mucha fidelidad. No os desalentéis ante los malos acontecimientos que os vengan y que os vendrán, porque Yo no aparto Mi mirada de vosotros. Yo, Jesús, os hablo.
El desaliento o desánimo es una de las armas que usa Mi enemigo mortal para apartaros de hacer Mi voluntad. Esto va sobre todo para los sacerdotes que sé que muchos, muchísimos, están padeciendo esta clase de tentación, porque Mi enemigo los quiere apartar de Mi Viña. Acudid hijos, acudid a vuestra Santa Madre como lo hacéis en las cosas terrenales con vuestra madre bilógica, nadie como Ella os protegerá y os librará del desaliento. Ella que Me vio hecho un guiñapo a merced de Mis enemigos, callando ante tanta injusticia, compartió Conmigo Mi suerte. Ella sabe que cada sacerdote verdadero Mío padecerá también la persecución, unos más violenta otros más silenciosa, pero todos sufriréis la incomprensión y la critica de vuestros mismos obispos y de vuestros mismos compañeros de diócesis. Pero hijos, no sucumbáis al desánimo, es una tentación que quien cae en ella se hunde en un estado tal de depresión y oscuridad, que algunos hasta quieren quitarse la vida.
Tenéis también a vuestros Ángeles de la Guarda que os acompañan día y noche, acudid a ellos y rezadles o invocadles para que os ayuden, y ahí está Mi valeroso Arcángel San Miguel, cuya valentía es temida por el principie de este mundo y todos sus secuaces. Yo, Jesús, os hablo.

Lo que digo a los sacerdotes lo digo también a los seglares dedicados a Mi causa. Porque todo aquel que Me sea fiel, sea sacerdote o seglar, intentará Mi enemigo mortal, sacudirlo violentamente con tentaciones de toda clase, no solo de desánimo sino contra la fe, para que abandone y Me dé la espalda a Mí y a Mi doctrina. Yo, Jesús, os hablo.
Ánimo hijos, miradme crucificado, en ese estado donde aparentemente fracasé en Mi vida, ahí es precisamente en la Cruz donde vencí todas las batallas a Satanás y donde vencí el pecado. Por tanto, vosotros cuando la cruz llame a vuestras puertas en el alma, entonces no os olvidéis que la cruz Conmigo es signo de victoria y no de fracaso. Todo lo que os quiere meter Satanás son ideas negativas, perturbadoras,  oscuras, para nublaros la verdadera luz que Soy Yo y que es el serme fiel, hasta el final. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario