3 feb. 2017

Mensaje 1 feb 2017: Santa Maria: Hijos deben mirarse interiormente para ser Verdaderos Cristianos...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
A SU HIJA AMADA LUZ DE MARÍA
1 DE FEBRERO DEL 2017 


Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado:

LES BENDIGO, VIVEN DENTRO DE MI CORAZÓN Y NECESITO QUE PALPITEN AL RITMO DE MI CORAZÓN.

La Humanidad ha olvidado el amor, y en este instante el gran detente del hombre es que desconoce el amor, el amor hacia sí mismo y el amor al prójimo. Desconoce el amor y se llama a sí mismo cristiano sin conocer a profundidad a Mi Hijo, obrando y actuando contrario a la Voluntad Divina, obrando y actuando a su antojo, profiriendo palabras y obras contrarias a las enseñanzas de Mi Hijo.

¿ACASO ES QUE EN ESTE INSTANTE LOS CRISTIANOS SON DIFERENTES A MI HIJO?...

¿O ES QUE MI HIJO HA DADO UNA LEY DIFERENTE, UNOS MANDAMIENTOS DIFERENTES, NORMATIVAS DIFERENTES PARA ESTA GENERACIÓN?...

¡Cuánto se engañan Mis hijos!, todos son Mis hijos, a todos amo en igual medida. ¡Cómo se engañan dándose a sí mismos pretextos para alentarse en una conducta incoherente hacia las enseñanzas de Mi Hijo!

La ley del amor no caduca, es la misma ayer, hoy y siempre. ¡Cuántos se llaman cristianos y dicen amarme y han formado pequeñas sectas en donde dan una interpretación diferente y a su conveniencia de la Sagrada Escritura! Se reúnen para alimentarse aparentemente y ser diferentes y no cumplen los deberes de un verdadero cristiano, no evangelizan sino se reducen a sí mismos en aparentes actos de piedad pero en el fondo no comulgan con el resto de la Iglesia de Mi Hijo.

Deben congregarse para que al congregarse aprendan la humildad, pues quien no es humilde es soberbio y el soberbio debe doblegarse hasta aprender a ser humilde y cumplir en obediencia lo que Mi Hijo exige a quien desea seguirle como un verdadero discípulo.

Las estrellas iluminan el firmamento y a ustedes se les ha dado el Espíritu Santo para que sean luz del mundo, pero una criatura que no vive a plenitud el amor hacia el prójimo, no es cumplidora de los Mandatos Divinos, no puede ser luz del mundo ni una difusora de la Palabra de Mi Hijo.

Miro cómo se han creado pequeñas células que distan demasiado de ser cumplidoras de la enseñanzas de Mi Hijo y por ende les llamo, en este instante, a enmendarse.

EL HOMBRE NO SE MIRA INTERIORMENTE, LE ES MÁS LLEVADERO MIRAR A LOS DEMÁS Y CRITICAR, PERO USTEDES SABEN QUE EN ESTE INSTANTE TIENEN QUE MANTENERSE EN UNA CONSTANTE ALERTA ESPIRITUAL.

YO, COMO MADRE DE LA HUMANIDAD, LES LLAMO A COMPROMETERSE VERDADERAMENTE COMO HIJOS DE MI HIJO Y SER CUMPLIDORES DE LOS MANDATOS DIVINOS.

Este instante es una máxima alerta espiritual ante satanás y todos los demonios que se abalanzan hacia las almas en busca de la mínima obra o acción indebida, para llevarles a caer en lo más profundo del pecado.

Hijos de Mi Corazón Inmaculado:

No pueden llamarse santos a sí mismos, no pueden decir que han alcanzado la santidad ni que han alcanzado el ser salvos. Tanta arrogancia no es digna de un verdadero cristiano. Mis hijos luchan hasta el último instante de su existencia por la santidad, por la salvación, pues la salvación no es una palabra, la salvación es un conjunto de obras, de actos, de esfuerzos continuos, de cumplimientos, de doblegar el yo humano, de obediencia, de caridad, de esperanza, de amor al prójimo, de humildad, de fe… LA FE SE ELEVA CUANDO MIS HIJOS PROFUNDIZAN EN LA VIDA DE MI HIJO Y EN CADA MOTIVO QUE ÉL ENCONTRÓ PARA DEMOSTRAR SU AMOR HACIA SU PUEBLO Y HACIA SUS HIJOS.

Cada uno de ustedes es diferente pero no se ha dado una ley ni un trato individual, sino una es la Ley de todo un pueblo, el Pueblo de Mi Hijo, una es la Palabra para el Pueblo de Mi Hijo y una es la Madre que Mi Hijo ha dado a Su Pueblo.

Aun carecen de conciencia pues si la conciencia se encontrara en su máxima expresión, lucharían cada instante de su vida para llevar a la praxis toda esta Lectio Divina que Mi Hijo les viene compartiendo desde tantos instantes atrás y que a Mí me ha llamado a instruir a Su Pueblo como la fiel discípula de Él. Y es que la Lectio Divina no ha concluido debido a que se niegan a mirarse hacia el interior y esperan de los demás lo que desean para sí, no respetan a sus hermanos, juzgan “a priori” sin ser Dios y se permiten a sí mismos pecar, como un hombre altanero e inmisericorde.

¡CUÁNTA FALSEDAD LLEVA CADA UNO DENTRO! ¡CUÁNTA HIPOCRESÍA SE VIVE DENTRO DE ESTA HUMANIDAD CARENTE DE VALORES!

Miro la tierra sangrar, sangrar profundamente. Sí, la tierra sangra, sangra toda la sangre que el hombre injustamente ha derramado sobre ella, la sangre de inocentes, sangra la tortura de inocentes, sangra por un hombre implacable cuyo único objetivo es imponerse a través del terror. ¡Cuánto error hay en ello y cuánta amargura llevan hacia Mi Hijo!, pues Él vive en estado actual en cada uno de ustedes, en quienes renueva su dolorosa Pasión.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, parece que se encuentran seguros, parecen que se sienten seguros porque pisan la tierra, pero ¿CUÁNTOS DE USTEDES POSAN SUS PIES SOBRE ARENAS MOVEDIZAS?... BIEN QUE LO DISIMULAN.

EN ESTE INSTANTE DEBEN DAR HASTA EL MÁXIMO ESFUERZO, DEBEN TOMAR TODA LA FUERZA QUE CONTENGAN EN SU CUERPO, EN SU ALMA, EN SU ESPÍRITU, PRECISAMENTE PARA QUE SALVEN EL ALMA.

Cada uno es diferente pero tiene que encontrar concordancia en el amor que Mi Hijo le legó, pues el hombre que no ama a su prójimo, no puede amar a Mi Hijo, con el que es uno solo.

¡Son tantas las luchas que emergen por toda la tierra, tanta la convulsión que existe en este instante y cuántos culpan al demonio por eso!… No se engañen, les falta crecer en el amor, en la fidelidad hacia Mi Hijo, les falta Fe ante las dificultades en la vida, piden tan débilmente y dudando, que las peticiones se difuminan en el camino.

La oración es de suma importancia, pues cuando el pueblo de Mi Hijo ora con Fe, con fuerza y con seguridad, Mi Hijo muestra Su Infinita Misericordia. No por ello esta generación no será purificada, pero sí Mi Hijo responderá con Su Misericordia Infinita ante los actos de súplica fervientes de Su Pueblo.

Oren amados hijos, oren por Estados Unidos que en este instante mantiene la mirada de todo el mundo. Oren, pues de esta tierra se emanará aflicción y dolor para la Humanidad.

Oren amados hijos, oren por las supuestas alianzas, oren por los pactos firmados, por los acuerdos firmados, pues llegará el instante en que todo lo que aparentó ser unidad, caerá por el suelo y emergerá la peor desunión que jamás la Humanidad haya experimentado y las consecuencias, para la Humanidad, serán funestas.

Oren amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, oren para que sus hermanos acaten los Llamados de esta Madre y no finjan más ser amadores y cumplidores de la Ley Divina.

Los ángeles ejecutores se encuentran cercanos a la Humanidad. Sean fuertes, firmes, sean decididos. Ustedes, hijos, que luchan cada instante del transcurrir de la vida para permanecer fieles y cumplir los Mandatos de Mi Hijo, luchen, encuentren las fuerzas en el Alimento Eucarístico, refuercen la oración y sean completa y absolutamente cumplidores del amor de Mi Hijo hacia todos sus semejantes. Examínense hijos, examínense, tienen que hacer un cambio total pues ninguna criatura humana puede decirse a sí misma que vive en total santidad, pues los rasgos de ese “ego humano” permanecen latentes en cada uno de ustedes, no han alcanzado la perfección.

Amados hijos de Mi corazón Inmaculado, ya saben que la tierra continuará estremeciéndose, ya saben que la Naturaleza azotará al mundo entero. Manténganse preparados mirando hacia lo alto, pues el hombre camina siempre mirando hacia la tierra y por ello no despega de la tierra. Ustedes deben mirar hacia lo alto y hacia lo alto comprometerse con ustedes mismos, para que logren el verdadero ascenso espiritual. Esto es de suma necesidad para cada uno de Mis hijos en este instante, pues el que no logre despegar de lo mundano, no puede pretender ser más espiritual y necesariamente para que salven el alma, tienen que ser criaturas espirituales y más místicas.

EN CADA OBRA, EN CADA SITUACIÓN QUE SE LES PRESENTE A USTEDES, DEBEN ENTREGAR UNA RESPUESTA ESPIRITUAL Y NO UNA RESPUESTA MERAMENTE HUMANA.

Asciendan hijos, remonten más allá de lo mundano para que sean dignos de la fortaleza necesaria, para que enfrenten la persecución, la humillación, el martirio; pues no solamente cuando se martiriza a una criatura humana mediante objetos creados por el hombre, se puede llamar mártir a una criatura humana. ¡Cuántos de ustedes son martirizados cotidianamente por sus mismos hermanos, por la perversidad y la falta de amor de sus semejantes, en sus mismos hogares! ¡Cuántos de ustedes son martirizados a través del arma más poderosa que tiene el hombre para martirizar y dar muerte, para sofocar, para flagelar: la lengua!

Solo aquellos que alcanzan mirarse a sí mismos, en su propio espejo, son los que verdaderamente logran despegar de sí mismos y abrirse al verdadero conocimiento que encierra la Palabra Divina.

Vengan a Mí, vengan que Yo les guío, no soy más que Mi Hijo, soy Madre de Mi Hijo, soy Madre de cada uno de ustedes, aun cuando no me consideren Madre. Vengan a Mí que Yo les conduzco e intercedo por ustedes. Vengan a Mí hijos, retomen el camino y propónganse la verdadera conversión.

ÁMENSE COMO VERDADEROS HERMANOS, NO GUARDEN RELACIONES HIPÓCRITAS, SEAN TRANSPARENTES COMO EL AGUA CRISTALINA Y LES RUEGO QUE DE CADA UNO DE USTEDES MANE LECHE Y MIEL PARA EL NECESITADO.

Mantengan la lámpara encendida y no permitan que sea contaminada.

Les bendigo hijos Míos, les amo, acérquense a Mí que no me negaré a extender la mano al que me pida que le conduzca hacia Mi Hijo.

Mamá María.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA. 
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA. 
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador