4 oct. 2016

Mensaje 1 oct 2016 - Jacareí - Brasil

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

"Virgen de la Sonrisa. Teresa de Lisieux fue sanada de una enfermedad gracias a esta advocación."

“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes contemplan la vida de Mi Hija Teresa de Lisieux, Santa Teresita, invito a todos ustedes a imitar el gran amor que Ella tenía por Dios y por Mí.

Aprendan con Ella a hacer las pequeñas cosas de la vida con gran amor, los pequeños sacrificios con gran amor, las pequeñas oraciones con gran amor como Ella, para que sus obras tengan un valor grande delante de Dios y así, como Ella, ustedes puedan elevar a la humanidad, santificar a la humanidad, salvar, convertir muchas almas.

"Desde el Cielo haré descender una lluvia de rosas."

Dilaten sus corazones grandemente, generosamente como Mi Hija Santa Teresita, haciendo de sus vidas un continuo “Sí” tanto en los pequeños sacrificios cuanto en los grandes que Dios siempre les pedirá y que la propia vida les llevará a hacer.

Aquella Mi Hija Bienaventurada comprendió que no podría ser toda de Dios en el mundo. Que los jóvenes comprendan la belleza del Divino Amor, la belleza de donarse, en darse totalmente a Dios y a Mí, y que vean verdaderamente cómo la vida consagrada y religiosa es el camino más fácil, más rápido y que más libra de los peligros del mundo para que alguien llegue al Cielo.

Es el camino más rápido para Dios, es el camino más rápido para el Cielo, ni siempre es el camino más suave, pero es el camino más seguro, más directo, es el camino más fácil, más rápido para el Cielo. Por eso, que vean cómo la vida religiosa verdaderamente es un don que Dios sólo da a aquellas almas que “más ama”, “más prefiere” y “más desea tener a Su lado" ya aquí en la tierra y después también en el Cielo.

Que comprendan este Amor Divino que inflamaba el pecho de Mi Hija Teresita y también de todos los Santos. Que comprendan la belleza de ese Divino y Eterno Amor que es Jesús, que Soy Yo. Que los jóvenes comprendan esta belleza, recen por ellos que tienen el alma ciega y que solo consiguen ver los placeres del mundo y no entienden que aquellos placeres han matado sus almas día tras día siempre más y que muchos de ellos ya están muertos espiritualmente, para después cuando venga la muerte espiritual solamente completar su muerte eterna y su eterna perdición en el infierno.

Recen para que los jóvenes comprendan que solamente en Dios y con Dios tendrán la verdadera vida, la vida en abundancia del cual brota la verdadera felicidad y la verdadera paz.

Que las familias vuelvan a producir Santos como la familia de Mi Hija Teresita de Lisieux, como las familias de tantos Santos en el pasado que por rezar mucho, por tener una gran devoción a Mí, fueron verdaderos jardines de tantas y tantas rosas místicas de perfecto amor.

Que las familias vuelvan a imitar a aquellas familias de los Santos, que vivieron cuando el mundo no era tan culpable y tan perdido. Si las familias hicieren eso, volverán a surgir muchos y muchos Santos, que con su vida inflamada de Verdadero Amor a Dios y a Mí, iluminarán el mundo disipando las tinieblas de Satanás, llevarán a millones y millones de Hijos Míos a conocer la verdad, a conocer al Dios Verdadero, a amar a Nuestro Padre del Cielo, a amarme y por medio de Mí llegarán al Cielo, donde brillarán como soles de justicia eternamente en el Reino de Dios.  

Yo rezo para que sus familias recen y así, produzcan nuevos Santos para salvar a esta humanidad tan caída en el pecado y tan dominada por Satanás y los espíritus de las tinieblas.

Mis Hijos, mañana es el día de los Ángeles de la Guarda, recen más a sus Ángeles de la Guarda, denle oídos a Ellos cuando les inspiran buenas ideas y cuando les inspiran para huir del mal.

Si ustedes fueren dóciles al Ángel de la Guarda, nunca, nunca pecarán, nunca perderán la gracia de Dios. Si ustedes fueren dóciles a sus Ángeles, rápidamente crecerán en la verdadera santidad que agrada a Dios.

Feliz el hombre que confía, que ama a su Ángel de la Guarda, que vive unido a Él por la oración profunda con el corazón, pues, sentirá en su vida muchas y muchas veces Su acción, protegiéndolo, guardándolo y librándolo de todo mal.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días. En esta semana de la fiesta de Mi Rosario, derramaré sobre ustedes que aquí juntamente con Mi Hijito Marcos, tanto rezan, tanto aman y propagan Mi Rosario Meditado, grandes gracias que no daré a los que desprecian Mi Rosario.

A todos bendigo con amor: de POMPEYA… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.

Alégrense por Mis Señales, exulten de alegría por Mis Señales. Buenas noches, hasta pronto.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador