29 jul. 2016

Mensaje 28 jul 2016 - España - El aborto es algo monstruoso... Salvaguardar vuestra fe...

Hijos Míos, Soy Jesús de Nazaret quien os habla, éste a quien muchos de vosotros  amáis.
Quiero deciros que debéis considerar que tal como están las cosas en el mundo entero incluida en Mi Iglesia, debéis salvaguardar muy bien vuestra fe y no solo protegerla de peligros, sino que debéis fomentarla con la oración, lecturas espirituales y penitencias. Hijos, Yo os dije en Mi Evangelio que aquel que perseverare hasta el final ese se salvará (Mt 24,13), no lo olvidéis. Porque tal como están las cosas y la confusión que hay en todo, tal y como trasgreden Mi doctrina, es fácil caer en lo que la mayoría cae, y esto va también para los sacerdotes, porque debéis más que nunca cuidar y ser fieles a Mi doctrina o terminareis cediendo, sin daros ni cuenta, a los errores que ya están muchos extendidos.
No dejéis de cumplir ni un sólo ápice de todo lo que Yo dije, y allí donde está el error entre los católicos, incluso sacerdotes, debéis de prevenirlo y advertirlo, porque son muchos, muchos los que van a caer en la apostasía, y por eso debéis prevenir ya este peligro inminente que os acecha. Yo, Jesús, os hablo.
Mis enseñanzas siguen y seguirán vigentes hasta el fin del mundo, Yo no Me tengo que adaptar a los tiempos, son los tiempos los que se tienen que adaptar a Mí y seguirme hasta el final de sus días. Y si todo el mundo hace esto y lo otro, y lo que hacen no va con Mi doctrina y los Mandamientos de Dios, esos no son de Mi rebaño, ni Me aman, ni Me siguen, porque no son fieles a Mis enseñanzas. Hijos, os exijo una fidelidad radical y total, y os diga quien os diga, sea un obispo o sea vuestro director espiritual algo contrario a lo que Yo he dicho, hijos, cortad por lo sano porque lo que Yo no he dicho no lo admito y no os salvará si lo ponéis en práctica.
Madres que abortáis a vuestros hijos, no sabéis bien el pecado tan grande que eso es. Matar a un ser que tiene un destino y una misión en el mundo, con un alma inmortal, es algo monstruoso, y algún día el alma de vuestros hijos abortados la encontrareis en la otra vida. Priváis a esa alma de todo, del bautizo, de los sacramentos y de hacer Mi voluntad en su existencia. No solo matáis a un inocente, sino que matáis Mi voluntad en ellos. Yo, Jesús, os hablo y os advierto. Tiempo es ahora de arrepentirse y de reparar, pero apresuraos, no sea tarde cuando os decidáis a pedirme perdón y a enmendaros. Yo, Jesús, os hablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario