2 dic. 2016

Mensaje 27 nov 2016 - Jacarei - Festividad Medalla Milagrosa...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Carísimos hijos, hoy, cuando ustedes celebran aquí el Aniversario de la Revelación de Mi Medalla Milagrosa a Mi hijita Catherine Labouré, Santa Catalina, Yo vengo nuevamente del Cielo para decirles: Usen Mi Medalla Milagrosa con amor, por medio de ella Yo quiero darles todas las Gracias de Mi Corazón Inmaculado.

Sobretodo, la mayor de todas ellas, la Gracia de Mi Llama de Amor, la misma Llama con la cual Yo llené el corazón de Mi hijita Catalina, para que todos ustedes así como Ella se transformen en Llamas incesantes de amor que aman a DIOS, que glorifican a DIOS con obras de amor y que también glorifican Mi Corazón Inmaculado con oraciones de amor, con obras de amor y una vida de amor.

Usen Mi Medalla Milagrosa con amor, para que Yo pueda verdaderamente guiar a ustedes por el camino de la Santidad en estos tiempos tenebrosos de la apostasía. Y pueda aplastar siempre más la cabeza de Mi enemigo, en la vida de ustedes y de todos aquellos a quien la providencia divina envíe a ustedes.

Usen Mi Medalla Milagrosa con amor, para que verdaderamente cada día Yo haga brillar en la vida de ustedes la luz de la salvación.

Yo Soy la Medianera de todas las Gracias y así Me presenté a Mi hijita Catalina, para dar al mundo entero la confirmación final de que todas las Gracias pasan por Mis Manos. Porque sólo Yo fui concebida sin mancha del pecado original y entre DIOS y el mundo Yo fui colocada por el Señor para dar el Salvador al mundo. Y para que el mundo entero pueda ir hasta DIOS por Mí, que Soy el camino correcto, único y seguro para DIOS, para el Cielo.

Yo aparecí como la Medianera de las Gracias a Mi hijita Catalina, para decir a todos ustedes Mis hijos, que en estos tiempos de la gran tribulación, en estos tiempos malos y que ustedes viven Yo deseo derramar grandes Gracias en la vida de ustedes. Para aliviar sus sufrimientos, para ayudarlos en las duras pruebas que ahora tendrán que pasar y para dar fuerzas para que ustedes lleguen incólumes al Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

Aquí, donde también revelé una Medalla Milagrosa, Mi Medalla Milagrosa de la Paz, voy a terminar el ciclo de Mis Apariciones que comencé en París. Por eso, conviértanse porque aquí fue dado el último sello a la humanidad, este sello fue Mi Medalla Milagrosa de la Paz.

La Medalla Milagrosa que di a Santa Catalina fue uno de los primeros sellos y ahora verdaderamente, deben cumplirse todo lo cuanto está escrito.

Recen, conviértanse, cambien de vida, imiten el ejemplo de Mi hijita Santa Catalina y de Mi hijito Marcos, amándome con todas las fuerzas de sus corazones y haciendo todo para tornarme conocida y amada. Sobretodo, a través de Mis Medallas, Mi hijo Jesús recompensará con grandes Gracias a aquellos que auxiliaren a Mi hijo Marcos en esta gran misión que di a él.

Sí, recen el Rosario, conviértanse. Que la vida y las actitudes de ustedes sean conformes a Mis Mensajes y conforme al Rosario que ustedes rezan. De lo contrario las oraciones de ustedes no serán válidas delante de DIOS.

Recen, conviértanse y digan a todos: "Que se conviertan lo más de prisa posible, pues, Mis profecías de largo alcance dadas a Mi hijita Santa Catalina no terminaron de suceder. Las partes más dolorosas vendrán todavía y si no se convirtieren sucederá el Gran Castigo según Mis Secretos dados a Catalina, en la Salette y en Fátima también."

Recen, recen y recen sin cesar, Yo amo a todos ustedes y quiero que ustedes divulguen más Mi Mensaje de Bonate, porque mientras no se haga gran reparación a Bonate, a La Codosera y Ezquioga, los Castigos no cesarán de caer sobre el mundo, inclusive sobre tres regiones del Brasil.

¡Conviértanse, recen! Yo amo e intercedo por todos ustedes, pero no basta solamente Mi Oración, el Padre quiere verlos cambiando de vida, luchando contra sus defectos personales y convirtiéndose a cada día. ¡Conviértanse pues!

A todos Yo bendigo con amor: de FÁTIMA… de PARÍS… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE SANTA CATALINA LABOURÉ
“Amados hermanos Míos, Yo Catalina, Me alegro por venir hoy con la Madre de DIOS y Nuestra Reina Santísima para bendecirles y decirles: "Sean hornallas de amor, sean verdaderamente hornallas de amor incandescente para con Ella como Yo fui."

Recen el Rosario todos los días, hagan con que todos lo recen muy bien, o sea, con el corazón, concentración, fervor, contemplación. Hagan con que todos amen el Santo Rosario, porque ello llevará a todos al Cielo.
Mis Rosarios valieron mucho más que todas las caridades, todas las buenas obras que Yo hice durante toda Mi vida. Muchos consideraron que fue Mi caridad, Mis obras de caridad que Me llevaron al Cielo, ellas Me ayudaron en verdad. Pero mucho más Me ayudaron los Rosarios inflamados de amor que Yo recé.
Recen fervorosamente el Rosario, recen fervorosamente el Rosario, récenlo con el corazón, porque ello es la escalera bendita que los llevará al Cielo. Él es el lazo dorado, donde en una punta están ustedes y en la otra la Madre de DIOS y Ella entonces les empujará a través de ese lazo hasta los Brazos de Ella en el Cielo donde ustedes serán felices para siempre.

Sean buenos, sean santos. Que sus actitudes sean conformes el Rosario que rezan. Sean llamas, hornallas incesantes de amor trabajando por el Triunfo de Nuestra Reina Santísima todos los días de su vida, como hace Nuestro Amadísimo Marcos. Y entonces, verdaderamente serán dignos de la Corona de la Vida Eterna.

El Cielo no es para los perezosos, ni para los acomodados, pero sólo para aquellos que combaten el buen combate y sirven correctamente a DIOS y a Nuestra Reina Santísima.

Sean los buenos siervos de Ella, y verdaderamente, cada día de su vida subirá hasta el Cielo y hasta Ella como un incienso ardiente de amor, como una llama abrasadora de amor, que en el Cielo se transformará en verdaderas coronas de gloria que serán colocadas sobre sus cabezas.

Marcos, Mi Amadísimo hermano, cuanto te amo. Hace años que vine aquí la primera vez a darte el Primer Mensaje. Siempre continué protegiéndote, amándote, iluminándote, y dándote fuerzas. Cuanto te agradezco por divulgar la Medalla que Yo recibí de Nuestra Reina Santísima, sí, continúas Mi vida en la Tierra, continúas Mi misión en la Tierra, continúas Mi Canción de Amor en la Tierra, tornando la Medalla Milagrosa de Nuestra Reina conocida de todos los hombres.

Oh, cuánto te agradezco, cómo Me haces feliz, cómo Me das contentamiento, cómo Me das júbilo, cómo Me das alegría infinita. Oh, cuánto te amo, amado hermano Mío, cuanto te amo, verdaderamente das mucha alegría a Mi Corazón y al Corazón de Nuestra Reina Santísima, dando a conocer al mundo: los Mensajes que Ella Me dio, la Medalla que Ella Me dio, y haciendo con que todos Nuestros hermanos, conozcan y tengan estos tesoros de Ella. Sí, cuando Ella Me rebelaba, el futuro del mundo, los castigos que caerían sobre París, sobre Francia y la humanidad con todo, Mi Corazón sangró y viví siempre, siempre con Mi Corazón sangrando de dolor porque fui constantemente impedida, obstaculizada y paralizada en Mi acción de tornarla más conocida y amada, divulgando Sus Mensajes y Su Medalla, pero Me consoló, Me consoló el hecho de la Revelación que la Madre de DIOS Me dio, que en el futuro Ella subsistaría un Apóstol que continuaría aquello que Yo comencé y más, que llevaría a cabo, finalmente todo aquello que Ella Me confió y comenzó a través de Mí, este Apóstol, este Siervo, eres Tú Marcos, sí, cuánta alegría inundó Mi Corazón en el día en que la Madre de DIOS Me reveló tu existencia. Sí, tu vida ha sido un gran júbilo y  contentamiento para Nosotros, los Santos del Cielo. Persevera, permanece firme en la senda de la Santidad, de la obediencia a la Madre de DIOS y del Amor en el que estás.”

(Ahora Santa Catalina se dirige de forma particular al Señor Carlos Tadeo, Padre espiritual del vidente, gran defensor y propagador de las Apariciones de Jacareí en Bahía, Brasil)

“Igualmente persevera y continúa Tú, Carlos Tadeo, Amadísimo Padre Espiritual de Mi Amadísimo y Predilectísimo Marcos, Tú a quien Yo también amo tanto y guardo debajo de Mi Manto, Yo también Soy tu protectora, también te guardo, también te guío, también te protejo, también te amo, también te ilumino, y aquí en Mis Brazos, estarás siempre guardado y el enemigo ya no puede nada contra ti, porque te amo, te guardo, te cubro con Mi Manto de Luz y nunca te dejaré. Sí, estoy contigo, en todos los momentos del día, pero principalmente cuando estás rezando el Rosario, nada torna a la Madre de DIOS más feliz, ni a Mí de que tu Rosario y el Rosario de Nuestro Amadísimo Marcos.

Ahora la Madre de DIOS y Yo también, vamos a proseguir tu unión mística con Nosotros, y con Nuestro Amadísimo Marcos, fundiendo tu corazón con el de él, aún más, por eso continúa rezando para que estés preparado para esta fusión mística y verdaderamente, no temas nada, porque te amo, estoy contigo y tu nombre está continuamente en Mis oídos, y tan luego comienzas a rezar, bajo del Cielo más rápido que un viento, más rápido que el pensamiento para escucharte, acogerte, bendecirte y derramarte Mis Copiosas Bendiciones. A ti la Paz, y a ti Amadísimo Marcos, joya preciosa del Cielo y Mía, hoy en la Fiesta de la Medalla de la Madre de DIOS, dada a Mí y que Tú hace tantos años, amas, propagas y la tornas amada por todos Mis hermanos, y a todos los que están aquí y te ayudan en la Misión de propagar esta Medalla y Mis Mensajes, bendigo con Amor ahora… de la RUE DU BAC… de FAN-LÉS-MONTIERS... y de JACAREÍ."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador