26 oct. 2016

Mensaje 23 oct 2016 - Jacarei - El Rosario en primer lugar en sus vidas mis hijos...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Queridos Hijos, hoy, invito a todos ustedes una vez más, a aumentar su amor por Mi Rosario. Que el Rosario Mis Hijos, esté siempre en sus manos.
 http://rosariopermanente.blogspot.com.es/p/santo-rosario-permanente-g-racia.html
Si el Pueblo volviese a rezar Mi Rosario como antiguamente, cuantos Santos, cuantos nuevos Santos saldrían de las familias, cuantas almas ardientes de amor con el fuego del Espíritu Santo no existirían, abrasando la faz de la tierra entera de amor por el Señor, por Mí, transformando todo el mundo en el Verdadero Reino de Amor de Dios en la tierra.

Cuando todos ustedes volvieren a Mi Rosario, entonces la paz, la paz volverá a ustedes, a la humanidad, las guerras cesarán y las familias serán familias santas que producirán muchos Santos como la familia de Mi Siervo Antonio de Santana Galván.

Miren para Él, para lo cuanto Él Me amaba, miren Sus ejemplos de oración, de penitencia, de vida completamente consagrada y donada a Dios. Sí, Él Me amaba con amor más ardiente, más puro, más filial y por esa causa, Yo lo distinguí no solo con gracias temporales, pero sobretodo, con muchos dones y gracias espirituales, tornándolo verdaderamente uno de Mis Mayores Apóstoles e Hijos que tuve en la tierra y que tengo, amando a Dios y amándome también en el Cielo.
Igualmente, imiten el ejemplo de Mi Siervo e Hijo Predilectísimo Judas Tadeo, que tanto amó a Mi Hijo Jesús y a Mí, y por Nosotros inclusive dio Su vida y derramó Su sangre, muriendo por la verdad, muriendo para testimoniar el amor por Nosotros.

Imiten el ejemplo de estos Mis dos Hijos, siguiéndolos por Su vida de obediencia a Dios, fidelidad a la gracia, de Su amor puro y ardiente, de Sus virtudes que son tan grandes y eminentes.

Entonces, verdaderamente, la vida de ustedes será un verdadero rosedal, donde las rosas místicas de oración, de amor, de sacrificio y de penitencia, brotarán, crecerán y darán su suave y celestial perfume para expulsar de la faz de la tierra, el hedor nauseabundo del pecado y del predominio de Satanás.

Coloquen el Rosario y la oración en primer lugar en sus vidas Mis Hijos y entonces, Dios comenzará a hacer cosas grandiosas en ustedes. Experimenten y ustedes verán que tengo la razón y que aquello que les digo es cierto.

Donde Mi Rosario fuera rezado, allí Yo estaré viva, realizando los mayores prodigios y gracias de Dios y haciendo verdaderamente crecer en Santidad, almas ardientes de Mi Llama de Amor y llenas del Espíritu Santo de Dios.

Aquí en Jacareí, en este lugar sagrado de Mis Apariciones donde Mi Rosario es tan amado y rezado, donde ya fue grabado más de 330 veces por Mi Hijito Marcos juntamente con Mis Mensajes.

Aquí verdaderamente Soy amada, consolada por este Mi Hijo que ama tanto Mi Rosario, que hizo de Mi Rosario su tesoro, su mejor amigo, su mayor bien y es por eso que en la vida de Mi Hijito Marcos realizo tantos prodigios y maravillas como nunca antes y mucho más aún realizaré, estoy apenas en el comienzo de Mi gran obra, mucho más aún tengo que realizar en él y por él.

Y por eso digo: “Bienaventuradas las almas que acogieren con amor Mi Rosario Meditado de Mi Hijo Marcos, que lo ayudaren a propagarlo, a tornarlo más conocido, rezado y amado por todos, porque en la vida de esos Mis Hijos, Yo también realizaré grandes maravillas que culminarán en el triunfo de Mi Inmaculado Corazón.”

Marcos, Mi Llama incesante de Amor, Mi Apóstol del Rosario, Ángel de Mi Rosario, a ti, que tanto ama, que tanto propagó Mi Rosario a todos Mis Hijos, haciéndolo ser rezado por millones de personas a lo largo de estos años en todo el mundo, Yo te bendigo ahora con todo el amor de Mi Corazón Inmaculado y también a todos estos Mis Hijos que aman Mi Rosario, que Me aman y obedecen Mis Mensajes: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE SAN ANTONIO GALVÁN

“Amados Hermanos Míos, Yo, Antonio de Santana Galván, Me alegro por venir una vez más hoy con Mi Reina Santísima para bendecirles y darles este Mensaje.

La última vez que vine fue en el aniversario de Nuestro Amadísimo Marcos, como un regalo de aniversario para él, que tanto Me ama y quería verme.

Hoy, vuelvo a él, a ese Mi Amadísimo Hermano y también a ustedes para decir: “Amen a la Madre del Amor, que es la Madre de Dios, déjense amar por Ella y ámenla con todo el corazón como Yo la amé, pues, ese fue el gran secreto de Mi Santidad, fue Mi verdadera devoción a María que Me llevó a consagrarme a Ella como Su Esclavo de Amor, que Me hizo verdaderamente subir en poco tiempo la gran montaña de la Perfección y de la Santidad y tornarme Santo en poco tiempo.”

Si ustedes quisieren tornarse también Santos rápidamente, vivan esa verdadera devoción, no apenas con la boca, con las palabras, pero con los actos en el día a día y a cada hora. Compórtense como verdaderos esclavos de Ella, viviendo la verdadera servidumbre a Ella, obedeciéndola en todo, renunciando a su voluntad, a las vanidades, a las cosas mundanas y cultivando en su alma y en su corazón, la vida interior del alma, o sea, la vida de unión con Dios, para que Su Gracia Santificante pueda vivir en sus almas y pueda llevarles a la Santidad completa, pueda llevarles a alcanzar la Santidad completa.

Para tener esa verdadera vida interior del alma, deben rezar mucho con el corazón, deben hacer por lo menos 20 minutos de meditación, de lectura espiritual por día, pues, el alma que no medita, que no hace lectura espiritual, no se conoce a sí misma, no conoce a Dios, no conoce a Nuestra Reina María Santísima, no conoce aquello que está mal consigo misma, no sabe lo que debe cambiar y por esa causa, no se convierte, no mejora, no progresa en la caminata rumbo al Cielo, en el crecimiento de la Santidad.

Por eso, deben muchas veces hacer meditación, deben también todos los días hacer una pequeña mortificación de algo que le agrada: en el vestir, en el comer, en el oír, en el ver, en el hablar. Deben también todos los días procurar combatir un defecto: sea la pereza, sea la soberbia, sea la gula, sea la vanidad o cualquier otro pecado, ejercitando la virtud contraria al defecto que se quiere eliminar.

Como bien dijo Nuestro Amado Marcos: “En una casa bien cerrada, no entra viento.” En un alma bien cerrada por la oración, por la meditación, por el cultivo de la vida interior, no entran tentaciones ni malos pensamientos. Por eso, cultiven la vida interior y los malos pensamientos de las tentaciones mundanas comenzarán a debilitarse en ustedes.

El amor a Dios, a Nuestra Reina Santísima, el Amor Divino, la Llama de Amor, comenzará a quedarse más fuerte en sus corazones y entonces, será fácil para ustedes vencer toda tentación y toda ilusión carnal.

Yo, Antonio de Santana Galván, estoy cerca de ustedes, quiero y puedo mucho ayudarles. Por eso, vengan a Mí siempre, rezándome, haciéndome novenas y Yo prometo que verdaderamente atenderé todos sus pedidos que fueren santos, justos y que estuvieren de acuerdo con la Voluntad del Señor.

Prometo también intervenir poderosamente en sus vidas para ayudarles a crecer en la Santidad. Por eso Mis Hermanos, vengan a Mí y vivan la verdadera devoción a María Santísima, que es el secreto de la Santidad de los últimos tiempos. Ella es como un gran horno donde son arrojados metales duros y rígidos, y allí son todos derretidos y después refundidos hasta formar una bella pieza, un bello trofeo para el Señor.

De la misma manera, quien quiera ser Santo, arrójese en el horno del Corazón Inmaculado de Ella por la verdadera devoción a Ella. Allí  el alma será fundida con el Corazón de Ella y tomará el propio formato del Corazón Santísimo de Ella, tornándose así, Perfecto a los ojos del Señor, agradable a los ojos del Señor.

A todos Yo bendigo con amor ahora: de GUARATINGUETÁ… de MI MONASTERIO DE LA LUZ… y de JACAREÍ.

La paz Marcos, la paz Amadísimo y Queridísimo Hermano Mío, te amo con todo Mi Corazón y te guardo siempre debajo de Mi Manto, siempre debajo de los ojos de amor que tengo siempre sobre ti.”



MENSAJE DE SAN JUDAS APÓSTOL 

“Amados Hermanos Míos, Yo, Judas Tadeo, Apóstol del Señor, Siervo e Hijo de María Santísima, Me alegro por venir hoy aquí, ya que están celebrando Mi fiesta.

Vengo hoy para decir: “Den sus corazones al Amor, al Amor que es Jesús, a la Madre del Amor que es María Santísima. Den sus corazones al Amor que les amó antes que ustedes lo amasen, que les escogió antes que ustedes lo escogiesen, que les prefirió antes que ustedes pudiesen preferirlo.”

Este Amor rescató a muchos de ustedes del camino del pecado y de la perdición, a otros preservó de entrar en ello llamándolos así. Den el “Sí” por lo tanto a este Amor, sean gratos a este Amor, dando a este Amor: la vida, el corazón, el tiempo, sus fuerzas, para que entonces, en ustedes y por medio de ustedes, Él pueda realizar grandes cosas para la salvación del mundo entero.

Den sus corazones al Amor y amen el Amor, el Amor que es Jesús, que dio Su vida por todos ustedes. Ustedes no han amado este Amor y por eso este Amor a cada día se llena más y más de tristeza por la ingratitud de sus corazones.

Conviértanse y vuelvan sus corazones a este Amor antes que sea tarde, conviértanse porque el tiempo de la conversión dado a ustedes está acabándose y en breve vendrá un gran castigo. Sí, los tres días de tinieblas vendrán, pero aquellos que aman a la Madre de Dios, que rezan el Rosario de Ella con el corazón, que obedecen Sus Mensajes, aquellos que Me aman y que recurren también a Mí, serán protegidos por Nosotros en aquellos días y ningún mal les sucederá, ninguno.

Amen el Amor y den sus corazones a Él, a Jesús y a Su Madre, para que verdaderamente la Llama de Amor de Ellos baje sobre todos ustedes y realice en ustedes todas Sus grandes maravillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario