9 dic. 2016

Mensaje 8 dic 2016 - España - Imitad a mi Santa Madre...

Hijos Míos, hijos también de Mi Santísima Madre Inmaculada. Deseo que la honréis como Ella se merece, reparándola en los muchos ultrajes que recibe y en las muchas blasfemias que la afrentan, y lo que debería de ser para todos vosotros un gozo inefable, para muchísimos es un motivo de agresión y de censura constante. Yo, Jesús, os hablo.

Muchos Me amáis de corazón, pero sabed que gracias al sí de Mi Madre bajé a la Tierra. Ella dio el primer paso para la Redención y debéis de considerarlo y meditar más a menudo. Ella es la Reina de los Ángeles porque Su santidad y Su gracia divina están por encima de todos ellos. Este misterio tan grande no lo comprendéis porque vuestra mente humana no alcanza a tanto, pero Yo no os pido que lo comprendáis sino que lo creáis y lo defendáis. Yo, Jesús, os hablo.

Mi Madre es tan poderosa como Yo porque por gracia le he otorgado el poder suplicante, y todo lo que Ella Me pide Yo no se lo niego, pues Ella en su vida terrenal no Me negó absolutamente nada, y ahora en el Cielo Yo tampoco le niego nada. Pero lo que le pidáis que no sea movido por intereses personales, sino por un mayor deseo de crecer en santidad y de darme gloria a través de Ella, y de honrarla como Madre vuestra que es.

Si conocierais la humildad de Mi Santa Madre os extasiaría su inmensidad. Los demonios si la conocen y por eso la odian tanto, porque saben que nadie como Ella ha alcanzado un grado tan grande de esta virtud después de Mí. Y si grande es en la humildad también lo es en todas Sus virtudes, Ella tuvo en plenitud todas las virtudes y los dones y frutos del Espíritu Santo. Pero vosotros hijos, poco la honráis. Os conformáis con unas flores de vez en cuando y el Rosario, que si bien eso lo valoramos, Nosotros queremos que la imitéis en todo, en su prudencia, en su sencillez, en su obediencia y en su disponibilidad a la voluntad de Dios. Yo, Jesús, os hablo.

Sed dignos hijos de María, ¡sedlos hijos Míos! porque si no lo conseguís al menos poned el empeño y el esfuerzo para ello. Pedidme que os ayude a pareceros a Mi Madre, pedidme la gracia de imitarla. Siempre Me pedís cosas personales y deseos materiales. Yo no Me niego a concedéroslo, pero hijos, debéis ser más espirituales a la hora de hacerme peticiones, que Yo sé de sobra lo que necesitáis y lo que os falta en el plano material. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador