28 dic. 2016

Mensaje 25 dic 2016 - Jacarei - Aun hay tiempo, conviertanse...

FIESTA DE NAVIDAD

  PRIMERA APARICIÓN DEL DÍA

“Mis queridos hijos, hoy, cuando ustedes celebran el Nacimiento de Mi Hijo Jesús, Yo vengo nuevamente para decir a todos ustedes:
‘Está próxima Su Nueva Navidad, por eso ustedes deben prepararse para la Venida de Mi Hijo Jesús. Ustedes deben prepararse para la Nueva Venida de Él, la Nueva Navidad de Él, que no será más en la humildad, en la pobreza, en el sufrimiento, sino en la Gloria.’

‘Ustedes deben prepararse con mucha oración porque verdaderamente, está cerca, próxima, la Segunda Navidad de Mi Hijo Jesús, Navidad que será en la Gloria.’

Está próxima la Navidad en la Gloria de Mi Hijo Jesús, y Él vendrá con Sus Ángeles, sobre las nubes del cielo, para juzgar a los vivos y muertos, para dar a los pecadores el castigo que merecen y para dar a los justos, que perseveraron en el Amor de Mi Hijo, en la Gracia, en la Verdad, en la Santidad, el premio por sus trabajos, sufrimientos, oraciones, lágrimas y su fidelidad a Mi Hijo.

Sí, por eso, que todos los pecadores se conviertan, es por eso que estoy viniendo aquí en Jacareí, para dar a todos Mis hijos, las oportunidades para que se conviertan y se salven.

Mientras Yo estoy aquí, doy todas las posibilidades, doy todas las oportunidades a Mis hijos, para que se conviertan y se salven. Que abran sus corazones, y que acojan en ellos, la Gracia de Mi Hijo Jesús, que Yo ofrezco, que Yo doy generosamente aquí, que acojan Mi Gracia, Mi Amor de Madre, para que así puedan ser salvos.

Está próxima Su Segunda Navidad en la Gloria, y por causa de eso, Mis hijos, ustedes deben ahora apresurar la conversión de ustedes como nunca, dejen completamente todas las cosas mundanas, vuelvan a DIOS, entréguense al servicio de DIOS, para que verdaderamente el alma y la vida de ustedes, pueda tornarse más blanca de que la nieve y ustedes puedan verdaderamente agradar a Mi Hijo Jesús, y ser considerados por Él, dignos de estar a Su Lado, a Su Derecha en el Cielo.

Está próxima Su Segunda Navidad en la Gloria, por eso Yo multipliqué Mis Apariciones extraordinarias en todas partes de la Tierra, para llamar a todos Mis hijos; a la oración, a la conversión, a la penitencia y a la santidad; para que viviendo en el Amor y en el Santo Temor de DIOS; Mis hijos pudiesen verdaderamente, alcanzar aquella santidad plena y total, consumada, que Mi Hijo desea, para agradar al Padre, para agradar al Divino Corazón de Él y al Espíritu Santo; y así, la Trinidad por medio de Mí, pueda tener aquí, en Mis Apariciones en Jacareí, principalmente un Pueblo Santo para Su Alabanza, para Su Adoración, para Su Servicio.

Está próxima la Segunda Navidad de Mi Hijo en la Gloria, por eso, los invito una vez más hoy: a vivir en el Amor, a vivir en Mi Hijo Jesús; Él es el Amor, vivan en Él y Él vivirá en ustedes; permanezcan en Él y Él permanecerá en ustedes.

Si ustedes vivieren en Él; o sea, continuamente buscando Su Amor, esforzándose cada uno para cumplir la Palabra de Él, para obedecerlo, para amarlo, viviendo en Su Espíritu; y entonces, Él vivirá en ustedes, aunque tengan defectos; y entonces Jesús quemará esos defectos más rápidamente de que la paja en una hoguera y transformará sus almas en una Obra bella, perfecta, maravillosa para Su Gloria y para la Gloria del Padre.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días, por medio de ello, Yo transformaré a ustedes; siempre más en Obras perfectas, de santidad y amor, para dar a Mi Hijo Jesús, para que cuando Él regrese en Su Segunda Navidad en la Gloria, pueda encontrar en Mis Manos, joyas de raras bellezas de santidad, joyas lapidadas, pulidas, esculpidas por Mí Misma, para adornar Su Corona Real en el Cielo.

Hoy, con gran Amor, Yo los bendigo con Mi Hijo Jesús en Mis Brazos, EL PRÍNCIPE DE LA PAZ: de LOURDES… de FÁTIMA… de BELÉN… y de JACAREÍ.”

(Una pequeña pausa)

“Gracias por haber rezado durante toda esta Noche, haciendo compañía a Mí y a Mi Hijo Jesús.

Ustedes secaron muchas Lágrimas de Nuestros Ojos, quitaron muchas espadas de dolor de Nuestros Corazones, y dieron una Gran Alegría a Nosotros. Por todo eso, Mis hijos, sean bendecidos ahora y para siempre y sobre todos ustedes, descienda ahora también la Indulgencia que doy a todos aquellos que usan Mi Medalla de la Paz con Amor, que rezan la Coronilla de Mi Hijo, el Niño Jesús, y que verdaderamente todos los años, santifican esta Noche Santa, dejando las cosas mundanas para estaren aquí, en Mi Santuario, para consolarnos y amarnos, sobre todos, descienda ahora, la Indulgencia y la Bendición del Señor.”

(Marcos): (Querida Madrecita del Cielo, ¿Podrías Señora por favor tener la bondad de tocar en estos Rosarios que nosotros hicimos para tus hijos y de entre ellos, para Mi Padre Espiritual Carlos Tadeo también?)


***María Santísima toca los Rosarios hechos por sus religiosos y colaboradores de Su Santuario, luego se despide del vidente y regresa con el Niño Jesús al Cielo***

No hay comentarios:

Publicar un comentario