8 ago. 2016

Mensaje 4 ago 2016 - EE.UU - el mundo nunca será el mismo después del arreglo clandestino que su Presidente hizo con Iran

4 de Agosto del 2016
Mensaje Público

Llega un sacerdote vestido de color blanco y negro.  Dice:  “Soy santo Domingo.  Alabado sea Jesús.”

 

“De verdad les digo, el mundo nunca será el mismo después del arreglo clandestino que su Presidente hizo con Irán.  Él ha fortalecido al mal con una gran suma de dinero para liberar rehenes.  Diré lo que el Cielo ha estado diciendo todo el tiempo:  No pueden negociar con el mal.  Su País va a sufrir terrorismo generalizado en el futuro;  serán los malos frutos de esta nociva negociación sin precedentes.  Este Presidente nunca duda en violar la ley al eludir al Congreso.  Él apoya a los que no critican sus acciones.  ¡Ustedes no lo hagan!”

“Recen el Rosario como un medio para combatir el rumbo malvado que afanosamente sigue su Presidente.”

4 de Agosto del 2016
Fiesta de san Juan-María Vianney, el Cura de Ars y Patrono de los Sacerdotes

San Juan-María Vianney dice:  “Alabado sea Jesús.”  (Está vestido como luce en su estatua.)

“Les ruego que comprendan que hoy en día el sacerdocio, en su mayor parte, se ha entregado a la racionalización.  Los sacerdotes dedican su vocación a agradar al hombre en primer lugar antes que a Dios.  Hay quienes trabajan para propósitos malvados dentro del clero, aunque estén revestidos de bondad.  Algunos jamás tuvieron vocación.  Hay algunos sacerdotes buenos y dedicados que con mucha frecuencia son perseguidos por envidia de quienes los rodean.  A menudo es difícil que un laico honesto encuentre un sacerdote con un sólido magisterio moral;  uno de fe tradicional.

“Si yo estuviera en la Tierra hoy día, volvería a desgastarme escuchando las confesiones de los que están confundidos y en situación comprometida.  Como sacerdote, yo siempre puse la conversión de las almas antes que cualquier necesidad personal.  ¿Cuántos sacerdotes pueden decir hoy lo mismo?  ¿Cuántos ponen la popularidad, el dinero y el poder antes que la salvación de las almas?  Los obispos necesitan ser obispos, líderes paternales;  no dictadores.  Cada vocación tiene que estar cimentada en las verdades de la fe.  Si así fuera, la Iglesia ofrecería la paz y seguridad como en el pasado.  Las personas no tendrían que buscar y reinventar su propia falsa paz.”

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador